El día de Acción de Gracias es un día especial. Agradecemos lo que tenemos, el plato de comida que nos alimenta, la familia que nos abriga, el techo que nos cobija. Nos acordamos de los que carecen de todo esto, y somos más caritativos.

Origen de la fiesta de Acción de Gracias

Dicen que el origen de ésta festividad data de los primeros colonos ingleses que llegaron en barco desde la isla para quedarse a vivir en América.

Su llegada al nuevo continente, no debió ser fácil, muriendo el primer año gran parte de ellos. Los indígenas se compadecieron de su mal estado, ayudándoles en su supervivencia enseñándoles como cultivar el maíz, pescar y cazar.

En agradecimiento, en la primera cosecha, los colonos invitaron a los indígenas americanos a una fiesta, donde celebraron el harvest, la recolección de los frutos que por fin habían conseguido de la tierra.

La historia de Sara Josepha

Nació en Octubre de 1788, en New Hampshire. Fue la primera mujer que abrió una escuela privada, dedicándose a la enseñanza, profesión que exclusiva de los hombres. Se casó en 1813, con David Hale. Su marido le animó a escribir cuentos, historias cortas.

Enviudó, y se quedó al cargo de 5 hijos. Ella, a duras penas, siguió con la enseñanza y la escritura, hasta que  una revista de mujeres reparó en ella y la contrató, convirtiéndose en editora.

Escribió cientos de cartas a gobernadores y ministros, solicitando que se celebrara el día de Thanksgiving como agradecimiento a Dios por las bendiciones obtenidas durante el año.

Por fin, Abraham Lincoln aceptó la propuesta, convirtiéndolo en un día de fiesta que se debía celebrar el tercer jueves del mes de Noviembre, y convirtiéndolo en una fiesta nacional.

Roosevelt lo movió al cuarto jueves del mes, debido a las presiones de los comerciantes, que lo que buscaban era sacar mayor beneficio.

Y la fiesta llega a nosotros

Hoy, al igual que Halloween, la fiesta de Acción de Gracias se celebra en muchos hogares. Siempre celebrar es sano, y bueno, por lo que no vamos a poner ninguna pega a disfrutar de una cena de familiares, basada en el agradecimiento y la alegría de compartir un buen rato, y hacer caridad con los más desprotegidos.

Si nos paramos a examinar los alimentos tradicionales de ésta comida, observamos que son los productos que nos brinda la naturaleza de temporada. El pavo, que antes era un ave costosa hoy al ser criados en granjas el precio se ha reducido notablemente, las calabazas, los arándanos, los boniatos, el maíz.

El pavo es el pobre protagonista del festín. Normalmente se cocina al horno, relleno de frutas y verduras, y hay que saber bien cuál es el punto, ya que fácilmente se queda seco.

El relleno, se puede incluir dentro del pavo o como acompañamiento, incluyendo los órganos cocinados del ave, y salchicha.

Puré de patatas, también forma parte del menú de Thanksgiving.

Una salsa sabrosa y espesa que se pondrá en el puré de patatas.

Salsa de arándanos, que se hace con miel, limón, azúcar y agua.

El maíz es también tradicional en ésta celebración, ya sea como sopa, pan, o la mazorca.

Guiso de judías verdes, también es un clásico de éste día, y los boniatos caramelizados.

De postre, pastel de calabaza, a base de jengibre y canela, y la tarta de nueces de pecan.

Cocinan tanta cantidad de cosas en éste día, que puedes comer de lo que sobra durante días. Probablemente necesites hacer algo de détox, ya que es un menú muy contundente, y es fácil comer en exceso.

El día siguiente es  el Black Friday, otra costumbre norteamericana que hemos importado en la que las tiendas y todos los establecimientos lanzan ofertas en rebajas.

Por si esto fuera poco, el siguiente lunes es el Cyber Monday, donde lo que se pone de saldos son las compras on-line.

Y así vamos incorporando celebraciones a nuestro calendario. A mí, éste en concreto me gusta especialmente. Un día para dar las gracias por tener comida en el plato, por tener familia a la que queremos, y saber que son cosas que no son obvias,  me parece una buena causa.

También, acordarnos de los que no lo tienen, y ser un día al menos, más caritativos.