La tecnología 5G está a la vuelta de la esquina, con las máximas potencias invirtiendo millones, tendremos grandes beneficios, y quizá algún dolor de cabeza.

La llegada de la tecnología 5G,  está al caer

Esto no hay quien lo pare. El público lo demanda, y las empresas tecnológicas se ponen las pilas para dar respuesta a un mercado cada día más numeroso.

Está al caer. Podemos ser de los que están a favor o en contra, pero afortunada o desafortunadamente, va a pasar.

Cuando estamos en internet queremos velocidad, eficacia, inmediatez. Y lo vamos a tener. Con un presupuesto millonario, las empresas líderes en tecnología están en plena carrera para llegar los primeros y hacerse con el monopolio del 5G.

Los que están a la cabeza son los chinos y los norteamericanos. Pero es China la que se está llevando el gato al agua. En ese duelo de titanes, con tiras y aflojas, amenazas y espionajes, el resultado final será que en poco tiempo, el que controle la tecnología se llevará el bote millonario.

Ventajas que del 5G

5G significa Quinta Generación. Hemos pasado ya por otras cuatro, y hay investigadores con el ojo puesto ya en la Sexta.

Velocidad, eficacia, lo que antes era inimaginable, ahora es una realidad.

Desde descargarnos una película en segundos, a poder hacer operaciones quirúrgicas a distancia, programar los electrodomésticos de casa, a conducir vehículos sin conductor.

La relación médico-paciente va a cambiar drásticamente. Desde llevar dispositivos que emitan señales que vayan dirigidas a los especialistas, de manera que cualquier cambio en nuestra temperatura, tensión, etc reciba una inmediata respuesta por parte del médico, hasta un cambio total en la forma de llevarse a cabo incluso una consulta médica.

Va a suponer un gran empuje en la prevención, y también ayudará, por ejemplo, a  ajustar la medicación de manera mucho más certera.

Disminuye el tiempo de latencia, aquí está la clave. Es el tiempo que se tarda  en transmitir desde el emisor al receptor.

También, el consumo energético baja, así como el consumo de las baterías; la cobertura será del 100 /100 del territorio;  probablemente podríamos  escribir páginas sobre los beneficios que aporta ésta nueva tecnología.

Todo esto da vértigo, tanto cambio, en tan poco tiempo. Pero claro, no hay nada gratis, todo tiene el otro lado de la moneda, y siempre se nos exige algún sacrificio a cambio del premio.

Preocupaciones por el 5G

Aunque se vayan a utilizar instalaciones del 4G, éste nuevo sistema necesita de gran cantidad de antenas.

5G utiliza frecuencias más altas. Cuanto mayor es la frecuencia, menor es la longitud de onda. Hasta ahora, eran 20 Km lo que se necesitaba entre cada estación. Y no se llegaba a cubrir todo el territorio. Esta nueva tecnología necesita antenas cada kilómetro, por lo que se van a necesitar más mástiles 5G para amplificar la señal.

Esto puede hacer que muchos se nieguen a su implantación.

¿Riesgo para la salud?

En Alemania el gobierno preocupado por la inquietud de los ciudadanos, ha hecho un estudio llegando a la conclusión de que las radiaciones que se van a emitir por la nueva tecnología no suponen un peligro para la salud.

Según los científicos, la onda emitida es no ionizante, por lo que no tiene capacidad de alterar de manera alguna el ADN celular.

¿Podemos estar tranquilos?

Como ya mencionamos en artículos anteriores, el uso excesivo de teléfonos móviles, como actualmente sucede, sí parece que ha incrementado la incidencia de ciertos tipos de cáncer.

Unos expertos dicen que si es la causa, otros que no. No sabemos a ciencia cierta a qué atenernos. No podemos controlar  hasta qué  punto son los intereses empresariales, el poder, el dinero, los que mueven los hilos a su conveniencia,  muchas veces a pesar de poner en un brete la salud de los ciudadanos de a pie.

Por una parte, es verdad que las comodidades de las que gozamos son cada vez mayores. Pero también lo es que el organismo humano vive sometido a un estrés ambiental que va exponencialmente en aumento.

Es una dicotomía difícil de desentrañar; por un lado, el progreso enferma a los hombres, por otro, los mismos avances aprenden a sanar lo que nosotros mismos hemos estropeado. Y así  vamos labrando el futuro.

La respuesta a si podemos estar tranquilos es que lo que debemos estar es bien informados. Exigir responsabilidades. No dejar que se nos utilice al antojo de ningún personaje por más importante que éste sea. Calibrar ventajas e inconvenientes y saber que al final somos nosotros, los consumidores, los que tenemos la última palabra.

El Centro Médico Healthing está en la vanguardia. Disponemos de la mejor tecnología, y nos mantenemos al día de los avances del mercado, sabemos que a nuestros pacientes les gusta el contacto personal, la consulta sin el reloj encima de la mesa, y estar tranquilos de que cubrimos todos los aspectos relacionados con la salud, como nutrición, psicología, podología, fisioterapia,  medicina general, del deporte, etc, para que te sientas cuidado y  bien asesorado.