Los tratamientos con células madre son la base de la medicina regenerativa. Tiene un inmenso potencial que está en plena expansión.

Una línea de investigación que promete grandes avances en el campo de la medicina regenerativa, es la utilización de células madre.

En qué punto estamos, cuál es el problema ético que nos hace detenernos a reflexionar, hasta qué punto está siendo efectivo y en qué tipo de patología se utiliza con éxito, son preguntas que nos hacemos e intentamos responder.

Células madre, o células troncales

Lo que caracteriza una célula madre es  que al dividirse por mitosis se producen células con las mismas características que la troncal (en inglés Stem, que significa tronco, de donde sale todo) Eso es, pueden especializarse o mantenerse con las mismas capacidades de su madre.

Esto es la base de la capacidad de regeneración de tejidos dañados del cuerpo. De cualquier parte de él, ya sea sistema óseo, muscular, digestivo… etc.

Las células madre embrionarias

El milagro de la vida es sobrecogedor. La capacidad de las células embrionarias de ser capaces de transformarse en cualquier célula especializada del organismo es asombrosa. Pueden formar parte de un órgano, una víscera, o un glóbulo rojo, cualquier cosa que ayude al buen funcionamiento general del cuerpo.

No se discute si es más importante ser una neurona o una célula de la pared intestinal. El trabajo debe de hacerse, y se hace, sin discusión, con diligencia y generosidad. Porque se busca el bien general. Y eso redunda en un funcionamiento perfecto de la máquina más alucinante jamás construida, que es un organismo vivo.

Los científicos viendo el inmenso potencial de éstas células empezaron a hacer investigaciones para corregir patología de todo tipo, desde problemas articulares hasta cánceres, problemas hepáticos, cardiológicos… etc.

Pero con las células madre embrionaria surge una polémica desde el punto de vista ético, por la manipulación de un embrión del que surge una vida nueva.

Hay también más problemática con la utilización de éstas células, como la aparición de tumores, y el rechazo a nivel del sistema inmunológico.

Células madre mesenquimales

Se han localizado células madre en casi todas las partes del cuerpo. Inteligentemente situadas,  listos los ejércitos para ser mandados a primera fila en caso de necesidad. De todos estos sitios, donde más y con mayor facilidad se pueden extraer es del tejido adiposo, nuestra reserva grasa.

Haciendo un resumen

Si atendemos a la localización de las células madre, encontramos:

  • Adultas, que se encuentran en cualquier zona del organismo, siempre lista y dispuesta a llevar el trabajo de regeneración.
  • Embrionarias o fetales, en los embriones de 4-5 días de fecundación, base de la vida, su utilización está prohibida en casi todos los países por el problema ético que hemos comentado antes.
  • El cordón umbilical, donde encontramos células hematopoyéticas, que se pueden utilizar para producir células sanguíneas sanas, y del mesénquima, que tiene las virtudes de poder regenerar otros tejidos.
  • Del líquido amniótico, que es el que protege y alimenta al feto, estas células tienen un potencial menor que las embrionarias.

Si nos detenemos a ver sus capacidades

  • Unipotentes, nacen de células madre pluripotentes. Las de la piel, puedes aislar y reproducir éstas para obtener tejido para reconstruir quemaduras o lesiones cutáneas.
  • Multipotentes, nacen también de las pluripotentes, pero ya han sufrido una primera especialización, se utilizan para trasplantes de tejidos, para evitar rechazos.
  • Pluripotentes o pluripotenciales inducidas (IPS) son células modificadas genéticamente, con características similares a las embrionarias.
  • Totipotentes, que son las embrionarias.

Tratamientos

Utilizando células mesenquimales del tejido adiposo se trabaja en la regeneración de tejidos y órganos, incluso  se ha visto que modulan enfermedades autoinmunes y degenerativas.

En el tratamiento de problemas osteo-articulares, el proceso es sencillo, y en el 98% de los casos, ambulatorio, donde el paciente puede tranquilamente volver al trabajo después del proceso.

Se extrae la cantidad de grasa necesaria, esto dependerá de la magnitud de la lesión. Para conseguir activarlas, se utilizan factores de crecimiento plaquetario, por un procedimiento llamado Aféresis, aumenta el potencial de regeneración diez veces.

La articulación más tratada es la rodilla, pero se puede utilizar en las manos, caderas, hombros, con buenos resultados, de mejora en la sensación de dolor y mayor funcionalidad del movimiento.

La utilización de células madre para tratamientos de regeneración y sanación está en plena investigación, donde España es puntera.

Es una nueva línea  terapéutica en expansión, con cada vez una mayor utilización en distintas áreas de salud.

Estas las podríamos resumir, en problemas osteo-articulares, hepáticos, cardíacos, neurovegetativos, gastrointestinales, diabetes, rechazos de trasplantes, cáncer, enfermedades pulmonares, problemas de cicatrización.

Si necesitas más información, dirígete al Centro Médico Healthing.