La  sinapsis es la reacción química que se realiza entre neuronas para transmitir mensajes. El ejercicio tiene mucho que aportar.

La sinapsis, la comunicación

Nuestro cuerpo está continuamente en comunicación. Cada célula, de cada milímetro del organismo, manda mensajes al ordenador central para que todo esté bajo control, y el funcionamiento sea organizado y sincronizado.

Las neuronas son las células encargadas de tan importante misión, y los neurotransmisores, son esas sustancias indispensables que capacitan que la sinapsis se realice.

Antes se pensaba que solo había neuronas a nivel cerebral, hoy se sabe que hay comunicación neuronal del intestino al cerebro, por lo que se habla del intestino como de un segundo cerebro.

Para que la transmisión  se produzca se requiere de los neurotransmisores. Hay muchos, y tienen la misión de excitar o inhibir  reacciones.

La acetilcolina

Es uno de los protagonistas. Es imprescindible en la contracción muscular. Para que nos hagamos una idea de cómo funciona, la araña negra  inyecta éste neurotransmisor consiguiendo que la víctima se paralice y muera.

Acido butírico amino-gaba (GABA)

Se localiza en la médula espinal y en el cerebro. Es el principal neurotransmisor inhibitorio del sistema nervioso central.

Modera comportamientos, y como ejemplo, podemos ver que el medicamento Valium permite que el GABA funcione mejor.

La dopamina

Se encuentra en muchas zonas del cuerpo, y tiene un papel fundamental en diferentes funciones, desde la motivación, la memoria, el aprendizaje, la producción de leche, la recompensa.

Activa mucho a las células y produce un sentimiento  de placer, de bienestar.

Tiene efecto excitatorio a nivel del corazón, e inhibitorio en otras.

Las endorfinas

Se producen en el propio organismo, durante el ejercicio, la excitación motora, el dolor, el enamoramiento, el orgasmo. También  con el consumo de ciertos alimentos, como el chocolate.

Controlan el dolor.

Serotonina

Se encuentra en el sistema nervioso central y aparato digestivo.

Controla el estado de ánimo, estrés, ansiedad.

Los bajos niveles de serotonina pueden producir insomnio, ansiedad,  mal humor, ira, y una exacerbación del dolor.

Norepinefrina

Activa el sistema cardiovascular, lleva oxígeno a los músculos para la reacción de huir.

También la oxitocina, el glutamato, la histamina… hay tantos neurotransmisores que deben funcionar en perfecta armonía para nuestro buen funcionamiento físico y anímico, que cualquier desequilibrio conduce a patología.

Para conseguir equilibrio debemos evitar el estrés, la mala alimentación, la falta de sueño o descanso, la exposición a toxinas y polución ambiental, drogas, medicación  y deshidratación.

El ejercicio

Después de realizar una sesión de ejercicio, de a lo mejor no más de media hora, sentimos una liberación de energía, de sentirnos bien, de tranquilidad, por la liberación  de serotonina y dopamina.

Este bienestar nos  ayuda a ser más creativos, a tomar decisiones con la cabeza más lucida, descansar mejor, sentirnos más saludables en general.

Por supuesto, encontrarnos mejor con nosotros mismos redunda en una mejor relación social, con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Las sinapsis en las células neuronales se incrementan o perjudican según nuestros hábitos de vida, y, una vez más, tanto la vida deportiva como la buena alimentación se muestran protagonistas de una buena salud.

Hacer ejercicio de forma  controlada acaba con muchas depresiones. Eso sí, aconsejamos que nadie deje de tomar la medicación recetada por el médico sin consultar con él. Pero sabemos que la práctica del deporte es en muchas ocasiones más eficaz que la toma de pastillas anti depresivas.

Por todo lo cual, te recomendamos desde el Centro Médico Healthing, que dejes atrás la pereza, y que te pongas las zapatillas. Déjate ayudar por nuestros entrenadores personales para que te orienten sobre la mejor forma de hacer ejercicio para ti.

Te va a sorprender no solo la mejora física de moverte, sino psicológica. Las neuronas  del bienestar y la felicidad funcionarán debidamente,  y ello será una agradable recompensa por no dejarte arrastrar por los malos hábitos de vida.