El ejercicio en el embarazo es no solo adecuado, sino saludable, siempre que lo realices con seguridad. El Centro Médico Healthing te propone un plan.

Ejercicio en el embarazo

Estar embarazada no es estar enferma, ni impedida. No te condena a hacer punto delante de la televisión durante meses, ni dejar tu vida habitual para siempre.

Una mujer embarazada puede hacer ejercicio, pero unos movimientos acordes con el momento tan importante que está viviendo.

De hecho, el ejercicio es de gran ayuda en éste momento. Desde muchos puntos de vista.

Siempre de la mano de nuestro médico, lo que está contraindicado es cambiar bruscamente las costumbres que teníamos, por lo que una mujer que hace normalmente ejercicio, no tiene porqué sentarse en una silla a esperar que los meses pasen, ya que esto lo que le va a producir es una pérdida de tono muscular, y una ansiedad nada buena para su estado.

Cada una debe abrir bien los oídos y escuchar a su cuerpo. Desde luego, los especialistas tienen mucho que decir, pero nadie mejor que tú para calibrar los movimientos y actividades más aptas para ti.

En líneas generales, podemos dar los siguientes consejos:

el ejercicio en el embarazo es beneficioso;

  • Caminar es un ejercicio muy completo y satisfactorio, cada uno a su ritmo, tiene grandes beneficios especialmente para la mujer embarazada.
  • Nadar es quizá una forma de mover el cuerpo sin agresión, ni peso, que sin exceder las pulsaciones, resulta muy adecuado durante la gestación.
  • Tai-Chi, ejercicio muy completo, que tonifica, coordina, y ayuda a la consciencia de tu propio cuerpo, apto para embarazadas.
  • Baile, dentro de que éste no debe incluir saltos, ni gestos abruptos que puedan ocasionar una caída.
  • Yoga, hay clases especiales para mujeres embarazadas, ya que una clase normal hay posturas no aconsejables en éste estado.
  • La bici estática puede ser adecuada, pero sin sobrepasar las pulsaciones. Una forma de saber hasta donde puedes llegar, es ser capaz de mantener una conversación tranquilamente. Otra es hacer un sencillo cálculo, restar a 220 tu edad, y ésa es la máxima pulsación a la que debes llegar. Por ejemplo, si tienes 30 años, haces ésta sencilla operación, 220-30=190 pulsaciones por minuto.
  • Las nuevas tendencias incluyen el running como una buena opción, si la persona está acostumbrada a correr. Creo que no es  el deporte más adecuado.

Ejercicio en el embarazo, ¿que debes evitar?

La mala alimentación

En tu cuerpo está naciendo un bebé, está  íntimamente relacionado contigo, siente lo que te sucede, come lo que tú, es parte de ti. Por lo que puedes ser de las que piensan que debes comer por dos. Bueno, eso no es así. Puedes y debes comer de manera saludable para que ni a ti ni al bebé le falten nutrientes, pero ni un exceso ni un defecto son adecuados.

Es un momento importante para ponerte en manos de un experto en nutrición. La madre puede sufrir pérdidas de nutrientes importantes que perjudican su recuperación, así como el bebé.

El estrés

Un estado de ansiedad y estrés repercute en el embarazo,  la mujer en estado debe encontrar maneras de relajarse, de descansar, de vivir con ilusión este momento tan especial.

Ejercicios poco recomendables

No debes hacer ninguna actividad de riesgo, como los deportes de contacto, u otros que tengan probabilidad de terminar en caidas o golpes.

Tampoco los que conlleven golpes como la equitación, el ciclismo, o escaladas.

Ningún deporte de riesgo es apropiado.

Debes dejar de hacer ejercicio en el momento en el que no te encuentres bien, que estés mareada, cansada, o tengas hemorragia vaginal.

Beneficios del ejercicio en la mujer embarazada

Antiguamente, el deporte en éste momento era impensable, hoy, repetimos siempre hablando con tu ginecólogo, se ha visto que es recomendable:

  1. Mejora el estado anímico.
  2. Incrementa el descanso, el sueño.
  3. Tiene beneficios cardiovasculares importantes, evita varices, hipertensión.
  4. Impide la pérdida de tono muscular, lo que hace que la mujer se recupere mejor en el post-parto.
  5. La buena musculatura, ayuda al parto.
  6. Previene el estreñimiento. Ayuda a una adecuada evacuación.
  7. Oxigenación: llega más oxigeno a los órganos, y al feto.

 

Vivir el momento en plenitud

El embarazo es un periodo muy especial en la vida de la mujer, que tiene que aprovechar para ser vivido en plenitud, con ilusión, y dándose muchos mimos y cariño.

Ni jugar a que no pasa nada, ni considerar que estás enferma son buenas actitudes. Si estás viviendo un embarazo sano, puedes y debes mantenerte activa.