El objetivo de la medicina Antiaging es ralentizar la curva  de envejecimiento que se inicia a los 35 años y se acelera después de los 40, con el fin de llegar a los 70 mucho menos envejecidos. De hecho podemos llegar a los 70 como si tuviéramos 40.

La curva de envejecimiento es individual y depende de la interacción entre nuestros genes y nuestros hábitos de vida. La velocidad de envejecimiento se acelera ante la presencia de estímulos como el estrés, mala alimentación,  contaminación, tóxicos, falta de ejercicio, sueño no reparador y déficits hormonales como la menopausia.

¿Qué se estudia?

Lo más importante cuando nos planteamos realizar un tratamiento antiaging es estudiar los distintos biomarcadores y herramientas funcionales que nos indican en qué grado de deterioro celular estamos, grado de envejecimiento o edad biológica.

Por lo tanto, se estudian los procesos celulares como: glicación, oxidación, inflamación, metilación, lipoxidación, carbonilación, niveles hormonales de la juventud (testosterona, DHEA, hormonas de crecimiento, tiroides, melatonina, progesterona y estrogeno), versus las de la senectud (cortisol, insulina), por medio de pruebas analíticas y pruebas funcionales. Hoy contamos también con herramientas de precisión como es son los test genéticos.

Paralelamente se implementan los tratamientos para restaurar la función  mitocondrial, eliminar toxinas, cuidar el ADN, modular hormonas, disminuir el estrés oxidativo y la inflamación crónica de bajo grado, por ejemplo.

¿Los beneficios responden a cuestiones estéticas o de salud?

La medicina Antiaging persigue beneficios de salud, fundamentalmente mantener un cerebro sin déficits cognitivos y un cuerpo saludable libre de enfermedades crónicas. Pero sin duda los signos externos del envejecimiento también se modifican, revierten o retrasan. Rejuvenecer por dentro nos embellece por fuera, la calidad de la piel, la morfología del rostro y composición corporal juvenil, masa muscular activa, calidad capilar, etc.

SERVICIO DISPONIBLE EN:

CENTRO SERRANO

Primera consulta

Se realiza una valoración completa del paciente y en la que se rellenan formularios de salud, se hace una bioimpedancia y plicometría y se toman las constantes vitales.

Además, se podrán solicitar pruebas como:

  • Analítica completa basal.

Lo más importante cuando nos planteamos realizar un tratamiento antiaging es estudiar los distintos biomarcadores y herramientas funcionales que nos indican en qué grado de deterioro celular estamos, grado de envejecimiento o edad biológica.

Por lo tanto, se estudian los procesos celulares como: glicación, oxidación, inflamación, metilación, lipoxidación, carbonilación, niveles hormonales de la juventud (testosterona, DHEA, hormonas de crecimiento, tiroides, melatonina, progesterona y estrogeno), versus las de la senectud (cortisol, insulina), por medio de pruebas analíticas y pruebas funcionales. Hoy contamos también con herramientas de precisión como es son los test genéticos.

  • Test de hormonas.
  • Estudio de cronotipo.
  • Test bioenergético.
  • Perfil inflamatorio.
  • Test de omegas.
  • Análisis de orina.
  • Estudio del ciclo circadiano.

Segunda consulta

Se realiza una revisión de los resultados de las pruebas y se pone el plan de tratamiento, con control al mes, a los tres meses, a los seis meses y al año.

El plan de tratamiento puede ser:

  • Suplementación Vía oral.
  • Suplementación Endovenosa hospitalaria: tratamiento personalizado que consiste en el suministro combinado de vitaminas, minerales y aminoácidos a través de un goteo intravenoso.
  • Suplementación Hormonal: hacia los 60 años, sólo conservamos el 50% de las hormonas que teníamos a los 20. Son la base para una gama inmensa de funciones endógenas y saber optimizarlas hace una diferencia enorme en la vida de cualquier individuo.
  • Bioidenticas en implantes.
  • Terapia Neural: nuestro cuerpo está relacionado entre sí por medio del sistema nervioso vegetativo que regula todas las funciones de órganos y tejidos, integrándolos y manteniéndolos en su máximo equilibrio posible. Esta terapia pretende neutralizar irritaciones en este sistema mediante inyecciones anestésicas subcutáneas en puntos específicos del sistema vegetativo que restauran el potencial de membrana y equilibran el sistema.

Dra. Natalia Gennaro

Especialista en Medicina Antiaging

Licenciada en Medicina de la Universidad Nacional de Ciencias Médicas de Córdoba, Argentina, especializada en Ginecología y Medicina de la Longevidad, subespecializada en Suelo Pélvico y Ginecología regenerativa y funcional.

Amplia formación internacional con 7 masters y carreras de especialista, autora de libros y publicaciones, pionera en técnicas quirúrgicas, instructora quirúrgica  e inventora de dispositivos médicos.

¿Qué opinan nuestros usuarios?

Pide tu cita y conócenos

O si prefieres llamarnos:(+34) 91 426 29 24