Ser quien quieres ser es posible. Eliminar de nuestra mente limitaciones creadas solo para entorpecer nuestro progreso, y saber quién queremos ser, ahí está la clave.

Ser quien quieres ser. Se puede.

No nacemos predestinados a la mediocridad. Podemos, con esfuerzo y constancia, ser quien queramos ser.

Es importante, sobre todo en los primeros años, tener unos padres que sean para nosotros buenos ejemplos de cómo hay que comportarse para tener más facilidad de ser mejores versiones de nosotros mismos.

Sin embargo, el mundo no es perfecto, y demasiadas veces, esto no ocurre. Podemos pasarnos la vida entera gritando al mundo que no es justo, o tomar medidas en el asunto.

Ya que se trata de nuestra vida, y, como por ahora, solo hay una, mejor no protestar tanto y aprovechar la que tenemos.

Podemos echar mano de los ejemplos que tenemos alrededor para hacer que el camino sea más fácil.

Quien queremos ser.

Quiero ser mi mejor versión. Pero hacia donde voy. No nos sentimos capaces. A veces, estamos perdidos, divagamos o nos confundimos.

Podemos inspirarnos en nuestros ídolos, nuestros héroes. Los protagonistas de nuestros sueños pueden ser la pista que necesitábamos para saber quién queremos ser en realidad.

Líderes como Carlos Sainz, marcan unas pautas que muchos imitan porque quieren parecerse a él.

La sociedad necesita ejemplos como el de Carlos, que ha abierto brecha y  a base de esfuerzo, y fe en sí mismo, ha llegado a la meta.

Los buenos ejemplos nos facilitan la vida. Aprovechando su experiencia, sabemos cómo hay que hacer para ser quien queremos ser.

Cada uno con sus particularidades, su profesión, sus pasiones y aficiones, tiene uno o varios ídolos en los que se puede inspirar.

Intentando ir por ésta senda podemos a lo mejor no llegar hasta donde habíamos planificado,  pero seguro que el tesón y el trabajo nos lleva a superarnos a nosotros mismos.

No digo que sea fácil.

Pero la mayor parte de las veces,  nos ponemos unas limitaciones que son fruto de la inseguridad, el miedo a cosas tan absurdas como hacer el ridículo, o no estar a la altura.

Nuestra cabeza nos juega malas pasadas, y nos hace perder la confianza de que sí podemos. Yes, you can.

Tener cerca a  personas que sepan darte impulso cuando te falta, que estén a tu lado para reorientarte cuando estés perdido; es algo de lo que nadie puede prescindir.

Nadie es una isla. No somos autosuficientes. No es una debilidad buscar apoyo, todo lo contrario, indica fortaleza.

Quien no lo intenta, no lo consigue.

Podemos fracasar una y mil veces, y cada una de las que consigamos volver a levantarnos, nos hará más fuertes, nos acercará más a la persona que queramos ser.

Que no sea sencillo sólo quiere decir que la meta será más dulce de alcanzar.

Las circunstancias presentes ponen a prueba de forma más dura si cabe alcanzar superarnos y lograr avanzar.

La amenaza de confinamiento, con todo lo que ello supone, para todas las edades y momentos vitales, son un momento en el que podemos llegar al desaliento.

Desde el Centro Médico Healthing queremos darte ánimo. Que no pierdas tus mejores rutinas. Queremos ayudar a que la motivación continúe alta, más si cabe, en momentos en los que dan ganas de tirarlo todo por la ventana.

Saca tu mejor versión aún en momentos de calamidad como el que estamos pasando. Todo esto pasará. Esperemos que pronto. Hay cinco laboratorios de primer orden con la vacuna a punto de entrar en la última fase. Por lo que todo esto será como un mal recuerdo, en pocos meses.

Sé quién quieres ser. La persona noble, fuerte, capaz. El héroe que salva el mundo de las manos del perverso villano. El campeón que con esfuerzo termina por conseguir subir al podio ante el aplauso del público. El empresario que sale adelante a pesar de las horribles circunstancias que estamos pasando. El padre que enseña a su hijo cómo ser un súper héroe de verdad. El amigo que no traiciona. El hermano que tiende la mano.

Mírate al espejo, y dime, ¿Cómo quién quieres ser?