Cuando no puedes evitar comer entre horas es difícil llevar una alimentación consciente y equilibrada. ¿No puedes salir de la nevera? Te damos algún consejo para que no te suceda.

Comer entre horas

Estar en casa es muy agradable, el teletrabajo que muchos estamos practicando nos invita a una vida más relajada, alejada del tráfico, del estrés; solo le veo un pero… la cercanía de la nevera.

Confieso, cada dos por tres hago una visita a la nevera o a la despensa. Una galleta, cereales, jamón, unas cerezas… lo que pille. Y es imposible mantener una dieta equilibrada y consciente si no le dejamos respiro a la nevera.

Por lo que vamos a pedir ayuda,  algún sistema que ayude a controlar, un truco  que cuando hagamos la ritual incursión, tengamos algún recurso para dominar nuestros impulsos de zampar lo que pillemos.

Recomendaciones para ordenar nuestra alimentación.

Lo primero, es darnos cuenta, admitir que debemos detener ese ritual gastronómico que está siendo principal culpable  de los michelines que nos sobresalen a nivel abdominal.

Comer entre horas no nos lleva a nada bueno.

Lo segundo, y aquí empieza lo bueno, debemos engañar a nuestro cuerpo. Sé que voy a seguir visitando la cocina, es ya como un gesto inconsciente. Pero en vez de comer algo, vamos a beber agua.

Muchas veces, solo con beber un vaso de agua, preferiblemente a temperatura ambiente, vamos a controlar las ganas de comer cualquier cosa. Porque nos da una sensación de saciedad.

A veces, se confunde la sensación de hambre con la sed. Y nuestro organismo necesita agua, sobre todo durante los meses de calor, ya que con la temperatura aumenta nuestra pérdida de líquido.

Estómago y cerebro están en conexión. Cuando el primero está lleno, aunque sea de agua, envía señales de que no necesita más, evitando así más ingesta.

También, hay alimentos que son prácticamente agua, entre ellos la lechuga, el calabacín, las espinacas, el pepino, la coliflor, el brécol, tienen al menos un 90% de contenido hídrico. El yogur, el requesón, la mozzarella, llegan a un 85%.

Por lo que si tienes necesidad imparable de comer, aquí tienes una lista de alimentos que incluso te pueden ayudar a perder peso.

Si vas a comer yogur, mira bien la etiqueta, y asegúrate de que no tenga aditivos ni azúcares añadidos, porque en ése caso no lo recomendamos como tentempié.

Claro, yo, cuando ataco la nevera, no salgo de ella mordiendo un pepino, ni saboreando un manojo de espinacas. Aunque una buena sugerencia es no comprar productos que no sean saludables, y asegurarnos tener recursos para cuando nos dé el ataque que sean aceptables, como una manzana, una pera, o morder una zanahoria.

Pero para  los  que necesitamos algo más, existen suplementos que ayudan a regular los picos de glucemia, y por lo tanto, los antojos, que podemos tomar sin problema.

  • La glutamina: éste aminoácido con un vaso de agua ayuda al metabolismo de tal manera que silencia el ansia de comer, de azúcar al fin y al cabo, porque son los picos de glucemia los que nos convierten en depredadores de la nevera a cualquier hora.

La L-glutamina ayuda al hígado a sacar al torrente sanguíneo glucógeno para evitar crisis hipoglucémicas. Es una recomendación para las personas con diabetes o pre-diabetes.

  • El cromo, es un oligoelemento fundamental para el control del azúcar en sangre.

La forma de tomarlo es como suplementación, y su efecto es reducir las ganas de consumir productos azucarados, y reduce el ansia de comer.

No te recomendamos tomar ningún suplemento ni medicina sin consultar antes con un especialista. El Centro Médico Healthing, tiene el equipo que necesitas para prescribir el  mejor tratamiento.

Es verdad, a veces, la fuerza de voluntad está demasiado agotada y necesita un empujoncito.

Estas recomendaciones pueden ser la clave de prevenir patologías como la diabetes, que se pueden corregir con una alimentación consciente y saludable, llevando un estilo de vida apropiado y evitando malas costumbres dietéticas.

Si te sientes reflejado conmigo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, y poco a poco irás consiguiendo recuperar no solo la línea, sino un estado más saludable.