Hoy re descubrimos una antigua terapia para mejorar la salud, que es el ayuno. Con tintes más nuevos, recuperamos la sabiduría de los antiguos en el descanso más o menos intenso de comer. Beneficios y contraindicaciones, ante todo tiene que primar el sentido común.

Ayuno intermitente es lo que naturalmente deberíamos practicar todos. Es una forma de reorganizar nuestra forma de comer, de ser más conscientes de qué nutrientes necesitamos, y de dejar a nuestro organismo descanso para que pueda regenerarse.

Conceptos generales del ayuno intermitente

El ayuno intermitente nos ayuda a ordenarnos. A dejar de ser comedores compulsivos, a dejar que nuestro aparato digestivo no se vea sobrepasado por tanta alimentación.

Nuestro primer consejo es que si vas a cambiar tu forma de comer de forma significativa, te asesores con un nutricionista para estar seguro de obtener los resultados que esperas.

Facebook nos bombardea con transformaciones de gente  que ha hecho la dieta de ayuno intermitente; en el gimnasio, entre tus amigos, todos hablan de lo mismo. Pero ¿Qué es? Y ¿Puedes seguir este régimen sin arrancarle la cabeza a nadie en un ataque de hambre por no haber desayunado?

El ayuno intermitente funciona, se puede hacer de muchas maneras, alguna de ellas la practicamos sin ser conscientes.

Generalmente, en el mundo civilizado estamos padeciendo sobrealimentación, lo que genera enfermedad. La facilidad de tener acceso a cualquier alimento en todo momento, somete a nuestro sistema digestivo, en un trabajador sin vacaciones.

El cuerpo no necesita tanto alimento. Necesita descanso.

Cuando pasamos periodos más o menos largos sin comer, promovemos algo esencial para la regeneración de nuestras células: la autofagia, donde las células defectuosas se “suicidan”  dejando paso a otras nuevas y fuertes.

El ayuno es el sistema más útil para incrementar este proceso tan necesario. Es por ello que cuando lo practicas, te sientes rejuvenecido, renovado, más vital.

Ayunar se utiliza para perder peso sin sacrificar masa muscular

¿En qué consiste el ayuno intermitente?

El ayuno no es un invento actual. Nuestros antepasados lo practicaban, probablemente porque tampoco tenían acceso directo a tanta comida como nosotros. Antes de que la moda nos trajera los skinny jeans, ya se ayunaba.

El ayuno forma parte de las tradiciones religiosas, tanto la católica, en la cuaresma, como en el judaísmo, pasando por el ramadán de los musulmanes.

Hoy en día, no se usa con fines espirituales, sino simplemente para conseguir una restricción de calorías. El ayuno intermitente consiste en ciclos de abstinencia con otros de comer. Así de simple. Y de natural. Muchos lo practican sin saberlo, al ir a dormir y desayunar al despertar. No se dicta que comidas son mejores ni cuales peores, pero os vamos a exponer de forma más estructurada la forma de llevarla a cabo.

En ayuno, no se admite ningún alimento. Puedes beber agua, te, café, y bebidas no calóricas. Casi todos los gurús de la alimentación consideran el ayuno en sus recomendaciones.

Nos parece recomendable practicar el ayuno intermitente adaptado a cada persona, según lo que busque y necesite. Nuestro departamento de Nutrición te podrá aconsejar cual es la que mejor te conviene.

Formas de llevar a cabo el ayuno intermitente

12/12

Este es el más natural. Lo puedes hacer sin darte cuenta. Comes durante 12 horas, ayunas 12 horas. Si cenas a las 8 p.m. y desayunas a las 8 a.m., ya estás en el grupo de personas que practican esta dieta.

16/8

Ayuno 16 horas, comer 8. Normalmente se hace saltándose el desayuno, y haces 3 comidas al día, cenando temprano.

20/4

Aquí la intensidad es mayor, ayuno 20 horas, y 4 de comer. Tomas una o dos comidas al día, dependiendo de lo que te venga mejor.

5:2

Vamos a más; te restringes de comer dos días por semana, comes normalmente los otros 5.

COMER-AYUNAR-COMER

No consiste en elegir alimentos, sino dos tres días por semana de ayunar 24 horas. Puede ser duro.

Beneficios del ayuno intermitente

1.- Comer menos: Si lo que pretendes es ayuda para perder peso, la obtienes. Al quitar horas del día para comer, adelgazas.

Si lo comparamos con la dieta de proteínas, se comprobó que al cabo de un año, la probabilidad de recuperar peso era menos con el AI, y además, se pierde menos masa muscular.

2.- Rejuvenece el cerebro: se incrementa la producción de factor neurotrópico, que previene la disfunción o degeneración cerebral.

Ayuda a la memoria, y mejora el pronóstico de Alzheimer.

3.- Ayuda a reducir el riesgo de diabetes: regula la insulina, y el azúcar en sangre. Controla la grasa abdominal.

4.- Salud cardiaca: reduce la presión sanguínea y el colesterol.

5.- Podría ser beneficioso para combatir el cáncer: no encontramos suficientes estudios para verificar ésta aseveración.

¿Qué debemos tener en cuenta?

1.- Infertilidad. Una adecuada ingesta de nutrientes es importante para la salud reproductiva, especialmente si se sufre amenorrea.

2.- Resultados deportivos: no debes realizar ayunos cuando estás entrenando para mejorar tus marcas deportivas, ya que dejas de construir musculatura.

3.- A largo plazo, es difícil: las personas que lo practican acaban prefiriendo otro tipo de dietas.

4.- Puede producir desórdenes alimenticios: si te dan permiso para comer lo que quieras por horas concretas, puedes acabar comiendo compulsivamente.

5.- Falta evidencia científica: todavía hay que hacer más estudios sobre las consecuencias a largo plazo de ayunar.

Para qué se recomienda el ayuno intermitente

Al haber varias formas de practicar este ayuno, la recomendación puede ser variada. Podemos aconsejarla para personas que no les guste renunciar a ningún alimento, y que para ellos la lucha de restringir calorías sea insoportable. Aquí, te centras en las horas, no en lo que comes. Por lo que el chocolate, la pasta y el vino seguirán esperándote en la mesa.

Las víctimas de problemas digestivos nocturnos como acidez, o reflujo también pueden beneficiarse del AI.

¿Debemos evitar el ayuno intermitente?

Las personas con diabetes no deben practicar ayuno radical. Una dieta controlada evita mejor los picos de insulina, y es más fácil de llevar.

Tampoco es recomendable para atletas profesionales.

Embarazadas, o lactantes, deben abstenerse de hacer ningún tipo de ayuno.

Posdata

Todavía estamos haciendo estudios sobre el ayuno para la salud y el sobrepeso. Como suele suceder, puede ser muy bueno para unos y perjudicial para otros. Te recomendamos encarecidamente que antes de lanzarte a un régimen, lo consultes con tu médico o nutricionista para no acabar teniendo restricciones de nutrientes necesarios para ti.