Rocío del Sol, y Sara Rueda, nos dan las pautas para seguir una nutrición apropiada para combatir la inflamación. Fomentar o evitar ciertos nutrientes para prevenir, o  incluso sanar patología de muy diversa índole.

Es frecuente que, debido a la forma de vida que llevamos, estrés, alimentación poco saludable, tengamos unos índices cronificados de inflamación en el cuerpo.

Para controlar este parámetro, Rocío y Sara nos dan unos consejos.

Objetivo: bajar la inflamación

 

Qué es la inflamación

La inflamación es una reacción natural del cuerpo producida al detectar un daño que ha de ser reparado.

“La inflamación que no duele” es la que se ha convertido en crónica. El cuerpo no consigue la sanación, sino incluso un mayor deterioro del mismo.

Imaginaos que es como si te dejas el grifo abierto, y nadie lo cierra.

Una pauta de alimentación con base antinflamatoria va a conseguir cerrar este grifo abierto, para favorecer el correcto estado del organismo.

La microbiota intestinal juega un papel importante, actúa como otro órgano, llegando a pesar hasta 2 kg, debido a los miles de millones de bacterias que tenemos, y en número suman más que las células del cuerpo.

Pero, ¿Porqué nos inflamamos?

 

Por varias causas:

  • Agentes tóxicos, (plásticos, bisfenol, latas…) sustancias ambientales como polución, pesticidas, amalgamas con metales pesados…
  • Obesidad
  • Enfermedades autoinmunes: Crohn, diabetes, artritis reumatoide, fibromialgia, psoriasis…
  • Desequilibrio entre ácidos grasos omega 3 y 6
  • Picos de glucosa
  • Déficit de vitamina D
  • Síndrome premenstrual
  • Estrés

Además, sabemos, que patologías como el como el Síndrome metabólico,  que abarca sobrepeso o perímetro de cintura elevado,  la grasa abdominal es la más perjudicial, ya que oprime los órganos obstruyendo su buen funcionamiento, resistencia a insulina, hipertensión arterial, y dislipidemia, también favorece la inflamación del cuerpo.

 

Volvemos nuestra atención hacia el intestino.

Este tipo de pauta alimentaria tiene como base fundamental reeducar el intestino. Mediante una nutrición adecuada y personalizada, el funcionamiento a nivel intestinal garantiza una absorción adecuada de nutrientes y un sistema inmunitario eficiente.

Debemos entonces, potenciar los grupos de alimentos que favorecen la bajada de la inflamación. Del mismo modo, que debemos evitar los alimentos que tiene naturaleza puramente inflamatoria.

Las grasas son muy importantes.

Los Alimentos ricos en Omega 3, son potentes antinflamatorios. Estos son los pescados azules y los frutos secos. Haciendo mención especial a los pescados azules de pequeño tamaño, pues son estos los que menos metales pesados acumulan en su tejido adiposo.

 

 

El gluten merece mención aparte.

El gluten está en el trigo, avena, cebada, centeno, espelta y kamut. Pero Es el gluten del trigo el que más problemas de alergias o intolerancias genera.

El gluten activa/altera la zonulina. Ésta es la proteína que modula la permeabilidad de las uniones estrechas entre las células de la pared del tubo digestivo, por lo tanto es muy reguladora de la permeabilidad de nuestros intestinos.

Y los lácteos…

Sin duda la leche es un alimento muy completo y nutritivo, nos aporta hidratos de carbono, proteínas, grasas de calidad, vitaminas y minerales.

Pero sabemos que tanto su azúcar (lactosa), como su proteína (caseína), son altamente mucogénicas, además de ir vinculadas a la activación de respuesta inflamatoria del organismo.

Suplementación:

En el centro médico Healthing tenemos a disposición de nuestros pacientes suplementación que hemos seleccionado para cada necesidad particular.

 

Puntúa este artículo