La ansiedad, las migrañas, la hiperactividad, y muchas patologías más tienen solución con el Neurofeedback.

Origen del Neurofeedback

En 1924 Hans Berger construyó el primer electroencefalograma (EEC), instrumento que permitía medir la actividad cerebral de las personas, dejándolas reflejadas en un gráfico. Esto fue el origen del descubrimiento de las diferentes ondas cerebrales, en qué situaciones se manifiestan, y cuales son sus pautas de comportamiento.

En 1958 Joe Kamiya empezó a hacer ejercicios de control con sus pacientes, y comprobó que en pocas sesiones, las personas eran capaces de saber qué ondas predominan cuando les sometes a situaciones concretas.

Barry Sterman, en 1971 empezó a utilizar el Neurofeedback como terapia contra la epilepsia, y más tarde, con  pacientes de TDAH,  y déficit de atención, con resultados prometedores.

Hasta que la comunidad científica empezó a aceptar esta terapia, pasó tiempo. También, los precios eran exorbitantes, pero gracias a la evolución de los ordenadores y la tecnología, hoy en día, el costo se ha reducido considerablemente, llegando a ser competitivo con respecto a otras terapias.

¿Qué es el Neurofeedback?

El Neurofeedback es un tratamiento neurocomportamental para aprender a controlar  patrones de actividad cerebral y aplicarla a la vida diaria.

Permite a la persona ser consciente de su actividad neuronal y modificarla. Se parte de un registro electroencefálico (EEG) para evaluar la función eléctrica de las ondas cerebrales.

La actividad cerebral, que se manifiesta en ondas,  se puede  medir  mediante técnicas computarizadas de neuroimagen y neurofisiología, de tal manera que salen proyectadas en la pantalla las ondas emitidas.

Encontramos diferentes tipos de ondas:

  • Alfa: localizadas en el lóbulo occipital, parte posterior de la cabeza; son signo de descanso, de relajación.
  • Beta: se manifiestan en estado de alerta, de acción.
  • Delta: descanso profundo, meditación.
  • Theta: vigilia, creatividad, motivación, fantasía, inspiración.

Si tienes algún desequilibrio, hay ondas que se manifiestan en exceso u otras que no aparecen en absoluto.

Como se desarrolla la terapia

Las sesiones son monitorizadas por un terapeuta, que mediante la colocación de unos electrodos que pone en la cabeza, para captar las ondas, que serán recogidas en una pantalla.

Es una técnica inofensiva y no invasiva, y se parece a estar jugando a un vídeo juego. El terapeuta va diciendo al paciente como va, para que éste pueda ir corrigiendo y variando su actividad para llegar al objetivo.

Al ser un aprendizaje gradual, se recomienda 10 sesiones para llegar a resultados satisfactorios.

El resultado depende también de la motivación del paciente. En las primeras sesiones, es recomendable hacer 2-3 veces por semana, después se puede espaciar hasta 1 vez por semana.

El objetivo se basa en el “Condicionamiento  Operante”, esto es, darle información a la persona de cómo funciona su cerebro, de manera que pueda en el momento que lo requiera, por ejemplo, al iniciar una tarea,  tener un autocontrol y auto-regulación de los niveles de atención  y concentración.

Esta terapia es un ejercicio de aprendizaje. Nos enseña a controlar y comprender nuestro estado mental, llegando a poder corregirlo sin esfuerzo.

Neurofeedback, en el Centro Médico Healthing.

Recientemente hemos incorporado el Neurofeedback en el Centro Médico Healthing, porque hemos comprobado que es una técnica no invasiva, y eficaz para solventar problemas que encontramos en el entorno.

Aquí os presentamos una lista de indicaciones:

  • TDAH o déficit de atención con hiperactividad
  • TOC o trastorno obsesivo compulsivo
  • TEPT o trastorno de estrés post traumático
  • Alzhéimer
  • Daño cerebral
  • Epilepsia
  • Ansiedad
  • Cefalea
  • Migrañas
  • Insomnio
  • Estrés

El objetivo, conseguir que el paciente sepa controlar su actividad cerebral, y modificarla. Quede claro que el Neurofeedback no emite ondas ni energía de ningún tipo.

Su utilización es interesante también en deportistas de élite, para mejorar marcas y rendimiento, o en cualquier actividad en la que quieras mejorar, ya que te da un control sobre tu capacidad de foco y concentración.

Los equipos de psicología de las federaciones deportivas utilizan éste terapia para ayudar a sus deportistas a sacar el mejor partido de su carrera.

Pero su utilidad se extiende a cualquier persona que quiera mejorar su rendimiento profesional, o también su vida personal,  que necesite conseguir estar más centrado, a mantener el foco de atención, a ser más consciente de vivir el presente, el ahora.

Para más información, ponte en contacto con el Centro Médico Healthing, donde estaremos encantados de atenderte.