Mantener las relaciones de pareja, es un desafío. No debemos dar por supuesto que todo va a funcionar bien sin esfuerzo.

Se casaron  fueron felices y comieron perdices es una gran falacia. Cuanto más tiempo pasa, más hay que cuidar  a nuestra pareja. Mantener las relaciones personales implica dedicación.

 

Mantener las relaciones de pareja

Esther Perel, psicóloga experta en relaciones personales, nos aconseja; no importa si eres soltero o estás en una relación, invertir unos minutos en mejorar tus conocimientos sobre cómo llevar una relación amorosa te dará una herramienta útil para ser más comprensivo con los demás y a conectar. Imaginación, interés, motivación, sentimiento. Es una compleja ecuación cuyo resultado depende de cada situación.

El estrés, la falta de tiempo, debe dejar de ser la excusa.

¿Cuándo fue la última vez que rompiste las reglas?

Romper las reglas sorprende y casi siempre gusta. La iniciativa, la novedad, la transgresión, es sexy.

¿Lo has hecho alguna vez? A veces nuestra rutina se convierte en tan cuadriculada, que hasta perdemos consciencia de que la novedad, existe.

Si te cuesta recordarlo, ten en cuenta esto, cuando rompes las reglas, te sientes bien, con la sensación de hacer lo que tienes verdaderamente ganas. Te sientes libre, no como si tuvieras que soportar ningún peso sobre tus espaldas. Quizá es por eso por lo que cuando lo haces, te  sientes regenerado.

Nada de reglas estrictas. La sorpresa juega en tu favor.

Incluso si te pone nervioso, siempre hay un pequeño gusanillo cuando haces algo que se supone no deberías haber hecho. Jack Morin, sexólogo, habla de “la violación de la prohibición”  como elemento fundamental en el deseo.

Pregúntate a ti mismo esto: ¿podrías introducir pequeñas transgresiones en mitad de una relación segura y predecible? Tiene su recompensa, y hay muchas maneras de jugar en el día o la noche.

Te damos alguna idea:

  • Vete pronto de la fiesta y tomate algo con tu pareja en el camino a casa.
  • Cierra la puerta después de que llegue a casa tu babysitter y dedica la tarde a tu pareja… llega tarde a la fiesta… o no vayas, y da un paseo andando o en bicicleta.
  • Quédate en casa unas horas algunas mañana entre semana. Haz algo que se suponga que no debes hacer, porque romper las reglas te lleva a mejorar tu relación.
  • Manda un mensaje durante el día o la tarde. Se trata de hablar de sexo sin hablar de sexo. Deja a un lado la timidez.
  • Deja una nota que diga “te vi en el ascensor, ¿te ha dicho alguien como son tus ojos de brillantes? “
  • Encuéntrate con él en una fiesta y preséntate como si fuera la primera vez que os veis. Una vez te des a ti mismo el permiso de hacer estas cosas, no tendrás miedo de actuar de forma diferente ni de hacer el ridículo.

Utiliza la imaginación, la creatividad. Sorprende, y verás como la chispa también acabará produciendo el efecto deseado en ti misma.

Guerra al aburrimiento, no pierdas los hábitos de ponerte guapa, de vestirte y peinarte bien, que la convivencia no termine con el coqueteo.

La conquista, aunque de diferente manera, debe darse siempre para mantener el interés vivo.

Cuida el aspecto físico, ponte en forma.

Al igual que debemos prestar atención a nuestras amistades y familia, debemos cuidar quizá lo que es la relación más difícil, la de pareja.

Hay que darse cuenta de que el desinterés mata el deseo, dar por supuesto el amor de tu pareja a veces lleva a perder feminidad, descuidar los detalles diarios, como la atención que debes tener en tu propia apariencia, eso no es bueno.

Piensa y actúa. No tengas reparos. Sorprende. Incluso a ti misma. Diviértete, juega. Saca la conquistadora que llevas dentro. No esperes a que sea el otro el que lo haga. Toma la iniciativa. Guerra al aburrimiento.

Que no nos mate la rutina, las facturas, el mal humor, el cansancio diario después del trabajo.

Vive lo que sueñas, no te conformes con ver películas, cuando tu propia vida puede ser tanto o más que lo que ves en el cine.