No hay muchos que puedan decir a partir de cierta edad, y practicando algún deporte, que no hayan tenido una tendinitis.

La tendinitis, el más común de los males

La tendinitis es  una inflamación del tendón, ligamento que une músculo y hueso, y produce dolor, inflamación, irritación, llegando a verse incluso enrojecimiento a nivel de la piel.

Pocos no sabrán lo que es, ya que es la consulta más frecuente en fisioterapia que tenemos, pero no por ello le debemos restar importancia.

Tengo una amiga que es encuadernadora. Yo fui unos días a aprender, desistí porque me pareció demasiado difícil, y había que tener una paciencia y ser tan preciso y meticuloso en las formas de tratar el libro que me vino demasiado grande, y abandoné.

La encuadernación que puede parecer una profesión tranquila, casi intelectual, ha provocado en mi amiga una tendinitis en la mano.

Tener que sujetar con fuerza las hojas, las tapas de los libros para que queden milimétricamente ordenadas, requiere de fuerza, y de un movimiento repetido que repercute en la mano.

Un tenista, ni  lo comento, todos en uno u otro momento sufren de alguna tendinitis a nivel del codo o del hombro.

Una mala postura en la cama, o caminando, o llevar un bolso, o una carga mal repartida en la espalda, es frecuente que lo produzca.

El estrés, por lo menos en mi caso, se muestra a nivel cervical, y de hombros.

El dolor irradia, si te acostumbras a él, cosa que puede ser, resta calidad de vida, y puede llegar a producir incluso una ruptura del tendón.

Donde es más frecuente padecer tendinitis

  • Codo
  • Talón
  • Hombro
  • Muñeca

¿Qué lo produce?

  • Una lesión producida por el deporte.
  • Una sobrecarga
  • La edad que resta flexibilidad a los tendones
  • Ciertas enfermedades, como la artritis rematoide, o la diabetes
  • La degeneración del tendón.

¿Cuál es el tratamiento?

Reposo. Es importante dejar descansar la articulación, no forzarla. Para ello, a veces es conveniente utilizar una venda o sujeción para impedir el movimiento.

Le podemos aplicar frío, ya que la baja temperatura baja la inflamación. Con cuidado de no quemar la piel, sobre una gasa o tela protectora, poner frío sobre la articulación dolorida.

Fisioterapia. Un buen fisioterapeuta acortará de manera significativa la recuperación de la dolencia. Sabrá darte instrucciones sobre cómo acelerar la vuelta a la normalidad.  A veces, en una sola sesión se corrige, previniendo de ésta manera lesiones más graves.

También te pueden dar un tratamiento de antinflamatorios. Nuestra experiencia nos dice que la Cúrcuma es muchas veces suficiente. En el Centro Médico Healthing confiamos en el producto Curcufit, del laboratorio 100/100 natural.

Por lo que te recomendamos

Que no pierdas el tiempo y acudas al fisioterapeuta, confíes en su profesionalidad y no alargues el dolor más de lo imprescindible.

Tómatelo en serio. Una pequeña lesión, puede transformarse en más grave si persistimos en realizar los mismos movimientos que la provocaron.

No sigas repitiendo el gesto que te lo ha producido. No es una cuestión de insistir, ni de hacerse el duro. El dolor, es un mensaje del cuerpo que debemos escuchar, y lo que nos dice es que nos detengamos.

Si no lo hacemos, conseguiremos agravar los síntomas.

Dieta antinflamatoria

Si tenemos tendencia a sufrir tendinitis, o cualquier otra patología de base inflamatoria, os debemos plantear un cambio de alimentación, en donde vamos a fundamentar en vegetales y grasas ricas en omega 3 nuestra forma de comer.

Que la alimentación sea tu medicina. De eso se trata. Para ello, coge cita con nuestra nutricionista, Rocío del Sol, que estará encantada de contarte todo sobre ésta distinta forma de comer.

No restes importancia a la alimentación. Es fundamental para la salud. Ni olvides la hidratación. Beber es tan importante que cuando no nos hidratamos podemos sufrir síntomas como calambres, dolores de cabeza, malestar, fatiga, incluso retención de líquidos.

Atacando los problemas desde los distintos ángulos nos asegura una victoria contra la inflamación.

El Centro Médico Healthing dispone de los mejores profesionales, además, de los instrumentos y tecnología más punteros para ayudarte en la recuperación de las lesiones musculares que puedas tener.

Agradecemos la confianza que depositas en nosotros.