El dolor articular se presenta de pronto, sin avisar. Al despertar, la espalda está rígida, las manos agarrotadas, las rodillas se quejan…

El dolor articular está a la orden del día. A partir de los 40 o 45 años tenemos que empezar a cuidar de ellas para prevenir dolores futuros.

 

El dolor articular

¿Por qué duelen las articulaciones?

Por tantas razones… uso, desgaste, inflamación, sistema inmunológico, incluso la salud bucal es una razón que está en los estudios de cómo y porque se inflama y degrada la articulación.

Es multi factorial. Y por ello, la solución al problema también lo es.

La buena noticia, es que podemos hacer muchas cosas para evitarla, y una vez ahí, mejorar la sintomatología e incluso recuperar la salud de la articulación.

Artritis o Artrosis

La artritis es una inflamación del líquido sinovial de la articulación. Puede ser reversible, produce dolor, hinchazón, incluso deformación.

Se puede corregir si tomamos las medidas pertinentes a tiempo.

La artrosis es degenerativa. Es consecuencia del desgaste, del uso excesivo de la articulación. Se puede paliar sus síntomas, pero es difícil corregirla.

Es el desgaste del cartílago, llegando a rozar hueso contra hueso y produciendo astilla, osteocitos, que producen dolor.

Cuanto antes tengamos un buen diagnóstico, mejor podremos saber cómo cuidarnos.

Lo mejor es la prevención.

¿Cómo podemos mejorar el dolor articular?

Podemos mejorar los síntomas de varias maneras:

La dieta que debemos llevar es rica en frutas y verduras frescas y de temporada, y evitar los alimentos que producen inflamación, como el exceso de Omega 6, los azúcares.

Es importante en una primera etapa evitar el gluten.

En muchas ocasiones, aunque no padezcamos enfermedad celiaca, los cereales no los digerimos de forma adecuada causando éstos una inflamación a nivel digestivo.

Sabemos que esta inflamación altera nuestro sistema inmunológico, pudiendo de ésta manera producir dolor articular.

 

  • Mediante hidratación.

Beber suficiente líquido es importante. Eliminas y limpias el organismo cuando estás bien hidratado.

El agua es un capítulo crucial en la salud. No lo olvides. Durante el verano, es más fácil recordar que hay que beber. Es durante los meses del invierno que cuesta más.

Es el momento de tomar líquido a temperatura más cálida. Infusiones, sopas…

El caldo de hueso es un gran aliado. Uno cocinado en casa, con tiempo, con huesos de ganado de procedencia ecológica.

Sienta muy bien tomar, especialmente ahora que vienen los meses de frío, una buena taza de consomé al día.

Puede ser una nutritiva cena. El caldo es un alimento que nutre y provee de colágeno al cuerpo, protegiendo de ésta manera todo el tracto digestivo y especialmente, las articulaciones.

Se puede preparar un buen caldo y congelarlo. Así lo tenemos fácilmente a mano.

 

  • Mediante ejercicio

El ejercicio tiene que estar presente en la rutina de cualquier persona que quiera estar saludable.

Lo que es importante aquí, es hacer el entrenamiento adecuado. No hacer daño intentando realizar ejercicios que no sean los que son buenos para nuestras características particulares.

Nuestros entrenadores están preparados para ayudarnos a elegir lo mejor para cada uno.

 

  • Mediante baños de magnesio

El magnesio relaja, desinflama, y proporciona alivio articular. Las sales de Epsom son ricas en magnesio y sulfatos.

Llena la bañera de agua caliente, e introduce medio kilo de sales por bañera.

Los poros de la piel serán la vía de acceso del magnesio, y la sensación de relajación y bienestar está asegurada.

El calor puede bajar la tensión. Si puedes, es recomendable terminar con agua fría. Si no, relájate echado en la cama durante diez o quince minutos para evitar mareos.

Es aconsejable realizar éste baño por la noche, ya que te ayuda a dormir mejor.

Te puedes quedar en la bañera durante 10 minutos hasta media hora. Puedes ir incrementando el tiempo poco a poco.

 

  • Mediante suplementación

Hay suplementos que ayudan a las articulaciones:

  • La cúrcuma.
  • El Omega 3.
  • La glucosamina, condroitina, ácido hialurónico.
  • El colágeno.

No es conveniente tomar suplementos sin que te asesoren para estar seguros de que hemos elegido lo mejor.

Healthing ha seleccionado los mejores productos del mercado para ofrecérselos a nuestros clientes, si lo necesitas, no dudes en preguntar por  lo que más te conviene.

¡Hoy no me puedo levantar!
3 (60%) 1 voto