Los tipos de cuerpos vienen dados desde el nacimiento por nuestros progenitores, por la genética. Saquemos su máximo partido.

Los tipos de cuerpos vienen dados desde el nacimiento por nuestros progenitores, por la genética. Saquemos su máximo partido.

A la hora de hacer un plan de ejercicios, de llevar a cabo una dieta, de elegir que deporte se ajusta mejor a tus características físicas, es importante ser conscientes y aceptar cual es nuestra constitución.

Porque está dado por nuestros genes, y, aunque siempre se puede mejorar, saber cuál es nuestro punto de partida nos va a ayudar a sacar el máximo rendimiento a nuestra naturaleza.

Cuando vas al gimnasio, ves cómo hay personas machacándose para conseguir un mínimo de musculatura, mientras otro levanta un lápiz y le salen unos bíceps de revista.

Otros que se alimentan a base de porquerías pero no engordan ni un gramo. O ese que mira desde lejos una bolsa de patatas fritas y  aumenta el peso.

Cada uno, con su historia, tiene un distinto tipo de cuerpo. Todos son bonitos y perfectos en su esencia, con sus virtudes y sus defectos.

Todos tenemos tendencia a desear lo que no somos, el rubio quiere ser moreno, el gordo, flaco, y así hasta el infinito y más allá. Pero eso es tirar piedras sobre nuestro propio tejado.

Lo importante, es saber, conocer y aceptar lo que es.

 

Los tres tipos de cuerpos:

  1. Ectomorfo

Es el que se lo come todo y parece que lleva una semana en ayunas. El que se atiborra a bocatas y como si tal cosa. Este tipo tiene un metabolismo rápido, quema la grasa sin problemas.

Pero tiene sus inconvenientes: le cuesta ganar músculo. Es normalmente alto, delgado. Tiene tendencia a la desmineralización. Y si lo que le gusta es el rugbi, o el levantamiento de pesas, yo no apostaría por él.

A la hora de entrenar, en vez de utilizar las máquinas para correr, ejercita tu debilidad, haz pesas, que las mancuernas sean tus mejores amigas, con constancia conseguirás un cuerpo musculado.

Los deportes que se ajustan a tu tipo de cuerpo, son las carreras de larga distancia, salto de altura, de longitud.

Su alimentación debe ser rica en nutrientes, grasas, carbohidratos, proteínas. Cuidado con su tendencia a desmineralizarse, debe evitar azucares.

Desde el punto de vista psicológico, tiende al estrés, al nerviosismo.

  1. Endomorfo

Este tipo de constitución es el que se salta la dieta el fin de semana, y aumenta inmediatamente de peso. De buena musculatura, con tendencia a acumular grasa, si está en forma tiene un gran potencial.

Su metabolismo es más lento, y en la dieta deben tener cuidado con  los carbohidratos. Es aconsejable que beban suficiente agua.

En cuanto al entrenamiento, es aconsejable que realicen ejercicios aeróbicos, que se muevan, ya que tienen más tendencia a la inmovilidad.

Pueden ser grandes deportistas, levantando peso, jugadores de rugbi, deportes de potencia.

Psicológicamente tienen tendencia a la lentitud, a caer en depresión, pero son perseverantes.

  1. Mesomorfo

Es el más equilibrado, un híbrido entre el ectomorfo y el endomorfo. No le hace falta hacer un régimen tan estricto, y haciendo ejercicio, musculan con facilidad.

Su metabolismo es regular, pueden comer de todo, siempre llevando una dieta saludable, y sus cuerpos son atléticos y proporcionados.

Son los que más fácilmente encajan en deportes como el tenis, el baloncesto, el fútbol, ya que combinan capacidad de resistencia y elasticidad.

Tienen tendencia a no hacer demasiado esfuerzo, ya que no les hace mucha falta, cuentan en exceso con su naturaleza.

Cuando están equilibrados, cualquier constitución es saludable, capaz. Si se pierde, el  ectoformo  estará excesivamente delgado, débil y desnutrido; el endoformo estará excesivamente redondeado, y  sacará rápidamente apariencia de sobrepeso, y el mesoformo, no lucirá su potencial.

En el Centro Médico Healthing, queremos ayudar a que sepas bien a qué tipo de cuerpo perteneces, y te daremos unas recomendaciones para que tanto tu dieta, como el deporte que elijas realizar sea el que mejor se adecue a tus características.

No hay nadie mejor ni peor, eso sí, sacar el mejor rendimiento a tu somatotipo es una gran ventaja con respecto a los que se empeñan en actividades para las que no están  dotados.

Lo más importante, la constancia. Te animamos a que te pongas a ello. Que saques todo el talento y la capacidad  que puedas. Recuerda, que la información es lo que te da una herramienta para caminar por el sendero más directo a la obtención de los resultados que buscas.