A veces utilizamos los medicamentos sin saber lo que hacemos. ¿Antinflamatorios o analgésicos? ¿Es lo mismo?

Los antinflamatorios y los analgésicos

Están en todas las casas, y muchas personas, al mínimo síntoma, no dudan en tomarse lo que les caiga primero en la mano, todo para poder seguir con las obligaciones diarias.

¿Pero está bien? ¿No tiene repercusión para la salud?

Claro que tiene consecuencias, sobre todo si abusamos. Pero vamos a ver las diferencias entre uno y otro medicamento, para por lo menos, en el momento de tomarla, sepamos lo que hacemos.

Los antinflamatorios no esteroideos (AINES) son medicamentos que dirigen su acción a bajar la inflamación y por lo tanto el dolor. El mecanismo de acción es bloquear las sustancias que el cuerpo genera para producir inflamación, que son las prostaglandinas.

El ibuprofeno, el enantyum son dos ejemplos que todos conocemos.

Bajan la inflamación, son antipiréticos, y reducen el dolor.

Pueden perjudicar la mucosa gástrica, es recomendable no tomarlo en ayunas.

Los antinflamatorios esteroideos contienen cortisona, y solo se pueden conseguir con receta médica.

La European Heart Journal publicó un estudio que relacionaba la salud del corazón con el uso inadecuado de éstos medicamentos. Aumento de presión sanguínea, retención de líquidos, úlcera gastroduodenal, lesiones tópicas y diarrea son posibles efectos secundarios del ibuprofeno, diclofenaco, aspirinas, y otros con similar principio activo.

El analgésico baja la fiebre, y reduce el dolor.

Tarda más tiempo en hacer efecto, y no tiene efecto antinflamatorio. Es adecuado para síntomas como dolor de cabeza o malestar por gripe. No hay que superar los 3 g al día, para no perjudicar al hígado. Es el doble del máximo recomendado en caso de los antinflamatorios.

Se pueden tomar con el estómago vacío.

No tienen problema en el caso de que se utilicen de forma esporádica, pero si lo utilizamos a diario por un dolor incontrolado, debemos acudir al médico.

Antinflamatorios y lesiones

Ante un dolor muscular es más efectivo tomar un antinflamatorio.

Pero debemos tener en cuenta que el tejido se recupera peor, ya que tratar los síntomas de una lesión puede entorpecer la cascada de reacciones propicias a la regeneración de la zona dañada.

La naturaleza tiene sus vías para ayudar a la sanación de las lesiones; con el dolor, lo que se persigue es que no te muevas, y la inflamación con  la elevación de la temperatura aporta un extra de sangre para nutrir mejor las células afectadas, deshacerse de las muertas o en mal estado, y regenerar la zona hasta la completa curación.

La inflamación por lesión es local, y desaparece al solventarse el problema.

Un deportista que necesite una completa cura de la lesión, tiene que ser responsable en cuanto al abuso, sin prescripción, de antinflamatorios.

Por lo que la inflamación no es un hecho patológico, sino el mejor sistema de recuperación que puede existir. Cortar el proceso, inhibe la eficacia de nuestro sistema de defensa.

Los avances médicos

La nueva generación de antinflamatorios son los “inhibidores de la COX-2”, con los que se consigue una mejor tolerancia a nivel gástrico de la medicación.

Insistimos; el uso cotidiano de estos productos puede llevar a una cronificación de la enfermedad, ya que estamos impidiendo la actuación del sistema fisiológico de recuperación.

No debemos obviar los antinflamatorios naturales que la naturaleza nos ofrece, nosotros en el Centro Médico Healthing tenemos buenos resultados con Curcufit, de 100% Natural, además, los tratamientos de fisioterapia, y de osteopatía, son las mejores herramientas para ayudarte a salir de la lesión.

Los “Remedios de la abuela”

No tenemos que perder de vista los remedios naturales, como aplicar calor, o frío, los baños de temperatura, el mantener la zona lesionada en alto para ayudar al riego sanguíneo, el descansar bien, y siempre seguir las indicaciones del médico o terapeuta, ya que hacer la recuperación es crucial para no tener problemas a largo plazo.

Una vez más vemos la capacidad inigualable que tiene el organismo de sanar. Nadie mejor que él tiene las herramientas para conseguir la máxima regeneración del tejido dañado. La intervención desde fuera debe ser apoyar con nuestros medios y conocimientos a que éste proceso se lleve a cabo de la mejor forma posible.

El Centro Médico Healthing está a tu disposición para aclarar cualquier duda.