La medicina preventiva es la mejor de las opciones, cuidar nuestros hábitos, saber dónde están nuestras fortalezas y debilidades.

Prevenir mejor que curar. Este ha sido desde tiempos inmemoriales un consejo de los más certeros que podemos dar.

¿Qué es la Medicina Preventiva?

La medicina preventiva está dirigida al control, y observación del organismo para ir controlando y en su caso eliminando cualquier situación que pudiera llegar a ocasionar patología.

La enfermedad aparece en muchas ocasiones por estilos o hábitos de vida que no son adecuados. La prevención abarca muchos ángulos, desde la alimentación, el sueño, pasando por analíticas sanguíneas y otras observaciones.

En el pasado, la higiene fue la principal vía de prevención, redujo la mortandad incluso más que los antibióticos. Este concepto, que para nosotros es evidente y que quizá lo llevamos hasta el extremo, para nuestros ancestros era algo completamente revolucionario.

¿Cómo hacemos Medicina preventiva?

La vacunación es una forma de prevención, así como cuando damos consejos para evitar transmisión de enfermedades sexuales, o realizamos anualmente analíticas para controlar el colesterol o la tensión.

Está claro: más vale prevenir.

Muchas veces, carencias y excesos no dan sintomatología, son silentes. Es por esto que hacernos analíticas es recomendable. Si no tenemos que controlar nada en particular, una vez al año es suficiente.

El médico nos irá indicando la necesidad o la conveniencia de hacernos chequeos más profundos según su opinión.

Pero no podemos quitarnos la responsabilidad de ser conscientes de nuestra salud a nosotros mismos.

Hay ciertos pilares imprescindibles para todo el mundo. Tiene que haber, siempre, un equilibrio entre:

  • Alimentación.

Tener una alimentación adecuada a cada estilo de vida, a cada edad, es de vital     importancia.

Lo que ingerimos es fuente de salud o enfermedad. Nos hace susceptibles de gozar o padecer indigestión, dolor, inflamación.

Es prioritario revisar nuestras costumbres alimenticias.

  • Ejercicio

Nadie puede permitirse el lujo de no moverse. Tampoco hay que ser olímpico. Pero el sedentarismo causa atrofia de músculos y órganos.

Todos los días hay que hacer algo de ejercicio. No tiene que ser todos los días lo mismo, al revés, es conveniente que haya variación. Así, podemos combinar el ejercicio más tranquilo en una rutina, con algo más aeróbico que nos ayude a sudar uno o dos días por semana.

  • Descanso

El descanso es tan importante como la acción. La regeneración que se produce si tenemos el sueño bien regulado no es sustituible por nada.

El descanso tiene también otro punto: el de sentirse en control de tu vida, proporciona claridad mental, imprescindible para estar bien contigo mismo y ser capaz de tomar buenas decisiones.

 

Una vez tengamos estos parámetros en mente, pasamos a no relegar nuestra salud en manos de nadie, sino que somos responsables de nosotros mismos.

Si no podemos regular nuestra comida, descanso, o no tenemos motivación para hacer ejercicio, busquemos ayuda de los especialistas.

¿Qué más podemos hacer?

Hoy en día, podemos hacer mucho.

A veces no sabemos por qué estamos tan cansados, o tenemos alguna molestia digestiva o de otro tipo, y nada de lo que nos recomiendan nos alivia ni recupera.

No vale la pena gastarnos dinero en suplementos o medicinas para tapar síntomas, sino que  el camino es definir con más precisión cual es el problema y erradicarlo de manera más eficaz y definitiva.

En Healthing realizamos análisis específicos:

Test de estado nutricional cerebral

Análisis de ácidos grasos esenciales, de minerales y aminoácidos, de hormonas y neurotransmisores para saber si nuestro cerebro está bien nutrido o tiene carencias que nos pueden entorpecer, causando síntomas como fatiga, debilidad mental, falta de sueño…

Test de predisposición genética y nutrición

Este análisis nos ayuda a saber qué tipo de alimentación es más adecuada para nosotros, por la carga genética que heredamos.

Es una información muy útil para conocer cómo hacer más eficaz, por ejemplo, dietas de adelgazamiento o entrenamientos en el gimnasio.

Test de Intolerancias alimentarias

Este test nos ilumina sobre posibles alimentos que debemos eliminar de la dieta u otros que podemos consumir sin temor.

Es conveniente en muchos casos de alergia, indigestión, sospecha de celiaquia, etc.

 

Hay muchos análisis específicos para cada una de las necesidades que podemos tener, por lo que puedes pedir información metiéndote en la página de Healthing, o poniéndote en contacto con nosotros telefónicamente o pidiendo cita  para disipar cualquier duda o pregunta.