Puedes realizar ayunos más o menos totales en restricción calórica, pero siempre que sean controlados, alcanzarás mejorar la salud del cuerpo y la mente.

Este miércoles empieza, para los cristianos, un periodo de ayuno y abstinencia. Coincide con el cambio de estación, y por lo tanto, un momento de transición que es idóneo para aprovechar y practicar  la introspección, y dar un descanso al cuerpo.

Tiempo de ayuno

Desde tiempos inmemoriales, los beneficios del ayuno siempre han sido conocidos.

En la India, se practica el ayuno y las limpiezas de cólon. Los griegos también la practicaban, para ganar en salud y longevidad. Paracelso, Hipócrates, Galeno, que son los padres de la medicina occidental, lo recetaban como prevención y tratamiento de enfermedades graves. Pitágoras, exigía a sus alumnos ayuno antes de recibir sus enseñanzas.

Desde entonces, el ayuno de una u otra manera, tanto médicos, como dietistas y terapeutas  tienen en mente la restricción de los alimentos como primordial en tratamientos de salud.

Y es que es un descanso que el organismo agradece. Cada célula, glándula, órgano, rejuvenece, se recupera, se “resetea” cuando dejamos de darles trabajo.

El invierno da sus últimos coletazos, y el cambio de estación es el momento óptimo para plantearnos un ayuno.

Tiempo de introspección

El descanso en el aparato digestivo tiene consecuencias satisfactorias a nivel cerebral.

Parece que despertamos de un letargo, nos sentimos más alegres, tranquilos y clarividentes.

Dormimos mejor, aparcamos la ansiedad y el estrés.

Es ideal que el ayuno lo realicemos fuera de un periodo estresante de trabajo, ya que entras en un estado de mayor sensibilidad, donde descubres más sobre ti mismo.

Beneficios del ayuno

Después de unos días de restricción alimentaria, podemos sentir, a nivel  psicológico;

  • Una sensación de autocontrol, se eleva la autoestima.
  • Reduce la necesidad de deseos materiales o corporales, proporciona bienestar espiritual.
  • Más capacidad de foco, concentración.

A nivel físico;

  • Desaparecen las alergias, rinitis, artritis…
  • Funciona mejor el aparato digestivo.
  • Mejor capacidad cardiovascular y respiratoria.
  • La piel resplandece.
  • Ayuda en la pérdida de peso.
  • Acelera el metabolismo.
  • Mejor gestión de la glucemia

Cada persona, sus pautas

Cada uno tiene sus circunstancias, particularidades, momento vital, fortaleza física, etc, por lo que cada persona debe encontrar qué es mejor para él.

Hay muchas formas de practicar ayuno, unas más radicales, otras menos, todas son beneficiosas, y de todas sacaremos buenos resultados, siempre y cuando sea la precisa para ti.

Nuestra recomendación es que si planificas hacer un ayuno, te pongas en contacto con nuestras nutricionistas del Centro Médico Healthing, para que esté controlado y consigas los mejores resultados.

Puntúa este artículo