El sistema inmunitario es un conjunto de células, tejidos y órganos cuya misión es aniquilar cualquier enemigo que se pretenda colar.

Que es el sistema inmunitario

Las series televisivas a las que estamos muchos enganchados, deberían inspirarse en nuestro sistema inmunitario. Sus luchas son a muerte. Sin compasión. Los enemigos vienen de todos sitios, son de toda condición y tamaño.

Ni el monstruo de” Alien” (esa película que da tanto miedo) da la talla en terrorífico y feo.

Los ejércitos están bien provistos, y tienen diseñada una estrategia infalible. Cada uno está en su puesto. No duermen. Ni descansan. Porque está en juego la vida, la supervivencia.

En primera línea de guerra, los soldados, los que acuden en cuanto hay cualquier anomalía, cualquier extraño invasor. Su nombre: leucocitos, o glóbulos blancos.

Mediante unos órganos base, y unas carreteras extendidas por todo el cuerpo y paradas de reabastecimiento, se mantienen en permanente vigilancia.

Bazo, Timo, Médula Espinal,  Ganglios, Sistema Linfoide, es ese el idioma de nuestro sistema inmunitario. Donde se fabrican, maduran, circulan y se convierten en soldados expertos.

Toda una escuela militar de primer nivel.

El sistema inmunitario es un conjunto de células, tejidos y órganos que tienen la misión de protegernos. Y se lo toman muy en serio.

Las líneas de defensa

Las primeras líneas de defensa son la piel y las mucosas.

Una vez traspasada ésta barrera, por ejemplo, al hacernos un corte, aparecen los leucocitos. Objetivo: cerrar la brecha lo antes posible.  Dentro de éstos hay dos rangos, los que directamente se comen al enemigo (fagocitos) y los que se encargan de recordar cómo era el invasor para que la próxima vez que se atrevan a pasar, les caiga una buena manta de palos (linfocitos)

Los neutrófilos, son los más frecuentes fagocitos, por eso ante una infección bacteriana, si nos hacemos un análisis de sangre, éstos saldrán aumentados.

Los linfocitos, soldados de primera, tienen dos funciones: Los llamados T, su misión es aniquilar, los llaman por eso Natural Killers. Los llamados B, su misión es señalar, pegarse al invasor y comunicar a las tropas donde está el enemigo para que no pasen inadvertidos.

También hay una brigada especial, el Sistema Complemento, que no deja títere sin cabeza.

John Snow y su tropa son unos pobres diablos al lado del sistema inmunitario.

Tienes más posibilidades  de llegar a invadir Los Siete Reinos que a hacerte un sitio en el cuerpo de un ser humano.

Como se adquiere

El sistema inmunitario se obtiene de la madre.

En el canal del parto, el bebé recibe la microbioma de su progenitora, y mediante la lactancia, se le provee con los primeros soldados para proteger esa nueva vida.

La leche materna es lo mejor que el niño puede tener en este primer periodo. Aunque las  de laboratorio están bien elaboradas, el calostro de la madre es el mejor seguro de que el niño va a estar bien protegido.

No debemos exceder la limpieza en la vida de nuestros infantes. Ya que el sistema inmunitario aprende mediante la exposición a los alérgenos. Por lo tanto, evitar el contacto les hace más frágiles ante las adversidades.

La madre naturaleza sabe lo que hace. Confía en ella. Que el niño no tenga prisa en andar, que gatee, que juegue en la arena, en la hierba, que se ensucie, que se contagie, y así, que el sistema inmunitario aprenda.

La inmunidad, como los diplomáticos y otros privilegiados de la sociedad, tienen dos formas esenciales de ser en el sistema inmune del hombre:

  • La innata, es con la que contamos desde nuestro nacimiento. Es difícil que cambie. Te condiciona para bien o para mal para el resto de la vida.
  • La adaptativa, aquí es donde metemos la experiencia vivida, donde nuestro cuerpo va incorporando anticuerpos para los distintos antígenos (que así se llama al enemigo invasor) para que cuando aparezcan ya estemos preparados para el exterminio total.

Cuando no funciona bien

Hay personas que cogen todo lo que circula por ahí. Otros, no se agarran un resfriado ni en el invierno más hostil.

Cada uno tiene su huella inmunológica, personal, intransferible.

Cuando no funciona de la forma adecuada, nos podemos encontrar:

  • Alergias, son el resultado de una reacción desproporcionada ente el alérgeno.
  • Asma
  • Espondilitis anquilosante
  • Artrosis
  • Enfermedades autoinmunes de todo tipo, Hashimoto, artritis reumatoide.

No sabemos porque cada día hay más casos de enfermedades de éste tipo.

El sistema inmunológico está siendo investigado y cada vez sabemos más sobre su funcionamiento.

Hay una línea de trabajo muy interesante en el estudio de la lucha contra el cáncer, ayudando a que las células especializadas reconozcan y aniquilen a las malignas.

Ponte en contacto con el Centro Médico Healthing  si quieres hacerte un

test del sistema inmunitario.

Puntúa este artículo