El síndrome pre-menstrual es para algunas mujeres incapacitante. Los dolores se hacen insoportables, y a todo esto se le acompaña la tristeza y cansancio.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Es una pregunta algo absurda, ya que todas las mujeres que la padecen o la han padecido en mayor  o menor medida, lo sabrían contestar sin titubear, al igual que las parejas masculinas que cuando ven llegar los primeros síntomas aparecer en sus compañeras, saben que tienen que tener cuidado con lo que hacen o dicen.

Es que pocas libran. Veamos qué sucede y porqué, hasta donde se sabe, la cascada de hormonas nos juega tan mala pasada.

El síndrome pre-menstrual, SPM, aparece en la fase lútea del ciclo menstrual, es decir, con la maduración del óvulo hasta  la aparición de “la regla”.

La maduración del óvulo es  el resultado de la puesta en marcha de toda una maquinaria perfectamente orquestada para la reproducción. En ella, interviene el hipotálamo, la hipófisis, los ovarios.

Hay tres fases: folicular, ovulatoria y lútea, que es donde aparecen las molestias.

Las hormonas protagonistas del proceso son:

  1. Gonadotrópicas, se encargan de agrandar el espacio previsto para el óvulo.
  2. Estrógenos y estradiol, favorecen la entrada del esperma, prepara el cuerpo de la mujer para el embarazo.
  3. Progesterona, favorece la fertilidad.
  4. Testosterona, aumenta la líbido.
  5. Prolactina, asegura la lactancia
  6. Tirotropina, regula la secreción de hormonas tiroideas.

Todo tiene que funcionar con la perfección y armonía más totales.

Así como en el momento de mayor fertilidad la mujer se encuentra vital, enérgica, sexy y atractiva, después se encuentra más decaída, nerviosa, alterada y vulnerable.

Que síntomas son los más comunes en la mujer en ésta fase pre-menstrual:

  • Dolores pélvicos, más o menos intensos, a veces inhabilitantes.
  • Estado de ánimo decaído, nervios, sensibilidad, llorar sin motivo aparente.
  • Retención de líquidos.
  • Problemas en la piel, aparición de acné, cabello graso.
  • Ganas de comer compulsivas.
  • Calambres, dolores musculares.

Estos son algunos, pero cada persona es un mundo, y cada mujer, una galaxia.

¿Qué  podemos hacer?

Es un periodo normal y normal  en el momento fértil de la mujer. Por lo tanto hay que vivirlo intentando cuidarnos y querernos a nosotras mismas.

  • Aprovecha el momento para descansar, no intentes hacer actividades que no se adapten a tus circunstancias. Respeta tu cuerpo. Si hacer ejercicio, mejor que sea tranquilo, como pasear, estirar…
  • La alimentación juega un papel fundamental. La inflamación, las prostaglandinas producen más síntomas, por lo que recomendamos una dieta antinflamatoria.
  • Los suplementos antinflamatorios, como el Omega 3, el Ubiquinol, la Cúrcuma, el Ashwaganda, el Harpagofito, pueden echarte una mano.
  • No intentes luchar, ni ir en contra de la naturaleza.

Las mujeres que tengan mucha incapacidad en éste momento, deben ir a su ginecólogo para buscar ayuda y asesoramiento.

Los hombres también necesitan una guía de cómo actuar con sus mujeres, porque muchos de ellos no comprenden lo que está sucediendo y se sienten frustrados y rechazados.

  • Sé cariñoso, comprende el momento fisiológico y anímico que tu mujer está viviendo, mímala e intenta ser paciente.
  • No pienses que es algo contra ti, es algo que no se puede evitar.
  • Intenta que tu mujer se sienta comprendida y apoyada.

Tenemos que aceptar lo que somos, nuestra fisiología, nuestros sentimientos. Intentar seguir hacia delante como si fuéramos robots diseñados para cumplir con nuestras obligaciones no hace más que empeorar la situación, la frustración, y solo contribuimos a  poner más piedras en el camino.

 

El síndrome pre-menstrual
2 (40%) 1 voto