La fascitis plantar es una patología común en el pie, es doloroso y condiciona la vida, pero la buena noticia es que tiene solución.

 

La fascitis plantar duele. Mucho. No es caminar por un sendero de rosas. Cada paso se convierte en una tortura. Y es muy frecuente en consulta. Vamos a examinar que es y porqué es tan fácil llegar a padecerlo.

Algo de anatomia

La fascia plantar es una estructura de tejido conectivo que recubre toda la planta del pie, desde el hueso del talón (calcáneo)  hasta los dedos. Tiene una importante función biomecánica, ya que ayuda a la musculatura intrínseca a mantener el arco plantar, absorber y liberar la energía durante la marcha y es la encargada de transmitir la fuerza de tensión desde el tríceps sural (músculos gemelo y sóleo) hasta los dedos.

¿Qué es la Fascitis Plantar?

La  fascitis plantar se produce por una inflamación (fase aguda) y degeneración de la fascia plantar. Es un problema muy frecuente, tanto en la población que realiza habitualmente deporte como en la más sedentaria.

Produce dolor agudo en la zona interna del talón que puede irradiarse del borde interno hacia los dedos. El dolor aumenta tras un periodo de reposo, después del comienzo de la marcha y suele estar especialmente presente al levantarnos de la cama por la mañana.  En el caso de los deportistas, en la fase inicial, el dolor no se produce durante el ejercicio físico, pero sí después de la actividad.

 

¿Qué lo origina?

El origen de esta patología suele ser multifactorial: por un aumento de la actividad física, por pasar en bipedestación largos periodos de tiempo, el uso de calzado inapropiado,alteraciones biomecánicas en el pie(como exceso de pronación o pie cavo), obesidad, movimientos bruscos y repetitivos o una preparación física inadecuada.

 

 ¿Cómo lo tratamos?

Tratamos esta patología de forma global, realizando previamente  una valoración inicial, donde se estudia de forma individualizada cada caso, analizando los factores desencadenantes de la lesión. En la mayoría de los casos es necesario el uso de terapia manual y electrólisis percutánea intratisular ecoguiada (E.P.I) , fibrólisis diacutánea y ejercicios activos pautados por el fisioterapeuta.

 Tecnologías asociadas, qué más podemos hacer.

Usar aparatología de última generación:

  • Láser de alta potencia y ondas de choque extracorpóreas para disminuir el dolor y la inflamación.
  • Cinta de correr antigravedad AlterG
  • Plataforma móvil IMOOVE.

 

Por lo que puedes ver hay mucho que se puede hacer para aliviar y curar éste molesto dolor, no dudes en pedir cita si sientes la menor molestia. Cuanto antes, mejor.

Healthing tiene las herramientas y los profesionales más especializados para ayudarte. Si tienes alguna duda o consulta sobre tu caso particular, ponte en contacto con nosotros.