La ensalada es saludable. Siempre que sepamos lo que mezclamos en ellas, no vale todo, hay que guardar el equilibrio de proteínas, hidratos, lípidos.

¿Vale todo por ser una ensalada?

Con el calor, ensalada. Buenísimo. Lleno de frescor y sabor. Pero con la excusa de ser una ensalada, llegamos a meter tal cantidad de ingredientes, y de salsas, que convertimos el plato en una verdadera bomba de relojería.

Cuando echo un vistazo a los buffets, esos tan “cukos” que proliferan por todas las grandes ciudades a veces no puedo más que sonreír cuando veo las mezclas explosivas que se llegan a combinar en esos cuencos enormes.

Las vitrinas son realmente atractivas, llenas de productos a los que nos es muy difícil renunciar. Encima, tenemos la posibilidad de elegir muchos de ellos. Y tenemos hambre, es la hora de comer, y llevamos esperando este momento con ganas.

¿Cuántas cosas podemos combinar? Preguntamos ansiosos mirando la vitrina llena de productos apetitosos. Hasta 7 cosas. “Mmmmm bién… pues por favor meta: bacon, salmón, atún, remolacha, maíz, garbanzos, quinoa, frutos secos….” “Ya no más, que ya ha pedido más de lo que se puede…” dice en camarero consternado al ver el hambre que manejas.

Sales con tu bandeja y el bol rebosante, pensando que, como es una ensalada, estás tranquilo, no engorda.

¿Todo vale? Pues no, todo no. Esas salsas con mayonesa, mezclada con tocino legumbres y grasa, no vale. Luego escuchas a la gente desesperada, contando, “yo como ensalada todos los días, y no adelgazo” pero claro, hay que contar qué es lo que eres  capaz de meter, a presión a veces, en esos cuencos que no tienen fondo.

Un poco de pan, también, aunque sea solo para «empujar».

Mas además, la coca cola “zero”. Y por más que explico a mis cercanos que la cola es perjudicial, que aunque tenga esa etiqueta tan mentirosa, engorda, y no es saludable, no hay nada que hacer, me miran con cara de “no tienes ni idea”, y una Zero para el cuerpo.

Y eso todos los días. Y no adelgazas. Ni duermes. Tampoco digieres bien. Y “es que la lechuga es indigesta”. Porque todo el mundo sabe mucho de nutrición. No es que sea difícil de digerir la lechuga, que lo es, el problema es que te has metido todo el supermercado en el bol, y eso es complicado de gestionar por el estómago.

¿Salsa? Bueno, aquí es la fiesta, las mezclas con mayonesas y demás. Buenas, buenísimas. Pero, malas noticias, engorda.

Sin embargo, veo con estupefacción, porque yo a eso me es difícil renunciar, el postre se suele perdonar. Con cara de sacrificio, decimos, no gracias, cuando nos proponen el muffin de chocolate, incluso la macedonia de frutas. Es que es verdad, sabemos ya mucho de nutrición. Pero la balanza no nos da la razón. A lo más, no engordamos, pero perder peso, una ilusión.

¿Qué podemos combinar?

Las ensaladas deben ser coloridas, tener mezcla de texturas y de colores, lo que indica su riqueza en nutrientes, minerales y vitaminas.

No tengas miedo en mezclar. Tan solo necesitas saber, que no debes incluir dos proteínas como el salmón y el atún. Elije. Ni tampoco mezclar con legumbres, ya que éstas son ricas en aminoácidos. Tampoco te pases con la grasa. Y que ésta sea buena. Aceite de buena calidad, de primera presión en frío, un buen chorrito, pon también aguacate, semillas y frutos secos, pero con equilibrio, porque si no, es una bomba.

En cuanto a verdes, atrévete. Mezcla hojas distintas, lechugas de clases diferentes. Cebolla, sal de calidad (del Himalaya) También los hidratos de carbono tienen su sitio.

Todo plato saludable debe contener los tres grupos de alimentos que necesitamos: la proteína, los hidratos de carbono, y las grasas, o lípidos. Todos en proporción.

Intenta mantener el equilibrio en el plato, en la dieta, y verás como la balanza deja de ser el peor enemigo.

Mantente a raya de la nevera entre horas, bebe suficiente agua, descansa, haz ejercicio moderado, y el milagro se producirá, seguro, y en verano vas a ser la envidia de todos.

Si necesitas un empujoncito, acude al Centro Médico Healthing, nuestra nutricionista, Rocío del Sol, estará encantada de ayudarte.