El calzado deportivo es quizá el elemento más importante para protegernos ante una indeseada lesión. Requiere tiempo y conocimiento.

El calzado deportivo

Los deportistas más frecuentemente de lo que sería lógico, no le dan la importancia que tiene la elección del calzado deportivo.

Las tiendas especializadas suelen tener personal conocedor de los datos y características técnicas de las necesidades de cada deportista, pero Alvaro Porres, nuestro podólogo en el Centro Médico Healthing, nos instruye un poco más a fondo sobre la cuestión.

Es por su vital importancia que nos detenemos en éste punto, esencial para hacer cualquier actividad deportiva evitando en la medida de lo posible lesionarnos.

Vamos a dar unas nociones generales, pero, no está de más que visites a Alvaro, que te dará todos los datos que necesites saber acorde con tu deporte favorito y tus características personales.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

El tipo de movimiento que vamos a realizar.

  • Si lo que hacemos es correr, nuestro talón va a soportar una gran carga, que nuestros talones, pies, articulaciones, músculos y ligamentos tendrán que soportar. La fuerza que ejerce el suelo contra nuestro cuerpo es grande, y si la carrera es larga, la zapatilla adecuada es un aliado imprescindible.
  • En los deportes en los que el salto sea importante, como en el baloncesto o en el fútbol. La zapatilla tiene que dejar libertad de movimiento, y a la vez proteger contra posibles malos aterrizajes, para evitar esguinces, y estabilizar el tobillo.
  • Hay otras actividades en que los giros o movimientos laterales son continuos. En el tenis, el padel, el futbol,  la velocidad de la carga en esa zona del pie, es constante.

Vemos que las características técnicas del calzado deportivo son muy diversas y no se trata de moda, sino de protección ante lesiones probables causadas por la actividad.

Nos enfocamos en algún punto fundamental:

1.- La amortiguación. Se trata de proteger ante suelos duros, pavimentos que requieren proteger al deportista con la buena estructura de la parte del talón y la entresuela.

2.- Las características personales del deportista, como si tiene el pie ancho o estrecho, más o menos empeine, si es hombre o mujer, el peso y la edad de cada uno.

3.- Adaptarse al movimiento, sin entorpecerlo. Aceleración, deceleración, la zapatilla interfiere en el normal funcionamiento del cuerpo al realizar el ejercicio.  Un diseño en el que pongan una costura en un lugar inapropiado, o unos tacos mal puestos en una zapatilla de fútbol, es un gran hándicap para el deportista.

4.- La fricción. El calzado deportivo necesita “agarre” al suelo, para permitir libertad de movimientos con la máxima protección. Hoy  en día prima el poco peso de la zapatilla, sea como sea su nivel deportivo.

También que esté construida con materiales transpirables, que dejen respirar el pie, evitando la propagación de hongos y bacterias.

5.- Elegir bien la talla, sin que sea demasiado ancho ni estrecho, y que la longitud sea la precisa. Hoy, la tendencia es a elegir un calzado que se ajuste al máximo al pie, para no perder sensación. Que la horma se adecue con precisión a la forma del pie es esencial.

No pasemos por alto los calcetines. Los hay sin costuras, lo que nos va a evitar rozaduras y molestas ampollas.

Es importante probarse el calzado con los calcetines que vayamos a utilizar. Hay que tener también en cuenta que al final del día, los pies están un poco más hinchados que por las mañanas.

El conocimiento de la forma de pisar, el estudio de la pisada, de cómo es la biomecánica en carrera por parte del especialista, es algo que cualquier deportista debería hacer.

Alvaro Porres podrá recomendar ejercicios para mejorar la forma de correr, así como si es necesaria la utilización de unas plantillas para subsanar errores que puedan terminar en lesión.

Hacer deporte disfrutando a tope, con la máxima seguridad, eso es lo que al Centro Médico Healthing más le importa.

Resumen de qué debemos tener en cuenta:

  • Es importante el sexo, la edad, y el peso de cada persona que vaya a practicar el deporte.
  • Qué tipo de ejercicio va a hacer, y su nivel de competición, o si sencillamente es principiante.
  • Saber sobre qué superficie se practica el deporte, si es sobre asfalto, se necesitará mayor amortiguación.
  • Observe la suela, necesitará más o menos dibujo para tener el correcto agarre al suelo.
  • Elegir la talla adecuada, ni demasiado grande ni apretada.
  • Observar la forma de pisar, si es supinador o pronador, y elegir el calzado deportivo que mejor se ajuste.