Exfoliar la piel en seco tiene muchas ventajas, tanto a nivel del órgano más grande que tenemos, hasta mejorar la circulación sanguínea y linfática.

Exfoliar la piel es importante. La cara es más fácil que nos la cuidemos, pero no debemos olvidarnos del cuerpo.

La piel en el otoño

Aunque no se note, ya que los termómetros siguen marcando unas temperaturas de Agosto, hemos cambiado de estación, entramos en el otoño.

En poco tiempo, volveremos a ponernos los calcetines, las medias, los jerséis, y los gorros para protegernos del frío. Nuestra piel del cuerpo dejará de disfrutar del aire y del sol, para permanecer de nuevo cubierta por ropa.

Los beneficios del aire libre, y también los peligros ocasionados por el exceso de sol debemos medirlos, y en el caso de que observemos alguna manchita o lunar nuevo, no hay que dudar en acudir al dermatólogo para evitar males mayores.

Exfoliar la piel en seco

En los meses del verano hemos tomado el sol, nos hemos puesto mucha crema de protección, hemos estado expuestos a viento, sol, arena, agua, sudor, etc.

La piel de cada uno es diferente, unas tienen más tolerancia, otras se irritan con facilidad, unos morenos, otros más blancos, cada uno debe conocer sus peculiaridades.

Pero todas tienen algo en común: tenemos que cuidarla, ya que representa no solo nuestra carta de presentación, sino un órgano con unas funciones importantes para la salud.

Por eso, desde el Centro Médico Healthing, recomendamos hacer una exfoliación en seco.

En que consiste

Lo primero que es importante es encontrar un cepillo que tenga la consistencia adecuada, ni demasiado blando ni excesivamente agresivo, para realizar el proceso. Si nunca lo has hecho, asegúrate de que no vaya a irritar tu piel, ya que no se trata de agredir, sino de mejorar.

Tienes que encontrar un momento de tranquilidad, pensando que después del cepillado, te vas a duchar, y a poner en el cuerpo algún producto hidratante, reconstituyente.

Por lo que calcula por lo menos media hora.

Ahora, coge el cepillo, y empieza por los pies. El movimiento debe ser ascendente y amplio, ayudando al sistema circulatorio y linfático.

Ve ascendiendo sin prisa, repitiendo sin agredir el paso del cepillo hasta que sientas el efecto sobre la circulación.

Cuando llegues a los muslos y glúteos, incluye éstos en el cepillado, siempre hacia arriba y con energía.

En la zona abdominal, el movimiento cambia y se convierte en circular, en el sentido de las agujas del reloj.

Los brazos, hacia arriba, en dirección al corazón. La zona del escote, hacia abajo, con firmeza, pero sin agredir.

¿Qué resultado esperamos obtener?

Los beneficios de la exfoliar la piel en seco, son varias:

  • Mejora la circulación de retorno, ese flujo sanguíneo que a veces sufre con las temperaturas altas, y la ropa apretada. Esto va a redundar en una mejor oxigenación de la piel, y por lo tanto, en una mayor nutrición y regeneración.
  • Incrementa la actividad del sistema linfático, que es una vía de desintoxicación del cuerpo, que circula en paralelo al sistema circulatorio, y que le va bien que le echen una mano.
  • Los órganos internos, también se benefician de una mejor oxigenación.
  • La piel se renueva, se eliminan las células muertas, y se acelera el proceso de generar nuevas.

¿Por qué ahora es un buen momento?

Porque después del verano, donde nos hemos aplicado muchos productos de protección, es idóneo poner medios para echarle una mano a la piel para recuperarse.

Si no realizas una exfoliación la piel va acumulando células muertas, y se acumulan en capas, lo que no es de extrañar  que por más cremas maravillosas que te apliques, no van a ser adecuadamente absorbidas ni aprovechadas.

Esa piel seca, escamosa, mediante éste cepillado, va a ser capaz de regenerarse más rápidamente, y cuando al final de la exfoliación en seco, te duches, y te apliques una crema adecuada, vas a notar la diferencia.

Otra ventaja de realizar una exfoliación de la piel en seco es que tomas un rato para estar contigo mismo, tomar un tiempo para mimarte, es relajante y el resultado te va a dejar encantado.

En otoño a veces notamos una sensación de falta de energía, de melancolía. Date un tiempo para ajustar tus ritmos a los nuevos tiempos, y no pidas más de ti de lo que sea sensato.