Aprendamos lo que es el metabolismo, como es el nuestro, y que hacer para conseguir un equilibrio.

El Metabolismo, ¿Qué es?

Es transformar, convertir unas sustancias en otras que van a ser motor  de regeneración,  de energía, de vida.

Todos los seres vivos funcionan de forma similar.

¿Cómo se produce? Con la ayuda de unas pequeñas proteínas que se llaman enzimas, cuya misión es unirse en las reacciones químicas al sustrato para acelerar y facilitar la reconversión.

¿Cuál es el final? Pues que los hidratos de carbono complejos, los lípidos y las proteínas que ingerimos se transformen mediante el metabolismo en unidades pequeñas, azúcares, aminoácidos, ácidos grasos, aprovechables para el funcionamiento del cuerpo.

Dentro del metabolismo, encontramos:

  • Catabolismo, proceso en el que se libera energía, por ejemplo, en la glucolisis, la obtenemos a partir de los azúcares. Cuando necesitamos fuerza para hacer ejercicio, correr, trabajar; estamos tirando de nuestra “despensa”, demandamos a los músculos energía, a la célula, ATP. Estamos en catabolismo.
  • Anabolismo, es el complementario y opuesto, se utiliza esa energía para construir proteínas, ácidos nucleicos, reparar y regenerar el cuerpo. Este proceso se produce generalmente cuando descansamos, por la noche, el cuerpo aprovecha para hacer una revisión general de lo que está dañado, destruido, lo que necesita ser reparado, y se pone manos a la obra.

Ambas reacciones son necesarias, y funcionan en equipo. Es importante que ambos procesos estén activos. Es tan vital destruir como construir. El organismo está concebido de ésta manera.

¿Qué es el metabolismo basal?

Es la energía que el organismo necesita en estado de vigilia, en de reposo total, para mantener sus constantes.

Esta medición depende de la masa muscular, del sexo, la edad, el nivel de estrés, las hormonas, incluso de la alimentación.

Importa mucho para conocer nuestro funcionamiento metabólico, para, por ejemplo,  poner una dieta y recomendar unos hábitos adecuados para cada persona.

Metabolismo lento

Si es tu caso, es una posible causa de que te cueste adelgazar.

  • Aunque hagas dieta estricta, no adelgazas
  • Estás generalmente cansado, si energía
  • Piel seca, no oxigenada, sin brillo
  • Uñas quebradizas
  • Tienes frío
  • Se te cae el pelo

Son síntomas de metabolismo lento. ¿Qué te recomendamos para acelerarlo?

  • Comprueba el funcionamiento del órgano tiroides, el motivo puede ser hipotiroidismo.
  • Desarrolla los músculos, es interesante hacer entrenamiento de fuerza; va a ayudar a quemar calorías, además del ejercicio aeróbico.
  • HIT, entrenamiento de intervalos de alta intensidad, consulta con nuestros entrenadores en el Centro Médico Healthing.
  • Consulta con un nutricionista cuál debe ser tu régimen; a lo mejor puedes incluir picante, proteína, y café.

Metabolismo rápido

Por más que comes, no engordas. Todo lo transformas en energía, y a lo mejor, tu problema es que no consigues coger un poco más de peso.

¿Qué te recomendamos?

  • También hay que descartar un hipertiroidismo
  • Échale un vistazo a tus niveles de estrés
  • Cuida los momentos de descanso, de relajación
  • Come alimentos que nutran, no omitas ninguna comida en el día.
  • No te inclines por el entrenamiento aeróbico, consulta con el entrenador personal, que es lo que más va a contribuir a mejorar tu metabolismo.

Problemas metabólicos

No todos tenemos el mismo capital enzimático ni hormonal. Se pueden producir disfunciones, en que las reacciones físico-químicas no se realicen de manera óptima, por lo que se produce un déficit de eliminación de toxinas que puede terminar en problemas patológicos.

La diabetes es un ejemplo de este mal funcionamiento.

La dieta adecuada es crucial para subsanar  las consecuencias.

El síndrome metabólico

Cada vez hay más casos. Es una patología donde confluyen una serie de trastornos que confluyen al mismo tiempo, que son

  • Hipertensión arterial
  • Nivel alto de azúcar en sangre
  • Hipercolesterolemia

No da mucha sintomatología, y si tienes uno de estos problemas no quiere decir que padezcas síndrome metabólico, pero con dos, ya puedes tener precaución; ya que tienes más probabilidades de padecer enfermedad cardiovascular, y diabetes tipo II.

Se recomienda un cambio de vida, ejercicio y alimentación.

El funcionamiento orgánico busca equilibrio, entre la alimentación, el ejercicio, la actividad, el descanso; el bienestar emocional, nunca hay que subestimarlo,  ya que tiene un papel fundamental en la salud.

Metabolismo es nuestra forma de producir energía. Cada uno la suya, a su manera, con su individualidad. Hay que aprender a aceptar, conocer  y respetarla.