Estamos de celebración, por cuarta vez en la historia de la Fórmula 1, nuestro piloto Carlos Sainz, tras salir en última posición, consigue  subir  al podio en Brasil.

Subir al podio

Nuestro gran deportista Carlos Sainz Jr ha hecho historia en la Fórmula 1, gracias a una gran carrera, una estrategia arriesgada pero que resultó la buena, y a un formidable  equipo, nuestro Carlos ha conseguido un tercer puesto en la carrera de Interlagos, en Brasil.

Físicamente no ha podido darse el gustazo de subir al podio, ya que ascendió después de que la FIA penalizara a Hamilton con 5 segundos por una colisión contra el otro piloto del equipo Ferrari, dejando paso a nuestro piloto Carlos después de haber conseguido éste una carrera perfecta.

Había salido el último, y tras una cadena formidable de adelantamientos consiguió llegar en el cuarto lugar. Según sus propias declaraciones, se hubiera conformado con estar entre los 10 primeros, pero, sus expectativas se quedaron muy cortas, ya que una carrera perfecta le ascendió al podio.

Antecedentes  de victorias españolas en Fórmula 1

En la historia española de fórmula 1, aunque pocos lo conozcan, hubo un noble español, el Marqués de Portago, Alfonso, que bajo la escudería de Ferrari subió al podio, gracias a un magnífico segundo puesto,  en el Gran Premio de Gran Bretaña, en el año 1956.

Foto de Alfonso Portago.

Pedro de la Rosa, en el año 2006 consiguió subir al podio en el Gran Premio de Hungría. Actualmente es comentarista en retransmisiones deportivas en la televisión.

Fernando Alonso debutó con Minardi en 1991 y consiguió con Renault su primera victoria en el 2003 en Hungría. Con Ferrari ha sido tres veces subcampeón (2010, 2012, 2013).  En 2018 ganó la carrera de las 24 horas de Le Mans, y en el mes de Agosto de este año ha anunciado su retirada del mundo de la fórmula 1.

Fernando Alonso ha ganado el campeonato del mundo en 2005 y 2006.

Y ahora todos miramos a Carlos Sainz con admiración y esperanza, ya que gracias a él España consigue escribir con letras de oro en la más que exigente historia de la  Fórmula 1.

En total, España ha tenido desde que empezó este gran deporte, en 1950, trece pilotos de Fórmula 1.

Como se prepara Carlos Sainz

Carlos tiene un programa de entrenamiento diario que es imprescindible para que su cuerpo aguante la presión que ejerce  la gravedad sobre su coche a 360 km por hora.

Se divide en tres sesiones de dos horas cada una, la primera a las 8 de la mañana en ayunas, la segunda después de las 12 ya habiendo desayunado de mayor intensidad, la tercera más suave, de estiramientos, por la tarde, incluyendo algún masaje si hace falta.

Nadar, correr, antes entrenaba para participar en carreras de Triatlón, ahora se centra más en el gimnasio y encuentra en el Crossfit un gran aliado: le proporciona energía, fuerza cardiovascular, flexibilidad, potencia, coordinación, agilidad, equilibrio, precisión.

Antes de los campeonatos, el entrenamiento se intensifica.

Es tan exigente la forma física que se requiere para ser piloto de fórmula uno, que a pesar de su gran preparación, y su juventud, cuando termina la carrera apenas puede sostener el cuello, donde recibe la mayor presión.

Masajes para eliminar contracturas y eliminar tensión, una dieta muy estricta aportando los nutrientes que un deportista de élite como Carlos necesita y un control del peso que le exige su carrera como piloto, es la rutina de la vida del campeón.

¡Cómo no vamos a estar de celebración por la subida al podio de Carlos!

Es un orgullo, para todos nosotros, como españoles, tener  un héroe de 25 años entre nuestros amigos, y le agradecemos el ejemplo que su espíritu de superación y sacrificio da a toda su generación y la que vendrá detrás.

Subir al podio no es gratuito. Como os hemos relatado, en casi 70 años de historia de la fórmula 1 solo lo han conseguido 4.

Pero si de verdad lo quieres conseguir, puedes hacerlo. Carlos nos ha enseñado que es posible.

Desde el Centro Médico Healthing deseamos que éste sea el primero de los muchos podios donde esperamos verle esta vez subido, porque se lo merece. Gracias Carlos, nos haces ser mejores.