Las pruebas de esfuerzo son valoraciones que se realizan para conocer el estado del corazón, de los pulmones y de nuestro organismo.

Las que más conocemos son las cardiológicas que se hacen cuando hay molestias o síntomas de dolor al hacer ejercicio o en la vida diaria. Detectan posibles alteraciones del ritmo del corazón y de lesiones del músculo cardiaco.

También existen otras pruebas de esfuerzo que llamamos deportivas que además de valorar el corazón determinan parámetros muy interesantes para mejorar la forma física, ya que miden el VO2max o consumo máximo de oxígeno. Este valor es un parámetro de salud, si es alto nos indica que nuestro organismo funciona muy bien y si es bajo debemos investigar los motivos.

El VO2max es la máxima capacidad para absorber, transportar y difundir el oxígeno en nuestro organismo, y cuanto más alto, mejor salud y rendimiento tendremos. Si es normal, nos indica que el pulmón, corazón, aparato locomotor y metabólicamente funcionan bien. Si tenemos sobrepeso, por ejemplo, llevamos una especie de mochila y el valor de VO2max será menor de lo debido.

En la prueba de esfuerzo se realiza un ejercicio, caminar, trotar, montar en bici desde el reposo a la máxima intensidad, de esta forma podemos valorar cómo se comporta el corazón y demás órganos cuando se hace ejercicio. Es importante descartar alteraciones o definir molestias que pudieran preocuparnos.

Pero ¿sólo es para personas con síntomas? No, todo el que hace ejercicio debería conocer sus capacidades y especialmente conocer sus límites.

Una persona que sale a correr 2-3 días a la semana se beneficiará de los datos que le aporta una prueba de esfuerzo deportiva, ya que además de conocer sus límites, podrá determinar sus ritmos de entrenamiento o sus frecuencias cardiacas para las series o para los rodajes.

Por tanto, tenemos dos tipos de pruebas, una cardiológica que la dirigen los cardiólogos y que habitualmente es para descartar cardiopatías isquémicas o alteraciones del ritmo cardiaco y las pruebas de esfuerzo con VO2max que son para personas que desean conocerse mejor y mejorar su rendimiento además de saber los límites de esfuerzo.

Si nunca hiciste una prueba de este tipo, es el momento de conocerte más. Haz una prueba de esfuerzo con VO2max, conócete, mejorarás tu rendimiento y mejorarás tu salud.