La lucha contra el coronavirus es para nosotros nueva. Pero no lo es para la humanidad. Estamos preparados, tenemos las armas, tengamos también la valentía y venceremos.

La lucha contra el coronavirus

Estamos en guerra. Un tipo de lucha que es nuevo para nosotros, pero dista mucho de serlo para la humanidad.

Los virus siempre han estado ahí. Y estamos capacitados para combatirlos. Nuestro sistema inmunológico tiene las armas precisas. No nos tenemos que alarmar, ya que el estado de alarma dispara el estrés, y esto disminuye nuestras defensas.

Por lo que, como Capitán General de este combate, lo primero que ordeno y mando a las filas de soldados es que reine la tranquilidad. Nadie piensa bien con miedo, ni toma las mejores decisiones. Sangre fría, análisis de la situación, llegar a un sabio diagnóstico, ver con qué medios contamos, y utilizarlos en nuestro favor.

Diseñar una estrategia.

Correr despavoridos, sin saber bien hacia donde nos dirigimos, es una derrota garantizada. La lucha contra el coronavirus nos debe mantener unidos.

Nuestra fortaleza, es estar juntos, batallones unidos en la lucha. Todos combatiendo teniendo muy claro quién es el enemigo, y sabiendo cuál es su punto débil, por donde se le puede atacar.

Esa es nuestra fortaleza.

Que no cunda el pánico, que todos obedezcamos al General, que respetemos la cadena de mando, que nadie ponga en duda las órdenes de los superiores.

Todos a una. La lucha contra el coronavirus, es de todos.

Nuestro enemigo es silencioso, aprovecha los pequeños descuidos para romper nuestras filas.

No dejemos brechas abiertas. Estamos en guerra. A lo mejor, el coronavirus ganará batallas, desgraciadamente  tendremos bajas entre los nuestros, también habrá personas que sufran y necesiten del apoyo de los hospitales.

Los mandos superiores también ordenan que nadie acuda a los hospitales por causas que no estén justificadas. Dejar que los médicos, enfermeros, y todo el equipo de sanidad, trabajen para salvar a los nuestros que realmente lo necesiten. No inundar las urgencias por causas leves, que ya sabemos que se solucionan en casa en aislamiento.

La guerra es cruel

Y lo vamos a pasar mal. Tendremos momentos de dudas, de no saber si estamos haciendo lo adecuado.

Habrá que ayudar a las personas más débiles. Los que se sienten solos, necesitan  hablar, comprender, saber que aunque estemos aislados físicamente, formamos un equipo, un solo cuerpo, un batallón.

También, saber que habrá personas que no quieran obedecer, que intenten evitar las órdenes y  contraponerse a las reglas del estado de alarma. A ellos, tendremos el deber de hacerles ver que la unión es lo que nos da la fuerza. Con argumentos, con paciencia, para llevarles de nuevo a filas.

Especial atención a las personas con necesidades especiales, discapacidad, personas de edad, vulnerables, todos juntos les debemos proteger, ayudar, hacerles comprender que no les vamos a dejar atrás,  que es cuestión de unos meses, y habrá pasado todo.

Que la lucha contra el coronavirus  saque lo mejor de nosotros

En los momentos de necesidad, sale el héroe que llevamos dentro. La fuerza y el convencimiento del camino que debemos recorrer, nos va a llevar a conocer cosas buenas, saber que somos capaces.

  • De salir adelante. No hundirnos, llevar un plan de rutina diaria que nos obligue a mantener unos horarios, al día el trabajo, el ejercicio físico (importantísimo).
  • Un apoyo psicológico. Aprovecho éste punto para comunicaros que nuestro departamento de psicología, funciona a través de Skipe. Marisol Kasem, nuestra psicóloga  y coach, estará encantada de tener una cita contigo si así lo necesitas.
  • No hay que pensar que la batalla se gana solo, pedir ayuda es una medida sabia, que habla bien de ti, saber buscar apoyo es tan importante como darlo.
  • Alimentación; aquí hay que hacer un punto importante. Este momento de aislamiento y moverse menos, la comida tiene que ser proporcionada. El aburrimiento te lleva directamente a la nevera. ¡Cuidado, soldado! ¡No te comas todos los donetes! Es fundamental que utilices toda tu fuerza de voluntad para comer de manera saludable y racional. Aunque no sea fácil. Ánimo.  Iremos proponiendo éstos días recetas saludables. Nuestra nutricionista, Rocío del Sol, estará encantada de comunicarse a través de las redes con quien requiera de su apoyo dietético.

La guerra se acabará pronto

Y saldremos victoriosos. Reforzados, renovados, habiéndonos dado cuenta de cosas importantes, de que lo primero es la salud, de que la unión entre todos hace la fuerza, de que somos capaces de hacer cosas que ni nos imaginábamos.

Las ciudades unidas por las canciones y los aplausos son momentos de gran emoción. La imaginación, los chistes, el buen humor que están demostrando la gente nos hace estar orgullosos de pertenecer a éste bando.

Gracias a todos por hacernos el camino más fácil. El Centro Médico Healthing, estará aquí, para apoyar al que acuda a nosotros.