La homeostasis es la búsqueda del equilibrio. De donde deriva la salud, la supervivencia.

Es un concepto crucial para la fisiología, y la medicina. El equilibrio es una búsqueda constante, un continuo trabajo de adaptación al entorno.

La importancia de la estabilidad, de la simetría,  la tenemos inculcada en diferentes aspectos de la vida cotidiana, como en la arquitectura, (podemos admirar como ejemplo la majestuosidad del Taj Majal, en la India), en la decoración, en escultura, en todas las artes.

Tal obsesión está justificada. Porque en el equilibrio está el centro, la supervivencia.

Homeostasis, palabra de origen griego, se refiere al equilibrio,  “hómoios” significa “similar, igual” y “stásis” estabilidad, estado.

El concepto de homeostasis aparece por primera vez en 1860, Claude Bernard es el primer médico que describe la capacidad del cuerpo para adaptarse  y  preservar las condiciones internas y así proteger el adecuado funcionamiento orgánico.

Para encontrar equilibrio, se produce un intercambio de materia y energía con el exterior (metabolismo).

Es un equilibrio  dinámico realizado  por una red de sistemas de control que tienen los seres vivos.

Temperatura corporal, presión sanguínea, frecuencia respiratoria, nivel de glucosa, son variables que se utilizan para equilibrar cambios  externos.

La célula necesita para vivir un entorno preciso, un ph concreto, unas concentraciones iónicas y unos nutrientes adecuados, sin los cuales no funciona bien. El concepto de homeostasis, es crucial para la fisiología y la medicina.

Cuando aparece una enfermedad,  el cuerpo entra en desequilibrio, y se emplea todas las herramientas para recuperarlo.

Hay tres protagonistas:

  • Receptor, son los vasos sanguíneos, la piel.
  • Control central, es el cerebro.
  • Efector, son los músculos, órganos y otras estructuras.

Cuando en el entorno hay un cambio al que hay que adaptarse, los primeros en darse cuenta, los receptores, mandan una señal al cerebro; éste envía las señales oportunas para que los efectores actúen y consigan neutralizar la situación.

Alostasis

Peter Sterling, neurocientífico  de la Universidad de Pensilvania, introduce el concepto de Alostasis, refiriéndose a que lo que hace el organismo no es mantener el mismo ambiente interno, sino adaptarse a las situaciones a las que exponemos el cuerpo en su medio.

Por ejemplo, cada uno se adapta al entorno donde vive: si es en una montaña a gran altura, o a nivel del mar,  si corremos un maratón, el cuerpo se tiene que adaptar a esa demanda mediante un metabolismo.

Así, damos una vuelta de tuerca al concepto de homeostasis, puntualizando que la adaptación es de dentro hacia fuera, y no al revés.

El Yin y el Yang

En todas las culturas encontramos la búsqueda del equilibrio,  el concepto de la homeostasis. Del taoísmo vienen los conceptos del Yin y Yang.

Son fuerzas opuestas y complementarias que se encuentran en todo: el Yin es el principio femenino, la oscuridad, la pasividad, el Yang es la luz, la actividad, la penetración.

Según éste concepto, cualquier idea, objeto, todo,  tiene un lado Yin que no puede existir sin su complementario Yang. Nada es completamente estático, todo evoluciona, y  cualquier cosa se puede analizar desde distintos puntos de vista.

Conceptos básicos

  • Yin y Yang son opuestos, pero todo es relativo. Nada hay completamente Yin ni completamente Yang, por ejemplo, verano e invierno, pero si tomamos un día fresco del verano, o una hora más fría, es más yin.
  • Dependen uno de otro. Ninguno puede existir sin el contrario.
  • Todo puede subdividirse hasta la eternidad en más o menos yin o yang.
  • Ambos se pueden transformar en sus opuestos, como la noche en día.
  • Se retroalimentan, cuanto más yin es algo, baja el yang.
  • En cada cosa encontramos algo de su contrario.

Yin y Yang aplicados a la salud, a la medicina

La medicina tradicional china se basa en éstos conceptos para evaluar, diagnosticar  tratar dolencias.

Los síntomas se tratan con sus contrarios, para alcanzar el deseado equilibrio, la sanación;  por ejemplo, si has cogido frío, (yin) hay que contrarrestarlo con algo caliente (yang) como sopas o infusiones,  si es una crisis nerviosa (yang) mejor consumir cosas frías (yin)

Así, se llega a neutralizar los excesos con sus opuestos.

Se puede llevar a todo lo que puedas imaginar, como el ejercicio, la musculación, el estiramiento, la alimentación… todo debe estar en su justa medida, en su adecuado equilibrio.

Lo que caracteriza la búsqueda del equilibrio es que todo está en un perpetuo desequilibrio. Porque el movimiento forma parte de la vida.

Lo que podemos hacer es ayudar a la adaptación a los cambios llevando una vida saludable, una alimentación equilibrada, un descanso suficiente.