Vamos a desenmascarar  al enemigo que se oculta bajo una fachada inocente mediante el Test de Intolerancias Alimentarias:  es a lo mejor un yogur, una especia, o la levadura. Pero no va a seguir haciendo daño.

¿A quién va dirigido el test de ácidos grasos?

El test  de ácidos grasos está indicado para cualquier persona que quiera controlar  sus parámetros  y así saber enfocar  tanto la dieta como la suplementación.

Es necesario para mejorar la salud.

Conocer cómo cada uno metaboliza, absorbe los ácidos grasos sirve como herramienta de prevención de patología.

Porque no hay dos personas iguales, la genética, el peso, la dieta, el deporte, todo son factores que influyen en la cantidad de ácidos grasos esenciales que debemos aportar a la nutrición celular.

Normalmente la proporción entre Omega 3 (anti-inflamatorio) y Omega 6 (inflamatorio) están en un desequilibrio, en favor del Omega 6.

Conociendo los parámetros fácilmente se pueden corregir mediante cambios en los hábitos alimenticios y la suplementación.

¿Qué es un Test de Intolerancias Alimentarias?

Es, mediante un análisis de sangre, la comprobación de cómo reacciona nuestro cuerpo ante ciertos alimentos.

Valora la respuesta del sistema inmunitario frente a ciertos productos que consumimos.

Se cuantifica los niveles de inmunoglobulina G (IgG) frente a una serie de alimentos.

Al identificar y suprimir dichas sustancias, se consigue la supresión, reducción de la reacción del sistema inmune.

Los síntomas más comunes como consecuencia de padecer sensibilidad alimentaria son:

  • Trastornos digestivos, colon irritable, sensación de hinchazón, estreñimiento..
  • Problemas respiratorios: rinitis alérgica, crónica, asma…
  • En la piel, eccemas, urticarias
  • Obesidad: dificultad para perder peso, retención de líquidos
  • Comportamiento: hiperactividad infantil, depresión, autismo…
  • Dolores de cabeza, articulares
  • Insomnio

A veces, estamos demasiado tiempo dándole vueltas a éstos problemas sin saber, por ejemplo, que no nos sienta bien la leche, la lechuga, o la piña. Alimentos que a priori son saludables, pero no en nuestro caso particular.

Puede ser sorprendente encontrarnos que no debemos usar mostaza o canela, que no nos sienta bien la pimienta y sin embargo, no tenemos ningún problema con la proteína animal.

Eliminándolos de la dieta, a veces sólo por un tiempo, consigue verdaderas transformaciones en nuestro bienestar.

Mediante el test, conocemos hasta qué punto, porque hay grados, somos o no intolerantes a una lista de alimentos.

Normalmente, introducimos poco a poco la comida a la que hemos dado positivo, y después de haber hecho un “detox” volvemos a tolerarlo de forma adecuada.

Nos dan un informe completo de cuáles de ellos debemos eliminar completamente de la dieta, y cuales debemos evitar, pero podemos consumir moderadamente.

El informe propone alimentos sustitutivos para seguir siempre una dieta equilibrada.

Si no conocemos nuestras intolerancias alimentarias, nuestro organismo estará en continuo estrés, llegando a producirse patología crónica.

Es una recomendación de Healthing.

Test de Intolerancias Alimentarias
1 (20%) 1 voto