En éste artículo te damos recetas para disfrutar o desintoxicar el organismo, así como una descripción de las propiedades de las cebollas.

¿Por qué son  tan buenas para la salud?

Ahora, que nos vamos a enfrentar a un cambio en la meteorología, nos vamos a centrar en reforzar el sistema inmune para afrontar esas típicas bajadas de defensa que conducen a gripes y resfriados.

En latín, Allium cepa, la cebolla es fuente de vitaminas y minerales, calcio, magnesio, cobalto, cobre, hierro, potasio, níquel, sodio, silicio,  azufre, bromo… vitaminas A, B, C y E.

Tiene unas propiedades hipoglucemiantes y antifúngicas por el aire volátil que desprende, glucoquinina,  es un aliado para combatir la diabetes.

En que situaciones nos puede ayudar la cebolla:

  • Resfriados, gripes, bronquitis, problemas respiratorios
  • Enfermedades infecciosas
  • Diabetes
  • Estreñimiento, parásitos intestinales
  • Caspa, problemas del cuero cabelludo. Puedes aplicar en el cuero cabelludo el jugo de dos cebollas, que obtienes con facilidad en una licuadora, y dejarlo como una mascarilla durante media hora. Su propiedad antiséptica, y el azufre, mejora  la circulación, ayuda a que pierdas menos pelo, que crezca más fuerte y sano.
  • Piel, limpia y rejuvenece el cutis
  • Convalecencia, astenia
  • Problemas del corazón; arteriosclerosis, hipertensión
  • Flatulencia, mala digestión
  • Nerviosismo, ansiedad, ligera depresión
  • Reumatismo, obesidad, celulitis.
  • Es diurética, ayuda a regular la menstruación, hipoglucemiante, retrasa la vejez.

La quercetina

La cebolla es rica en quercetina, al igual que las manzanas, sobre todo las rojas, avena, espinacas, ajos.

Este flavonoide tiene propiedades antidiabéticas,  es antioxidante, anticancerígeno, bueno para el cuero cabelludo, y para la circulación.

Sopa de cebolla

La receta clásica de la sopa de cebolla es fácil de hacer, y muy rica de tomar:

Ingredientes: (6 personas)

Dos cebollas medianas, dulces.

1 ½ de caldo casero, de verduras o carne

Queso rallado, Gruyere

Una cucharada de mantequilla

6 rebanadas de pan del día anterior. (pan de buena calidad)

2 cucharadas de harina

Sal y pimienta

Aceite de oliva virgen extra

  1. Calentamos en una sartén, a fuego suave un chorro de aceite y la mantequilla. Cortamos en tiras finas la cebolla, salpimentamos y dejamos cocinar unos 10 minutos, hasta que esté blanda.
  2. Añadimos la harina, que le dará cuerpo a la sopa, y removemos unos minutos. Vertemos el vaso de vino blanco, y dejamos durante dos minutos más para que se evapore el alcohol.
  3. Introducimos el caldo, seguimos removiendo durante unos 15 minutos sin subir la temperatura para que no se hagan grumos ni se queme la harina, lo que daría mal sabor a la receta.
  4. Se coloca en cuencos individuales. Se le pone a cada uno una rebanada de pan, y queso rallado encima. Introdúcelo en el horno, a 200 grados, para conseguir un buen gratinado.
  5. Y ¡A la mesa!

Pero si lo que queremos es hacer una limpieza del organismo, un ayuno intermitente, un descanso al sistema digestivo, la receta cambia:

Hierve dos cebollas, un trozo de repollo morado y otro blanco, todo esto cortado en trocitos. Puedes hacerlo con agua, o con un caldo casero de verduras, carne o pollo.

El caldo que te resulte será lo que vas a tomar durante el periodo de ayuno  que te hayas planteado, de la mano de tu médico, para hacer esa “limpieza” orgánica.

No hay límite en la cantidad de caldo que puedes consumir. Es un depurador no recomendable si tienes astenia, anemia, o cualquier otra enfermedad, donde es altamente recomendada la prescripción médica.

Las cebollas, en acción

Las cebollas levantan pasión y odio, con su gran amigo, el ajo, tiene innumerables propiedades beneficiosas para la salud, pero no tanto para las relaciones sociales. El aliento es insoportable. Imprescindibles para una dieta sana y equilibrada, descubriremos algún truco para eliminar el olor:

  1. La hierbabuena, masticar una hoja fresca de ésta planta, elimina el mal olor de la boca.
  2. La canela, una idea es tomarla en infusión. Además, la canela tiene múltiples propiedades.
  3. Los lácteos. Un vaso de leche, elimina el olor a cebolla.
  4. El bicarbonato, te puedes enjuagar la boca, haciendo gárgaras para estar a salvo del mal aliento.