Medidas de ayuda  propuestas por nuestra psicóloga Marisol Kassem, del Centro Médico Healthing, para ayudarnos a pasar de la mejor manera la cuarentena en casa.

Medidas propuestas por nuestra psicóloga Marisol Kassem, del Centro Médico Healthing,  para ayudarnos a pasar de la mejor manera la cuarentena en casa.

Medidas de ayuda en momentos excepcionales.

Ante el aumento del número de contagios por el coronavirus, las autoridades sanitarias nos recomiendan permanecer en casa y salir lo menos posible. Además de la suspensión temporal de las clases, han recomendado a las empresas que promuevan el teletrabajo y han establecido el cierre de los establecimientos y negocios.

Estas medidas, que suponen una contribución importantísima para frenar la expansión del virus, pueden desencadenar situaciones de fricción y estrés en las familias.

Al estrés habitual de la convivencia, se une la reducción de la oferta de actividades, la necesidad de articular las rutinas de cada miembro de la familia, con edades e intereses diferentes y, por si fuera poco, la preocupación por la situación sanitaria y a las consecuencias económicas y sociales que pueda desencadenar.

A medida que sube nuestro nivel de estrés, nuestra paciencia y creatividad disminuyen, pudiéndonos sumir en un círculo vicioso en el que cada vez estamos más nerviosos y la situación empeora, produciendo a su vez mayor tensión.

Por ello, es importante anticiparnos a estos efectos.

La prevención es la mejor forma de intervención, de manera que desde Healthing, queremos ofrecerte algunos consejos útiles para sobrellevar estos días la cuarentena en casa.

  • La organización es fundamental: Establece horarios de trabajo y de ocio para que todos puedan aprovechar el tiempo. Aunque esto es más sencillo cuando los niños son mayores dado que tienen ya establecidas unas tareas del cole, los peques se pueden entretener con actividades adaptadas a su edad, como pintar, recortar, etc. Si organizas el horario con antelación, verás que tienes tiempo para todo y a la vez no te aburres.
  • Anticípate al aburrimiento: En el caso de los niños esto es fundamental. En torno a los 40 o 50 minutos su nivel de atención decae y les sobreviene el aburrimiento. Como consecuencia de ello, aparecen las conductas disruptivas, las peleas entre hermanos. Cuando eso sucede, cuesta más reconducir la situación, por eso es importante cambiar de actividad cada poco tiempo. Te vendrá bien elaborar una lista de cosas que hacer para no tener que echar mano de la imaginación en el momento crítico.
  • Promueve la participación de toda la familia: Asigna a cada miembro una responsabilidad acorde con sus capacidades. Por ejemplo, los más pequeños pueden poner la mesa mientras los mayores cocinan. Es un momento estupendo para involucrar a todos en las tareas domésticas y enseñarles a valorarlas. Si acompañas todo eso con música, convertirás una labor tediosa en un momento divertido y verás que así todo fluirá mucho mejor.
  • Disfruta del tiempo de ocio: Hay muchas cosas que puedes hacer en casa: Leer, ver películas, series o documentales, escuchar música, realizar manualidades o tareas de bricolaje, etc. Elegid entre todos los planes de grupo para que sean divertidos para toda la familia, no trates de imponer tu criterio, pues eso generará disconformidad y fricción. Pide a todos que propongan algún plan, sugiere tú también alguno; después elegid entre todos.
  • No descuides tu alimentación y tu ejercicio físico: Incluso aunque tuvieras que hacer uso de alimentos en conserva, no olvides que hay miles de recetas riquísimas con las que podemos innovar y variar nuestra alimentación; ahora tendrás tiempo de cocinar y experimentar cosas nuevas. Así mismo, no olvides hacer ejercicio en casa o salir a caminar. Si dispones entrenador personal, puedes proponerle hacer una sesión de entrenamiento por videoconferencia. Si no, existen muchos tutoriales que te pueden ayudar.
  • Aprovecha para hacer todas esas cosas que siempre dices que no tienes tiempo de hacer: ¿Recuerdas cuántas veces has dicho: “si tuviera tiempo….”? Ahora tienes tiempo, aprovéchalo.
  • Respeta los momentos de descanso: Tu descanso y el de los demás miembros es fundamental para mantener un buen estado de ánimo. No trates de matar el aburrimiento con sueño, evita las siestas excesivamente largas que alteran los ciclos circadianos, mantente activo durante todo el día y procura que te dé el sol, aunque sea por la ventana. Eso te ayudará a dormir mejor por las noches.
  • No es necesario estar juntos todo el tiempo: Organiza actividades en familia, por subgrupos o en solitario de manera que todos los miembros puedan hacer cosas que les gusten. Si has realizado una buena organización del día tendrás tiempo para todo.
  • Quedarse en casa no significa estar aislado: Mantén conversación con tu familia y amigos a través de teléfono o medios virtuales. Te dará tranquilidad saber que ellos están bien y a la vez te ayudará a no sentirte solo.
  • No te satures con información: Procura no estar todo el día hablando o viendo noticias sobre el coronavirus. Pon filtro tanto al exceso de información como a las noticias no contrastadas o los bulos. Todo ello provoca desconcierto y miedo. Es importante que tus conversaciones giren en torno a otros temas, a ser posible temas divertidos y agradables que ayuden a contrarrestar las emociones negativas.
  • Pide ayuda: Si a pesar de todo te sientes desbordado o angustiado, pide ayuda a los profesionales. Es mejor hacer esto a tiempo, antes de que la situación se haga más difícil de manejar.
  • No olvides el motivo por el que estás en casa: No es una imposición arbitraria, es un acto de responsabilidad y solidaridad con los más débiles. Si tienes claro esto te resultará más fácil hacer cualquier esfuerzo.

Gracias por tu aportación.

Marisol Kassem está disponible a través de la web para pasar consulta a quien lo desee.