La llegada de la primavera marca un antes y un después en las personas que padecen rinitis alérgica, si estas afectado investiga y averigua cómo puedes mejorar.

A punto de empezar una nueva estación, la naturaleza prepara con fuerza su explosión de vida. Después de un largo invierno, esperamos con alegría la llegada del sol, ponernos ropa más ligera, ir pensando en cerrar las calefacciones y disfrutar de las terrazas al aire libre; pero de pronto aparece otro temido invitado a este convite: la rinitis alérgica.

Al abrir la ventana, un día empezamos a ser inseparables compañeros de la caja de pañuelos, nuestros ojos lloran; con la primavera la rinitis hace su aparición estelar para fastidiarnos el placer de la llegada del solecito.

¿Qué es la rinitis alérgica?

Es una reacción exagerada de nuestro sistema inmune a una sustancia a la que nos vemos expuestos.

Lo que produce esta reacción en primavera es el polen. Si tienes alergia crónica entonces tenemos que revisar otras causas que la originen, como el pelo de los animales de casa, como perros o gatos, el polvo doméstico, el estrés, el tiroides, el humo del tabaco, el de las chimeneas de leña, los perfumes, o el uso excesivo de descongestionantes nasales.

¿Qué hacer para sobrevivir al permanente goteo nasal?

Mantenernos bien hidratados. Beber agua ayuda a liberar el moco que tapona tus conductos nasales. Las sopas, infusiones, agua de coco, o el té son válidos, olvídate de los zumos azucarados, las sodas y otros productos envasados que no te proporcionan los beneficios que necesitamos.

Otras recomendaciones

  • Una buena ducha caliente: el vapor de agua alivia la inflamación y ayuda a recuperar la función nasal.
  • Vahos: el clásico cazo de agua caliente al que le puedes añadir una gota de aceite esencial, toalla alrededor de la cabeza y respirar. Ten cuidado de no quemarte si la temperatura es muy elevada. Si quieres puedes comprar unos aparatos muy buenos de vahos que venden en farmacias.
  • Baños nasales de agua de mar: muy recomendable. En el mercado venden buenos productos para hacer este tipo de lavados. Yo no lo haría en el mar, debido a la contaminación, puedes terminar cogiendo una infección mayor.
  • Una toalla caliente en la frente: ayuda a abrir los conductos nasales
  • Evita los paseos por el campo las horas de más exposición a los alérgenos. Especialmente los días de viento.
  • Cierra las ventanas del coche mientras vayas
  • Ventila sólo lo necesario cuando hagas la limpieza de tu casa.

Otras recomendaciones importantes contra la rinitis alérgica

Al ser una inflamación, evita en tu dieta la comida pro inflamatoria. Las alergias  se producen también por someter a nuestros organismos a diferentes desafíos que al final colman el vaso y terminan produciéndonos unos síntomas como los de la primavera: lagrimeo, goteo nasal, dolor de cabeza, estornudos.

 

Un factor muy importante a tener en cuenta es el estado de la microbiota intestinal. La salud digestiva es prioritaria para que nuestro sistema inmunológico funcione adecuadamente. La rinitis no nos olvidemos es una reacción inadecuada del sistema inmunológico, por lo que si queremos llegar a la raíz del problema, es crucial echarle un vistazo al intestino.

 

Cuerpo y alma son uno. El estado de ánimo es otro factor importante en la ecuación. La rinitis, al ser una exacerbación de nuestro cuerpo frente a cualquier  estímulo, se puede comparar a cuando estás irritado o cansado y de mal humor, y las pagas con el primero que se pone delante aunque sea víctima inocente.

 

Es más efectiva la prevención que esperar a que la rinitis te amargue la vida para empezar a tomar medidas.

 

Hoy en día, hay test para localizar con precisión qué te está provocando la alergia. Eliminar las fuentes  puede mejorar mucho tu expectativa ante la llegada del polen.

En Healthing hacemos diferentes test. Te invitamos a venir y a ponerte en manos de nuestros profesionales.

Puntúa este artículo