Seguramente habrás escuchado alguna vez la existencia del trabajo mental que realizan algunos deportistas, y tal vez te hayas hecho preguntas tales como:

  • ¿Quiénes son los que hacen ese trabajo? ¿Son coach?
  • ¿Es coaching deportivo o psicología deportiva?
  • ¿Acuden únicamente los deportistas que tienen problemas? 
  • ¿Es para controlar los enfados y los nervios?

¿Lo que hacen únicamente es hablar y motivar? ¿Solamente va dirigido a la élite?

Gracias a Emotional Sport trataremos de responder a estas preguntas. ¿Qué es realmente la psicología deportiva y el trabajo mental?

¿Quiénes son los que hacen este trabajo? ¿Son coach? ¿Gurús? ¿Ex deportistas?

Cuando hablamos de psicología deportiva, debemos tener muy presente que estamos hablando en primera instancia de psicología.

Por lo tanto, es clave entender que estamos ante una rama científica que se encarga de estudiar el comportamiento humano. 

De manera que, cuando añadimos el término deportivo, hablaremos de una sección de la psicología que estudia y trata de comprender el funcionamiento cognitivo de los deportistas. 

Si sacamos conclusiones sobre la primera pregunta, los profesionales  que se encargan de este trabajo son únicamente personas graduadas en psicología con una especialidad extra en la disciplina deportiva, en este caso, Sergio Parra.

Y es que… ¿te dejarías operar por una persona que no es cirujano? Esperamos que no. 

¿Cuál es la diferencia entre un deportista que entrena su mente y uno que no? 

Si lo pensamos, desde pequeños siempre hemos trabajado en base a tres habilidades:

  • Habilidades Físicas
  • Habilidades Técnicas
  • Habilidades Tácticas

Con estas habilidades, siempre nos han pedido dar el máximo rendimiento.

Sin embargo, sigue siendo común escuchar frases como: “Hay temporadas buenas y temporadas malas”, “Este no es mi año” y muchas más.

Pensadlo bien, no tiene mucho sentido estar muy bien en lo físico, en lo técnico y en lo táctico, y tener una temporada irregular o no lograr tus metas como te gustaría, o lo que es peor, dejarlo todo en manos de la suerte o el destino.

Aquí es cuando entra la psicología para completar al resto de habilidades. 

Sabemos que, en igualdad de condiciones físicas, técnicas y tácticas el componente psicológico marca la diferencia entre un aficionado y un deportista top. 

Fíjate que al componente psicológico lo llamamos habilidad y no problema. Con un entrenamiento mental deportivo se busca dotarlos de todas las herramientas que le hagan gestionar las situaciones complicadas de una competición o de su vida deportiva. Pasen o no pasen sucesos complicados, siempre debemos estar preparados mentalmente. 

¿Te suenan algunas de estas situaciones deportivas?

  • Miedos
  • Me encierro en mí mismo
  • Excusas a mi bajo rendimiento
  • Sensaciones de bloqueo mental
  • Dudas sobre tu capacidad en algunos momentos
  • Sentimientos de impotencia
  • Quejas constantes o impulsividad 
  • Excesiva importancia a los errores o derrotas

Estas son muchas de las cosas que suceden en la vida deportiva sea del nivel que sea.

Es por ello por lo que cuando se trabaja en psicología deportiva, se entrenan y enseñan herramientas a los deportistas para que sean capaces de: 

  1. Controlar su concentración y diálogo interno en competición y entrenamientos.
  2. Desarrollar estrategias y planes de competición que mantengan la motivación a corto y largo plazo. 
  3. Adquirir herramientas de visualización y (mindfulness)
  4. Mejora de la inteligencia emocional dentro y fuera de competición. 
  5. Tener estrategias eficaces de relajación previas dentro y fuera del momento competitivo.
  6. Mantener un buen nivel de autoestima y confianza durante la temporada.
  7. Saber controlar todos los momentos de presión. 
  8. Disfrutar del deporte y conseguir un bienestar vital óptimo.

Por lo tanto, ¿a qué esperas para trabajar todas estas herramientas y ser mejor deportista? 

La primera sesión gratuita y reserva mandando un email a emotionalsports@gmail.com

Los deportistas ‘top’ siempre destacan en estas situaciones psicológicas porque llevan años trabajándolo.

No es producto de la casualidad que cualquier estrella mundial sepa gestionar y actuar bien en los momentos críticos de competición. Detrás de ello, siempre estará el trabajo mental que realizan.