: Consejos básicos para evitar caer en la epidemia de la gripe. 9 tips para salir triunfante del invierno.

Hace unos días en la televisión transmitieron una película sobre la vida de Turner, el pintor inglés nacido en el siglo XVIII. En una escena aparece el gran pintor con una gripe monumental, y el médico que le visita le recomienda las tres bes: Boredom, bed y Broth. (En español no son tres bes, la traducción sería aburrimiento, cama y caldos)

Hoy podemos seguir recomendando las tres bes. Hay ciertas cosas que no cambian. Pero añadimos algo más.

 

 

La gripe de cada año

La vacuna de la gripe cambia año tras año porque el virus que la causa cambia también.

Los ciudadanos más proclives a padecer la enfermedad, y que ésta llegue a causarles complicaciones severas están aconsejados por médicos de vacunarse, ya que en general se consigue que aunque caigan con la gripe, los síntomas sean más leves.

Desde luego, la vacuna no garantiza inmunidad.

Es por ello que os recordamos qué podemos hacer para darle “esquinazo” al virus.

  1. Higiene

Porque el virus puede vivir varios días en, por ejemplo, mandos a distancia, móviles, pasamanos de la escalera… sobre todo les va bien los sitios lisos, más que la ropa.

Lavarse las manos después de estornudar, después de ir al cuarto de baño, al llegar a casa, es un método sencillo y de lo más eficaz para prevenir el contagio.

Con jabón, y durante un minuto, sin olvidarse de lavar entre los dedos y llegar a las muñecas.

  1. Bebe mucho líquido

Agua, caldos, infusiones, ayudan a limpiar la mucosidad y previenen la deshidratación.

También ayudan, y no debemos olvidar los vahos, con agua caliente e incluir unas gotas de aceite esencial de eucalipto.

  1. Evita el contacto con el virus

En los colegios, trabajo, los afectados contagian durante los 2-3 días de haber contraído la gripe. Intenta mantener distancia con ellos! Y para no contagiar, si ya estás en ello, tápate bien la boca al estornudar o toser, quédate en casa para evitar contacto con personas que puedan caer también, y descansa.

  1. Duerme

Descansar las horas suficientes ayuda a tener el sistema inmunológico reforzado. El cansancio, estrés, agotan tus defensas.

  1. La vitamina D y la vitamina C

Siempre se había hablado de vitamina C, pero ahora sabemos que la D es clave para el sistema inmune.

Sin quitar protagonismo a la vitamina C, que es de sobra conocido su efecto sobre nuestras defensas, damos un especial punto a la D.

En invierno nos resfriamos más a menudo porque no nos da el sol, no absorbemos suficiente vitamina D y estamos más expuestos a virus.

Aprovecha los rayos del sol, y come más alimentos ricos en ésta vitamina, como los huevos, arenque, salmón, atún, sardinas.

Si tus parámetros de vitamina D son bajos, plantea a tu médico una suplementación.

  1. Ventila

Los dormitorios, el salón; no los dejes sin ventilar. El aire necesita entrar en las habitaciones.

  1. Evita el frío y la humedad

Ya que a los virus les gusta éste ambiente.

  1. No te auto-mediques

Recuerda que los antibióticos actúan contra las bacterias, pero no contra los virus. Abusar de los medicamentos tiene consecuencias malas para la salud.

  1. Acude al médico

Si caes, y ves que la cosa puede ponerse fea, no dudes en acudir al médico.

Puntúa este artículo