Tenemos la satisfacción de contar entre nuestros pacientes a gente especial, ejemplo  que puede servir de inspiración para cualquiera,  Rafael Rodriguez tiene la generosidad de contarnos su trayectoria.

Hoy ha venido Rafael a hacer su prueba de esfuerzo  al Centro Médico Healthing. Hemos aprovechado la ocasión para pedirle permiso  y compartir con todos cómo ha sido su vida deportiva hasta hoy, que con casi 70 años, parece  20  menos.

Con una salud frágil en su infancia, su vida es una prueba de superación y de alcanzar la vitalidad y la fortaleza a través del deporte.

Nosotros hemos sido testigos, y le hemos acompañado durante gran parte de esa carrera.

 

La historia de Rafael

Impresiona su buen porte, dinamismo, la energía que emana. Con sus pantalones vaqueros y su jersey de cuello alto, nadie diría que  está al borde de los 70.

 Infancia, salvado por el deporte

“Cuando era un niño, nadie daba un duro por mi” nos dice. “Era un niño enfermizo, desde los 7 a los 11 años, padecí una pulmonía, una bronconeumonía doble, dos hepatitis, un ganglio infectado, una pleuritis, fiebres paratíficas…”

Todo empezó a cambiar cuando su madre le compró una bicicleta.

Le gustó tanto, que cada día rodaba más e iba más lejos. Notaba que el sudor favorecía su fortalecimiento físico. Poco a poco, su organismo encontraba una forma de limpiarse, de hacerse más fuerte, gracias al deporte.

Recuerda cómo los kilómetros pasaban, llegando a hacer hasta 100 km. al día  siendo aún muy niño.

A partir de aquí, su vida se transforma: descubre el mundo del deporte, y decide federarse en atletismo.  Se va sintiendo cada vez más fuerte,  desapareciendo todas las dolencias que le habían acompañado durante su niñez.

En Enero de 1968, se inscribe en una carrera de Cross, retirándose al kilómetro de haber empezado la prueba; debido a su fuerte carácter.  El atletismo, la competición, es en éste aspecto también un gran maestro de vida. Si quieres llegar a cualquier meta, debes gestionar de forma adecuada el temperamento.

Más tarde, se une a la Agrupación Deportiva Maratón, y comenzó a entrenar con Ferrero, figura muy conocida en el mundo de los amantes de las carreras largas.

Curiosamente, tenía el problema de tener pies planos, lo que a otro hubiera detenido a él le sirvió sencillamente para buscar solución: sus primeras plantillas eran de hierro, y consiguió llegar a tener arco suficiente gracias a unos ejercicios.

Marcas

10º en Campeonato de España de Fondo 30 Km. en carretera, en Bétera – Valencia, 1973 (Tiempo: 1H. 49´.); 10.000m. en pista de ceniza, 1973:  32´57”; 6º en Campeonato de Madrid de Cross.

También, tuvo el honor de portar la antorcha olímpica 1 Km. a su paso por Madrid hacia Méjico, con motivo de las Olimpíadas de 1968, entre Príncipe Pío y el Paseo de Extremadura.

 

Rafael Roddriguez, con su preimera bicicleta

Madurez

Empieza otro periodo de la vida donde las ocupaciones de su vida cambian drásticamente.

Llega el momento de enamorarse, el matrimonio y los hijos le alejan temporalmente de su gran afición como atleta. Pero no será por mucho tiempo.

En el año 1992 se va a vivir a las Matas.

Un buen día, le regala a su hijo una bici, y vuelve a saltar la chispa. La afición vuelve a apoderarse de él, recupera la afición como cuando era un niño. Porque ser atleta se lleva en la sangre.

Nos cuenta que desde el año 94 al 2011 calcula que se habrá hecho unos 15.000 km. anuales. Lo cuenta con orgullo, con satisfacción. Y no es para menos.

En éste año, en una caída de la bicicleta, se rompe la clavícula, y se da cuenta de lo peligroso que es ir en asfalto porque cada vez hay mayor cantidad de coches.

Por lo que recupera la afición por correr. Y desde entonces, no ha parado.

Se apunta a entre 8 y 14 carreras al año, lo que le mantiene motivado y en plena forma.

Estas son las zapatillas de Rafael

Prueba de esfuerzo de Rafael, comentarios de la Doctora Maria Jesús Nuñez

“Rafael mantiene su rendimiento año tras año, su VO2 max varía poco, y se encuentra en altos niveles.

Además, sus ritmos anaeróbicos siguen siendo los mismos desde 2014, es decir, que sus entrenamientos son intensos y productivos.

Es un ejemplo de constancia y gusto por el deporte”

 

 

Queremos saber cuál es el secreto

Escuchando la historia de Rafael, ver con la pasión que vive su vida, cómo la disfruta y lo bien que está, queremos llegar un poco más lejos y descubrir si hay un secreto para llegar a adultos con esa energía y buen aspecto.

Indagando en sus costumbres rutinarias, nos relata:

Está jubilado desde 2014, nos cuenta que come de todo, “no me privo de nada”, “además, mi mujer es una gran cocinera”.

Hace gimnasia 3  o 4 veces por semana, y se suplementa con vitamina C, D, Q10 y Omegas. Siempre guiado y asesorado por nuestros profesionales.

Tiene especial cuidado y atención en mantenerse hidratado, pero no bebe ningún agua especial, tan solo agua del grifo.

Los frutos secos forman parte de su alimentación. Le aportan vitalidad y nutrición.

Cuando le pregunto por las lesiones, me cuenta cómo cuando empezó a correr, le enseñaron técnica de carrera, lo que le ha ayudado a mantenerse en forma sin problemas.

Difícil de creer por su trayectoria, tenía los pies planos. Lo consiguió corregir mediante ejercicios y plantillas, y ahora tiene un mejor arco plantar.

Comentarios sobre su prueba de esfuerzo, por la doctora Maria Jesús Nuñez

 

Nuestras conclusiones

Es un ejemplo de superación, de valentía y fuerza de voluntad.

El deporte es tan importante para la salud, que probablemente, Rafael no sería el atleta  sano y vital que vemos cuando entra en nuestro centro.

Ahora, en su jubilación, está preparado para disfrutar de la vida al 100%.

Rafael, Healthing te agradece que hayas querido compartir todo esto con nosotros.

 

Rafael Rodriguez Suarez; un gran atleta.
5 (100%) 1 voto[s]