La Hipertensión Arterial es un mal silencioso que puede provocar un susto grave en la salud. Vamos a conocer que es, cómo podemos controlarla.

La Hipertensión Arterial

El sistema de tuberías de cualquier hogar tiene semejanzas con el sistema arterial y venoso del cuerpo.

Hace poco, tuve que comprar una goma nueva para la ducha de mi cuarto de baño. Habían pasado ya años de uso, y la mitad del agua se perdía sin llegar adecuadamente a su destino.

La goma, desgastada, ya no cumplía su función.

La Hipertensión Arterial afecta a millones de personas en todo el mundo. Muchas, ni siquiera saben que lo padecen,  se sorprenden cuando el médico en el control rutinario se lo descubre a edades a veces demasiado tempranas.

Así como el agua de la ducha, no conlleva más peligros que un gasto inadecuado en el consumo, en el caso de las venas y arterias, las consecuencias pueden ser devastadoras.

Llamado “la muerte silenciosa” la HTS no tiene síntomas, pero puede provocar accidente  cardiovascular, infarto, derrame, muerte.

Por lo que no está de más saber cuál es nuestra tensión arterial.

Que es

Las arterias conducen la sangre oxigenada desde el corazón a todos los órganos y tejidos del cuerpo. El bombeo, canaliza y produce una resistencia ante el paso continuo del flujo sanguíneo.

La fuerza que ejerce sobre las arterias la sangre, es lo que medimos con la presión arterial.

Hay dos mediciones, sistólica, cuando el bombeo da el impulso para que la sangre salga con fuerza hacia las arterias, y diastólica, momento de descanso entre latidos.

Los parámetros normales están por debajo de  130/140 la sistólica y  90 la diastólica, mm de mercurio. Esta medición varía a lo largo del día,  por lo que es importante tomar la tensión en situación de reposo, sentado, sin cruzar las piernas, colocando en el brazo el tensiómetro.

Que causa HTA

La HTA primaria, puede estar causada por

El estado de las arterias, que tienen que resistir el flujo continuo de sangre, tiene que ser flexible, pero con la edad y otras circunstancias como las mencionadas arriba, se pierde esa cualidad, haciéndose más rígidas.

Entonces, el corazón tiene que bombear con más fuerza. Como es un músculo, al trabajar más se produce un engrosamiento de las paredes, lo que trae como consecuencia una menor capacidad de acumular y bombear sangre.

El 95% de la HTA es primaria, el resto puede estar causada como consecuencia de otra afección, como renal o de paratiroides.

Control de la HTA

Si queremos prevenir, y mejorar la condición, siempre bajo supervisión médica, es aconsejable llevar una alimentación:

  • Baja en sal
  • Natural, rica en verduras y frutas de temporada
  • Legumbres
  • Carne roja en raras ocasiones, priorizar la magra, de calidad
  • Hidratarse adecuadamente
  • Ajo, cebolla, apio, recomendables por sus cualidades beneficiosas para la circulación.
  • Hacer ejercicio, el sedentarismo es enemigo de la circulación
  • Bajar el colesterol LDL, tener unos parámetros saludables.
  • Alimentos ricos en omega 3, evitar grasas saturadas, trans.

Las emociones

Aunque no todos los científicos estén de acuerdo, la hostilidad, el estrés, los malos pensamientos y sentimientos, juegan un papel en los problemas de tensión arterial.

La meditación, el mindfulness, la búsqueda de estar bien con uno mismo, son una herramienta que debemos buscar.

El control de la HTA debe ser proporcionada, evitando obsesiones pero con responsabilidad y sentido común.

Si tienes una rutina de vida saludable, es posible que con la alimentación sana y equilibrada, puedas controlar la tensión de las arterias evitando la medicación, pero siempre de la mano de tu médico.

Suplementación

En el Centro Médico Healthing hemos elegido un producto que es específico para la salud cardíaca, con tiamina, omega 3, coenzima Q10, y vitaminas C, A y E, de Global Remediación, Regis.

 

 

Puntúa este artículo