El Ayurveda es la medicina más antigua del mundo. Hoy, retomamos parte de su filosofía, de su manera de tratar a las personas.

Ayurveda significa “conocimiento de la vida” y es la medicina tradicional en la India. Tiene una antigüedad de entre 5.000 y 10.000 años, por lo que se la conoce como la “madre de toda sanación”

 

Los Vedas, base del Ayurveda

Los vedas son los textos  más antiguos del mundo. El conocimiento que tenemos del Ayurveda se basa en ellos,  escritos en sanscrito, hablan de todo, desde temas sanitarios hasta  gramaticales.

Tres son los grandes escritos desde donde parte el conocimiento de la medicina antigua de la India: Caraca Samhita (1.500 a.j.c),Hrdyam Ashtang (500 a.j.c) y Sushrut  Samhita (300-400 d.j.c)

De ahí sale la base, desde donde la medicina india ha evolucionado.

Cuáles son sus principios

La enfermedad es un estado natural del hombre.  Al formar parte de la naturaleza, si se pierde la armonía con el entorno, la forma de comunicarse es a través de la enfermedad. Es por eso que se considera natural, porque no somos seres aparte, somos parte de la naturaleza.

El médico solo tiene que comprender el mensaje del cuerpo, ver que está pasando y restaurar la armonía. Entonces, todo volverá a su equilibrio original.

Por eso, no hay dos enfermedades iguales, ni dos enfermos que reaccionen de la misma manera. Cada uno se manifiesta de manera propia, porque cada persona es única.

La medicina occidental se basa más en estadísticas, porcentajes. Si una medicina cura a un porcentaje elevado, digamos por ejemplo, de problemas respiratorios, esa misma se utilizará para todos los que tengan un síntoma similar.

El médico ayurvédico tiene en cuenta todas las peculiaridades del paciente. Su mérito consiste en ser capaz de comprender desde lo más profundo, la reacción de la persona.

Una consulta con un especialista Ayurveda es larga. Necesita observación. Saber si eres  inquieto o tranquilo, frío o caliente, que apetencias por la comida tienes, que costumbres, rutinas, ejercicio, … nada se pasa por alto.

Cuanta mayor es la información, más es la comprensión. Para después elaborar un tratamiento que no va a consistir tan solo en una medicación, sino en intentar realizar los cambios, o dar el impulso que el terapeuta considere necesario para que el propio organismo reaccione ante el mal, y consiga restaurar el estado de salud.

La persona es espíritu, mente y cuerpo. Todo está en relación,  si  se produce cualquier reacción hay que tener en cuenta que la sanación solo será completa si todos los elementos están en armonía.

La medicina alopática pretende que el paciente esté funcional.  Mitiga los síntomas con medicación. Pero no llega más al fondo. Así, no es raro encontrar con que solucionas un problema digestivo y aparece  otra enfermedad en otro órgano, porque la sanación de fondo no ha sido la adecuada.

Que herramientas utiliza el Ayurveda

Si nos fijamos en los cinco sentidos, el terapeuta indica:

  • Una dieta muy específica para ayudar al cuerpo a recuperarse.
  • Utilizando la vista, los colores, la cromatoterapia es una herramienta eficaz para la sanación.
  • En cuanto al oído, la repetición de mantras.
  • La nariz es también protagonista con la aromaterapia.
  • La práctica de Yoga
  • La importancia de la limpieza, es importante deshacernos de las toxinas.

En la actualidad

Actualmente observamos una tendencia a buscar una mejor atención sanitaria.

Para ello, se valora una atención más particular, que la consulta no sea con el reloj en la mano, ni el fin sea una lista inacabable de medicación a tomar para siempre.

Consideramos necesario  hacer un recorrido por todos los aspectos que puedan estar perjudicando la salud de los pacientes.

La Medicina Integrativa tiene en cuenta todos estos aspectos. Todas las teclas importan para armonizar la salud: no debe haber medicación sin una recomendación de dieta, de ejercicio, de descanso apropiado, de buena gestión del estrés, y de cualquier aspecto que pueda estar perjudicando la salud de la persona.

En el Centro Médico Healthing reconocemos  las buenas maneras de actuar de épocas remotas, no tenemos miedo de dejar medicación para cuando no haya más remedio que utilizarla, y nos acercamos a la suplementación natural, al repaso de las rutinas saludables, a una medicina personalizada, más acorde con lo que somos los seres humanos.