Normalmente, los asiduos a los gimnasios se saltan la valoración inicial de su estado físico. Miguel Ramirez nos habla de la importancia que tiene.

Empezar cualquier programa de actividad física requiere unos pasos previos que no deberíamos saltarnos.

Pasar por ellos nos da la tranquilidad y seguridad de que estamos dirigidos por el camino seguro y correcto para conseguir nuestros objetivos de ponernos en forma sin peligro de lesión.

Hacer una valoración inicial para saber cuál es nuestro punto de partida no es perder el tiempo, al revés, es coger un atajo para saber mejor cómo sacar el máximo rendimiento a nuestra sesión de ejercicio.

Hablamos con Miguel Ramírez, entrenador en Healthing:

Buenos días Miguel, cuéntanos, ¿Qué recomiendas a una persona que entra en un programa de entrenamiento contigo?

Buenos días Cristina. A veces, los entrenadores solemos caer en el error de no hacer una valoración inicial para ver desde dónde partimos y hasta dónde podemos llegar, de la forma más segura posible.

Esto es algo que aprendí en Fisioterapia, realizar una buena anamnesis será fundamental para elegir un buen tratamiento.

Para ello, en función de la persona y sus objetivos seleccionamos uno o varios test. En Healthing, ofrecemos el test de fuerza,  test de balance neuromuscular, y test de flexibilidad . También se valorará si es necesario realizar una prueba de esfuerzo con análisis de gases o un test de lactato.

Una vez obtenida esta información, ya podremos empezar con el programa de una forma personalizada y segura. Además, gracias a estos test iniciales podremos valorar la progresión de forma objetiva.

Conocer tu estado de forma inicial hace el entrenamiento más seguro

 

¿Qué beneficios consigue un cliente al hacer la valoración inicial completa?

Cada persona es diferente, por eso tenemos que tener la máxima información posible para adaptar el entrenamiento a su condición física.

Si no hacemos esa valoración inicial, será imposible conocer estos datos.

Habitualmente la gente comienza a hacer ejercicio sin saber cómo, lo hace por necesidad o por obligación, pero necesita a alguien que le guíe en su inicio y le enseñe la técnica correcta de los ejercicios para evitar posibles molestias.

Como hemos dicho, además de empezar a hacer ejercicio de forma segura, tenemos la posibilidad de hacer un seguimiento objetivo y ver si la persona progresa o no, ya que uno de los principales problemas al tiempo de empezar a hacer ejercicio es que no conseguimos los objetivos y abandonamos, por eso es una variable que tenemos que tener controlada.

Damos las gracias a Miguel por sus consejos, si quieres contactar con él, o pedir cita on-line, puedes hacerlo llamando por teléfono a Healthing, 91 4262924, o mediante correo electrónico, a nuestra página web www.healthing.es.

 

 

Valoración inicial en el entrenamiento: estado de forma
3.7 (73.33%) 3 votos