La fatiga crónica es una patología frecuente, de difícil diagnóstico. Afecta sobre todo a mujeres de entre 20 y 40 años, y puede llegar a perjudicar tu forma de vivir..

La fatiga crónica

Puede parecer una invención, confundirse con pereza y encontrar el que lo padece además de con síntomas a veces incapacitantes, con la incomprensión de las personas que lo rodean.

La fatiga crónica tiene un difícil diagnóstico. No se sabe bien porqué aparece, ni las consecuencias prácticas que puede tener en la vida del que lo padece.

Hasta hace poco, ni siquiera se consideraba una patología, pero encontramos hoy un reconocimiento de la enfermedad, que conlleva unos síntomas frecuentes:

  • Problema de cansancio crónico, que se prolonga durante por lo menos seis meses.
  • El sueño no es reparador, puede ser que se tengan problemas de insomnio, o no, pero la sensación al despertar es no haber dormido lo suficiente.
  • Mala digestión
  • Estrés
  • Sistema inmunológico debilitado
  • Migrañas, dolores articulares
  • Infección vírica
  • Inflamación

Lo que pensamos que induce a padecer la dolencia es una combinación de problemas físicos y psicológicos.

Se unen dos condiciones, en muchos casos, pero el resultado es que la persona que lo sufre siente que no tiene capacidad, energía, por lo que puede caer en depresión e incapacidad de llevar una vida normal.

La célula está cansada, y sus mitocondrias no generan el suficiente ATP para cubrir las necesidades energéticas precisas.

Las causas pueden ser múltiples, como por ejemplo un estado intoxicado del cuerpo, pero hay un elemento que está siempre:

El estrés

Es el enemigo número uno. El paciente experimenta un agotamiento, una sensación de que todo le agrede, y, con el tiempo, se agota, y es incapaz de hacer frente a la situación, terminando por enfermar.

El cuerpo no responde al cansancio, porque éste es tan profundo, que el sueño no consigue ser reparador, si es que se consigue dormir lo suficiente.

Es típico de éste perfil, intentar mantenerse alerta utilizando fármacos, cafeína o excitantes para suplir su carencia. Esto lleva a un agotamiento mayor, ya que el origen de lo que está sucediendo no se puede disfrazar por mucho tiempo, tan solo se complican aún más los síntomas.

Recomendaciones

En caso de que sientas que te sucede lo que hemos descrito, acude al médico a por ayuda.

Lo primero, será descartar otras afecciones mediante un análisis general de sangre.

Después, necesitarás:

  1. Hacer un repaso de tus rutinas para el sueño y descanso. Dormir a las mismas horas, no beber alcohol, hacer relajación, mindfulnes.
  2. La nutrición es vital. Muchas personas mal alimentadas están carentes de ciertas vitaminas y minerales, que les lleva a encontrarse debilitadas. Esto es típico de dietas mal equilibradas, intentos de perder peso sin control médico, o vida en general desordenada en cuanto a la nutrición.
  3. Podría parecer extraño pero hacer ejercicio da energía. No cualquier deporte, ni cualquier tabla. Pero muscular, moverse, caminar, tomar el sol, es imprescindible para recuperar la energía.
  4. Suplementación. En éste campo, yo pensaría que tenemos que pensar en varias cosas: la primera, en bajar la posible inflamación, y proporcionar la fuente necesaria de antioxidantes necesaria. Recomiendo para el caso de sufrir de fatiga crónica, o incluso para darnos un empuje ahora, con el calor, que sentimos cansancio, dos productos de Hifas da Terra:

Reishi:

Mejora el estado de ánimo, relaja y favorece un mejor descanso, tiene antioxidantes, es antinflamatorio, antienvejecimiento,

Cordiceps:

Aumenta el apetito sexual, es vigorizante, bueno para la fertilidad, equilibra el            sistema hormonal, evita el decaimiento, es un perfecto tónico para el riñón, y protector en procesos virales.

La fatiga crónica es una enfermedad de nuestros días. La sensación de no poder llegar a todo, de sentir que no llegamos, que el mundo se cae encima de nosotros puede acabar creando un problema que podemos solucionar. Eso sí, hay que hacer cambios.

Para que los lleves a cabo con éxito, el Centro Médico Healthing quiere estar a tu lado. Tenemos a los profesionales adecuados, y juntos el camino será más fácil.

Para cualquier información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.