La columna vertebral es el eje, el que divide exactamente por la mitad, el que sustenta y protege el funcionamiento del organismo.

Anatomía de la columna vertebral.

Nada más escuchar la palabra nos damos cuenta de la importancia de la estructura. Cuando decimos que algo  o alguien es “columna vertebral” es que le damos la máxima importancia, es imprescindible, vital.

La columna vertebral se compone de 33 huesos, cervicales, dorsales, lumbares, sacros y coxigeos.

Es una estructura fuerte que tiene dos misiones importantes, la de proteger la médula espinal, y la de mantener la postura erguida que nos permite la bipedestación.

Entre vértebra y vértebra están los discos, que ayudan proporcionando amortiguación, flexibilidad y movimiento a la columna.

Causas de los problemas más comunes de lesión

  • La genética puede jugar un papel importante, si pensamos que podemos tener  un defecto congénito, es aconsejable tomar medidas lo antes posible para que o no se produzca la malformación, o ésta sea lo menos agresiva posible.
  • La mala postura, las horas sentado, ante el ordenador son también culpables de lesión y dolor. Cada hora hay que levantarse y moverse un poco, además de ser conscientes de la posición de la espalda en la mesa de trabajo, altura de la mesa y de la silla, para que no se produzca ningún daño.
  • El sedentarismo; la columna está rodeada y protegida de musculatura. Si trabajamos el músculo, reforzamos la estructura que sustenta la columna.
Nadar con buena técnica ayuda a la espalda.
  • La alimentación; los discos intervertebrales se componen de agua, liquido sinovial, ácido hialurónico, colágeno. Hidratarnos, y comer adecuadamente ayuda a que las almohadillas se mantengan en buen estado por más tiempo.

También, una adecuada nutrición previene o retrasa los problemas de artritis y artrosis que tantas veces aqueja la columna vertebral.

  • Los malos hábitos, como cargar peso, no llevar la carga bien balanceada entre las dos manos; por ejemplo, las mujeres que llevan bolsos en un lado, hacer la compra y cargar con bolsas pesadas, etc.
  • El estrés; los nervios, el sentirse mal y agredido llevan inconscientemente a una mala postura, con los hombros levantados en tensión, y la barbilla inclinada hacia delante; son causa de mala postura y problemas de espalda. Incluso el bruxismo afecta a la columna.
  • La baja autoestima, el sentirse agredido, poco querido, también se refleja en la forma de caminar, de sujetar la espalda y los hombros.

Problemas más habituales

  1. Las hernias discales

Se producen al rasgarse, por envejecimiento o exceso de trabajo, el líquido del disco intervertebral, produciendo dolor al comprimir un nervio.

La mayor parte de las hernias se solucionan sin cirugía. La fisioterapia, el ejercicio es de gran ayuda.

Hay que tener mucha precaución con las manipulaciones, sólo hay que ponerse en manos de fisioterapeutas expertos.

  1. Las protusiones

El líquido se abomba, pero no se ha salido de la bolsa fibrosa que lo contiene.

El dolor que se puede sentir puede ser, en ambos casos, hernia y protusión, agudo e inhabilitante, los médicos prescriben analgésicos, antinflamatorios. No está relacionado con la edad, de hecho, la mayor parte de los pacientes oscilan entre los 35 a 55 años.

  1. Artrosis

La artrosis aparece en las manos, en las rodillas, en las articulaciones. También en la espalda. La mejor forma de luchar contra ella es la prevención, a través de la alimentación, suplementación, ejercicio físico adecuado.

  1. Escoliosis

Muy poca gente tiene la espalda derecha, todos tenemos algo de escoliosis. Es una deformación de la espalda, en forma de C o de S.

Hay que controlar a los niños en etapas de crecimiento, e intentar corregir desde edades tempranas.

Ejercicios y consejos

  • Estiramientos: hay que realizar ejercicios para la zona cervical, dorsal, lumbar, coxis. Trabajar la buena alineación postural.
  • Ejercicios: En el Centro Médico Healthing, proponemos el sistema Redcord.
  • Alimentación: Rica en nutrientes, sana, equilibrada.
  • Hidratación: El agua juega un importante papel, tenemos que hidratarnos.
  • Suplementación: En caso de malestar, recurre a la suplementación natural para aliviar síntomas.
  • Prevención: Evita malas posturas, cargar peso, sedentarismo.
  • Mindfulness; Por si tu problema es más de estrés, de autoestima, el mindfulness es tu camino.
  • Duerme de costado: La posición fetal es en la que la espalda encuentra mejor alineación.

Detén  tu actividad y reflexiona cuál es tu caso. Y no pienses que lo que te ocurre es inevitable, o que sólo puedes tomar pastillas. Tenemos muchas herramientas interesantes para cada caso particular, en el Centro Médico Healthing.

Puntúa este artículo