El origen del virus es una de las preguntas que nos hacemos estos días. ¿De dónde salen? ¿Como se apaña este pequeño ser, que raya en el borde de la vida, para hacer tanto daño?

El origen del virus, los avances de la ciencia

En éstos días en donde todos nos estamos haciendo grandes expertos en microbiología, una de las preguntas que nos hacemos es, de donde salen estos mortales micro-bichitos. Cuál es su origen, su cueva, su caldo de cultivo.

Sabemos que son más viejos que la historia del hombre, siempre han estado ahí, aunque no los conocimos ni les pusimos nombre y apellidos hasta fecha bastante reciente, 1899, que se pudo ver con un microscopio el virus del Mosaico, descubierto por Martinus Beijerink.

A partir de ahí, se han identificado más de 5.000, pero siguen habiendo millones que aún no tienen nombre y apellido.

Conocemos su composición, son sencillamente un ser muy básico, que  por sí mismo no tiene vida, formado por un núcleo de ácido nucleico con una cubierta proteica.

Cada uno se comporta de una manera, pero ninguno puede vivir más de unas horas sin encontrar un huésped en el que introducirse e infectar.

¡Ojito!

Los pomos de las puertas, las barandillas, el suelo, cualquier superficie puede estar infectada y al tocarla, y llevarnos la mano a la cara, consigue el coronavirus infectar un ser vivo.

Es por eso que tenemos que tener la máxima precaución en tocar cualquier  cosa que no estemos seguros de que esté limpia, y, por ejemplo, tomar la medida de quitarse los zapatos con los que has podido caminar por alguna superficie contaminada y así introducirla en tu casa.

Tampoco es aconsejable tocar dinero. Si no puedes evitarlo, lávate a consciencia las manos de manera inmediata.

Todo lo que compres en la tienda y lo haya podido manipular alguien contagiado.  Os  lo recomiendo lavar  antes de guardarlos en la nevera o en la despensa.

Un truco que puede ser útil: intenta utilizar tu mano no predominante para abrir puertas, sujetarte, etc. Es raro que esa mano luego la dirijas a la cara.

Vuelta al virus

Recordamos que éste virus es contagioso una vez superado los síntomas, así como en la incubación, mantén siempre la distancia de seguridad, incluso con los que no tienen síntomas, y mucha precaución con la ropa y las toallas.

Su éxito está en encontrar su fuente de vida antes de morir, y una vez dentro, no matar a su invadido para poder sobrevivir tiempo.

De hecho, los virus mutan. Estas mutaciones  son necesarias  para ajustarse  mejor a las condiciones que tienen que  hacer frente para sobrevivir. Pero ésta característica es una de las que vuelven locos a los científicos.

Vamos avanzando

Para encontrar la cura, lo primero hay que conocer muy bien a lo que se enfrentan. Y cortarles el paso, de alguna manera.

Sabemos que es en la membrana celular, donde está la barrera que va a dejar pasar o no al virus donde se encuentran las proteínas clave. El virus tendrá éxito si no despierta las sospechas del sistema inmunitario, que lo destruiría, y consigue pasar desapercibido y engañar a la célula sana para que ésta le abra la puerta a su interior.

Por lo que los científicos se afanan en manejar esta información para reforzar la inmunidad, y frenar la infección.

También, una línea de investigación es si las personas nos inmunizamos una vez superada la infección, se puede hacer trasplantes de suero con anticuerpos a personas con la enfermedad.

Todos los laboratorios están buscando la cura. Pero el proceso no es fácil, además, hay unos procesos que no se pueden saltar. Se calcula que la vacuna estaría lista para los ciudadanos en no menos de 18 meses.

Si nos saltásemos cualquier paso, a lo mejor incurriríamos en más riesgo que salud.

Tardaron muchos años en investigar y conocer el virus del VIH, pero el coronavirus se conoce a fondo.

Hoy en día, en los países desarrollados, el SIDA es una enfermedad que no mata, se cronifica.

Las medidas que estamos tomando, encabezadas por las autoridades, pero con el compromiso y participación general de los ciudadanos, son por ahora la mejor vacuna.

En Inglaterra, a pesar de que las autoridades están tardando en tomar las medidas del resto de Europa, los propios ciudadanos se encierran en sus domicilios, y están cerrando las tiendas.

Por encima de ideología y de banderas, ésta situación tan extraordinaria sirva para unirnos como seres humanos, sin distinciones de clases, trabajos, colores, o pensamientos.

El Centro Médico Healthing, os recomienda 1000 mg de vitamina C al día, probióticos como Rotanelle,  así como Time Health, de laboratorios Bromatech, a base de setas que fortalecen el sistema inmune.