El estrés es una epidemia contra la que tenemos que combatir. El organismo necesita reposo, regeneración, y para ello, el estrés hay que saber gestionarl

Desde Healthing el equipo de psicología, dirigido por Marisol Kassem, ha decidido ofrecer una promoción para aprender a gestionar el estrés.

Comprobamos en la sociedad, y en nuestros pacientes, que es un problema demasiado generalizado, por lo que queremos ayudar a encauzarlo de forma adecuada en la rutina diaria.

Esta promoción empieza ahora, y termina con el año 2018.  Le hemos pedido a Marisol que conteste alguna pregunta sobre el tema.  Marisol, cuéntanos,

 ¿Qué es el estrés?

 

El estrés es uno de los problemas más frecuentes en nuestra sociedad.

 

Se trata de una respuesta fisiológica que se desencadena como resultado de un balance negativo entre las demandas de la situación y nuestros recursos para hacerla frente.

 

Dicha respuesta se desarrolla, por tanto, cuando nuestros recursos son insuficientes para enfrentarnos a la situación.

 

Por ejemplo, si estamos en mitad del mar, y queremos llegar a la orilla, nuestra respuesta de estrés se desarrollará en mayor o menor medida según sea la intensidad del oleaje y nuestra pericia como nadadores.

 

 

¿Qué efectos tiene el estrés sobre las personas?

 

El estrés es un problema que tiene importantes consecuencias prácticamente todas las áreas de nuestra salud.

Empeora nuestra capacidad inmunológica, haciéndonos más propensos a sufrir enfermedades de todo tipo.

Aumenta el riesgo cardiovascular, y se relaciona con problemas de hipertensión arterial, las arritmias cardíacas, etc.

Genera tensiones musculares que tienen como consecuencia dolores, lesiones, contracturas o cefaleas.

Puede producir problemas en la piel, como eccemas o dermatitis, etc.

Afecta a nuestro sistema digestivo de distintas formas, nos hace comer de forma menos consciente, sana y ordenada, a la vez que aumenta el riesgo de padecer problemas como el colon irritable.

Empeora la calidad de nuestro descanso, disminuyendo la cantidad de sueño reparador.

A nivel cognitivo, los niveles altos de estrés están relacionados con problemas de concentración y memoria, y con una disminución del rendimiento en nuestras tareas cotidianas.

El propio estrés, así como sus consecuencias sobre la salud física, puede desembocar en problemas anímicos, como episodios depresivos o distímicos.

¿Qué tipo de personas son más proclives a sufrir por estrés?

En principio, todos podemos sufrir estrés en algún momento de nuestra vida.

Podríamos decir que las personas con más sobrecarga de trabajo, con altos niveles de responsabilidad, con menos capacidad para delegar o decir “no”, con una autoestima más baja o más perfeccionistas, son especialmente vulnerables a sufrir episodios de ansiedad derivados del estrés

Así mismo, aspectos como las relaciones con los compañeros de trabajo, los apoyos externos, la estabilidad familiar, o los hábitos de vida, pueden influir de forma positiva o negativa en nuestro nivel de ansiedad.

 A veces ni nos damos cuenta de que estamos sometidos a un nivel de estrés inapropiado, parece que nos acostumbramos a convivir con él. Danos signos / o síntomas de en qué momento tenemos que buscar herramientas que nos ayuden a gestionar mejor el estrés.

Efectivamente, muchas veces estamos tan acostumbrados a convivir con el estrés, que solo nos damos cuenta cuando nuestro cuerpo nos habla mediante enfermedades.

Algunos de los síntomas que nos pueden dar la pista de que podemos estar sometidos a niveles de estrés demasiado elevados pueden ser los siguientes:

  • Problemas de salud recurrentes y sin causa aparente, dolores de cabeza o musculares frecuentes, sensación de voracidad o necesidad de comer aunque no se tenga hambre, que suele ser frecuente cuando llegamos a casa después de la jornada.
  • Consumo elevado de alcohol o tabaco.
  • Empeoramiento de nuestro estado anímico, volviéndonos, por ejemplo, más irascibles, menos pacientes, con un humor cambiante, o perdiendo el interés por cosas que antes nos gustaban.
  • Sensación de cansancio,  de dificultad para afrontar la jornada suele estar relacionada con los problemas de sueño derivados del estrés.
  • Problemas de memoria y concentración y, tras un examen neurológico, se determina que la causa de su problema es el estrés elevado.

  A través de una mejora del estrés, ¿podemos ver desaparecer o atenuarse sintomatología digestiva, de sueño,…?

Por supuesto, a través de técnicas como el entrenamiento en relajación o en mindfulness, la asertividad o la solución de problemas, podemos reducir nuestros niveles de estrés y mejorar nuestra calidad de vida notablemente.

Solo con detener nuestra actividad rutinaria  durante unos  20 minutos al día para hacer unos ejercicios sencillos que activan nuestro sistema nervioso parasimpático (la parte de nuestro cerebro que contrarresta la respuesta de ansiedad), relajan nuestros músculos, y ponen a nuestro cerebro en una “sintonía” más adecuada  y saludable.

 

Marisol, al frente del equipo de psicología de Healthing, dirige la promoción que seguirá hasta fin de año.

 

Una buena parte de nuestros clientes están sometidos a unos niveles de estrés o ansiedad que les quitan calidad de vida y salud.

Healthing lanza una propuesta desde ahora hasta el fin de año: el test HRV* de medición de estrés, y un estudio de las fases del sueño*  de forma completamente gratuita.

También, proponemos el test de medición de cortisol* y de melatonina* a precio de coste.

Para completar, nuestro departamento de psicología propone:

  • Entrenamiento personal de relajación, (30 min 44 E)*
  • Entrenamiento personal de mindfulness (30 min 44 E)*

Interesados, llamar a 914262924

Entrenamiento personal de relajación

Incrementa la tranquilidad, la capacidad de rendimiento y memoria. Mejora los dolores en general y reduce el riesgo cardiovascular. Mejora el sistema inmune, el sueño y por lo tanto, la calidad de vida.

Entrenamiento personal de mindfulness

Se trabaja el foco de atención de manera plena en el presente,  a nivel interior como exterior. Reduce estrés y ansiedad, mejora el estado de ánimo y la autoestima. Regula el sueño, ayuda a mejorar los hábitos de alimentación, mejora la memoria y concentración.

 

Test HRV

El corazón no late a una frecuencia fija, sino que varía con la respiración y los estímulos. La variabilidad nos permite conocer la interacción del sistema nervioso y sistema cardiovascular.

 

Estudio de las fases del sueño

Para comprobar las horas de sueño reparador, fase REM de cada uno.

 

Test de cortisol

Medimos los niveles de cortisol y DHEA, hormonas que nos confirman el estado de estrés.

Precio: 60 E.

 

Test de Melatonina

Hormona que se segrega al disminuir la luz del sol, y nos induce al descanso. Su falta puede provocar insomnio.

Precio: 60 E.

 

 

 

El estrés, la epidemia de las ciudades
Puntúa este artículo