La microbiota intestinal tiene una vez más papel protagonista. Control del sistema inmune, de la absorción de nutrientes, de la inflamación, la flora intestinal es nuestra primera defensa.

La microbiota intestinal, nuestra mejor defensa

Es una vez más clave para la máxima seguridad de reforzar nuestra respuesta ante los ataques de virus, tener un buen equilibrio de la flora intestinal.

La salud  de la flora saprofita, o benéfica, es vital para estar bien preparados para la lucha contra cualquier invasor, como el virus.

Un intestino en buenas condiciones, una vez más, es lo que necesitamos para sentirnos más seguros.

Y esto va directamente ligado a nuestra forma de alimentarnos, al descanso apropiado y al ejercicio. El trío por excelencia.

El síndrome del intestino permeable, desgraciadamente demasiado común entre la población, deja pasar sustancias al torrente sanguíneo que no debería, debilitando el organismo y llevándolo a la temida inflamación y patología.

¿Qué solución hay?

Para alimentar la microbiota, que no es otra cosa sino bacterias que trabajan en simbiosis con nosotros, hay que darles prebióticos, o alimentos ricos en fibra, y debemos hacer un esfuerzo por reducir los azúcares, que hacen más fuertes a los “malos” debilitando a los “buenos”.

Esto parece una guerra, y lo es. Los pequeños microorganismos van invadiendo las paredes del intestino, y si las condiciones les son favorables, conquistan y proliferan en unas determinadas áreas.

La flora debe ser variada, para que el ecosistema funcione como es debido. Desde el nacimiento, la madre pasa al hijo/a la suya, si el nacimiento es natural. A base de tener contacto con la tierra, con el suelo, con las cosas, ésta flora va aumentando su riqueza, llegando a ser un completo hábitat.

Por cierto, el exceso de esterilidad y limpieza excesiva impide que el sistema inmunológico “aprenda”, que es algo imprescindible para su buen funcionamiento. Hay que dejar que los niños jueguen en la arena, se ensucien, gateen, ya llegará el momento del baño.

Si las condiciones del medio no son buenas, proliferan las bacterias patógenas, y puede llegar a haber una situación de total caos.

La alimentación poco variada, la comida rápida, que es pobre en nutrientes, las bebidas de lata tan ricas en azúcar pero nada más, no ayudan a reforzar nuestro sistema inmune, sino todo lo contrario.

Mediante un Test de Disbiosis Intestinal seremos capaces de saber cómo estás tú. Que te falta o que te sobra, y diseñar una estrategia, en las que se pueden incluir tanto medicamentos como dieta, para recuperar la salud intestinal.

Que síntomas puedes tener

Todo tipo de síntomas digestivos, como hinchazón abdominal, diarrea, estreñimiento, o ambas cosas a la vez. Indigestiones, cansancio crónico, problemas cardiovasculares, intolerancias alimentarias, alergias, problemas respiratorios, migrañas…

También sientes que te lo “coges todo”, te sientes frágil, siempre resfriado, con mocos, rinitis, en fin, todo un abanico de síntomas que con unos simples cuidados, vas a poder evitar.

La parte buena es que hoy sabemos cómo afrontar el problema, y la solución no es difícil, pero sí hay que hacer algún cambio en nuestra forma de comer y de vivir.

Pero los resultados van a compensar con creces los sacrificios.

Tomamos cartas en el asunto

Empieza primero a darte cuenta de que encontrarte mal no es lo normal. Tantas veces nos acostumbramos a esos dolores o problemas, y no nos damos cuenta de que podemos vivir con más calidad.

La microbiota intestinal se puede corregir.

Coge hora en el Centro Médico Healthing. Ahí, escucharán tu caso particular, y evaluarán cuál es el mejor camino para dirigir tu problema hacia la sanación.

Pero no dudes de que tu caso tiene una salida, eso sí, hay que empezar a tomar cartas en el asunto.

La mejora es sorprendente, no solamente  a nivel digestivo, sino a muchos otros; te encontrarás más lúcido, mejorará el descanso, desaparecerán las alergias y los dolores articulares, también los dolores de cabeza, porque la salud digestiva es crucial.

Ahora especialmente, con la amenaza del virus que no cesa, sino que va alarmantemente en aumento, tener nuestro sistema inmunológico reforzado no es una opción, sino una necesidad.

Llama y reserva tu cita en el Centro Médico Healthing.