Hidratarse consiste en reponer los líquidos corporales que perdemos a través del sudor, el vapor del agua al respirar, con la orina y con la eliminación de residuos.

¿Por qué es importante hidratarse?

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, el cerebro por un 70% y la sangre por un 80% de agua y los pulmones por un 90 %. Las células de nuestro cuerpo están llenas de agua y por eso es muy importante para mantener un buen estado de salud

Muchos de los alimentos que comemos están compuestos principalmente de agua. La alimentación con alto contenido en agua son las verduras de hoja y la mayoría de las frutas y hortalizas. Las mejores fuentes de hidratación son el agua y las bebidas cuya composición principal sea el agua (bebidas para deportistas, infusiones de hierbas, agua de limón y caldos de verduras).

Podemos aguantar hasta seis semanas sin comer, pero no podemos permanecer más de una semana sin agua.

El agua influye en nuestra salud:

● Lubrica las articulaciones.

● Regula la temperatura corporal.

● Protege y amortigua los órganos vitales.

● Humedece el oxígeno que empleamos al respirar.

● Es esencial para que nuestros sentidos funcionen adecuadamente.

● Es un compuesto esencial de la sangre, que transporta los nutrientes a las células y los desechos fuera del cuerpo.

Nuestra sensación de sed es diferente cuando hace frío o calor. En épocas de altas temperaturas, es necesario ingerir más líquidos para reponer las pérdidas del sudor. En verano nos apetece beber más agua. Cuando no reponemos, nos deshidratamos y podemos sentir cansancio, debilidad, calambres, dolor de cabeza, malestar, dificultad en la concentración e incluso perder la conciencia y desmayarnos, a veces puede aparecer el “golpe de calor” con un aumento de temperatura corporal patológico

En épocas de frío la sensación de sed es menor, pero con el ejercicio es necesario reponer de forma adecuada.

Si salimos a correr o hacemos ejercicio, una buena forma de conocer si estamos bien hidratados es observar el color de la orina después del ejercicio, si es oscura o densa, necesitamos hidratarnos con líquidos y reponer nuestros niveles normales. 

Cuando hacemos más de una hora de ejercicio otra forma de determinar nuestras pérdidas es pesarnos antes y después de la sesión de ejercicio y de esta manera podremos determinar la cantidad necesaria para recuperarnos.

Si estás cansado bebe agua, mejorará tu sensación. Si has hecho ejercicio de más de 2 horas, no olvides que debes reponer además del agua, sales.

El agua es tu gran aliado en todo momento, recuerda que deberías beber entre 1.5 y 3 litros dependiendo de tu actividad física. Tu organismo te lo agradecerá y, además, te sentirás mejor.