La dieta para enfermos de Coronavirus es importante para mejorar las condiciones físicas de la persona afectada, y también para prevenir la infección.

La dieta que más ayuda

La alimentación siempre tiene un papel principal para la salud. La dieta para enfermos de Coronavirus no es una excepción.

La pandemia que padecemos tiene repercusión directa en el aparato respiratorio, en la capacidad de los pulmones de dilatarse y contraer, de absorber oxígeno y espirar dióxido de carbono.

La infección dificulta el intercambio pulmonar y cardiaco, siendo éste el síntoma que más encontramos en los enfermos de Covid 19. La falta de una adecuada oxigenación, el ahogo, es común en una gran parte de los afectados.

Llevar una dieta adecuada, mejora la calidad de vida del enfermo.

La obesidad, el sobrepeso o la desnutrición, son características que complican el cuadro de afectados por el virus.

Dieta para  enfermos de Coronavirus

Lo que buscamos con la dieta para recuperar a los afectados por el Coronavirus, y para prevenir la infección, busca perder masa grasa, proteger la magra, y de ésta manera, mejorar la función pulmonar y cardíaca.

Necesitamos fuerza muscular para respirar. Por lo que es importante proteger la masa magra. El exceso de grasa, envuelve los órganos ahogándolos, impidiendo su buen funcionamiento. Por ello, es importante eliminar el exceso.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) nos explica que una mala nutrición afecta a los músculos relacionados con la respiración. Se altera la capacidad de contracción. Se altera la orden que el cerebro da a los pulmones para respirar, resultando en una menor oxigenación.

La dieta adecuada debe reforzar las defensas. También hemos de considerar que la fiebre, la fatiga, y la insuficiencia respiratoria, reducen el hambre.

En el caso de una persona delgada, no comer lo suficiente produce una pérdida de masa muscular, que lleva a una atrofia, lo que empeora el cuadro de la recuperación.

Las personas con sobrepeso caen en una mayor fatiga, una dificultad intensa para respirar bien, insuficiencia respiratoria. En su caso, la pérdida de masa grasa recupera una mejor capacidad de ventilación.

La dieta debe ser adaptada a cada persona.

Las grasas proporcionan energía, por lo que su consumo es adecuado para las personas necesitadas de aumentar su carga energética. En éste caso, el consumo de aceite de oliva, frutos secos, pescado azul, marisco, y lácteos de calidad, deben estar en su menú.

La proteína también juega un papel importante, y es de gran ayuda aumentar la ingesta para reducir la masa grasa en personas que deban perder peso. Carne, huevos, proteína vegetal, legumbres, deben estar en la dieta.

Sin embargo, el exceso de proteína puede incrementar el CO2, y reducir el suministro de oxígeno a los pulmones.

Lo que busca la dieta para recuperar afectados del Covid

Es parar la pérdida de masa muscular, necesaria para tener una adecuada contracción pulmonar.

Disminuir la masa grasa, en el caso de que la persona tenga sobre peso u obesidad, ya que disminuye la capacidad de respiración, de la contracción y expansión necesaria para que los pulmones hagan bien su trabajo.

Frutas, verduras, productos frescos ricos en vitaminas y minerales, antioxidantes que protejan contra la oxidación producida por la enfermedad,  es una vez más, fundamental para el buen estado de la salud.

Evitar las grasas no saludables, los azúcares, la bollería industrial, el alcohol, es más importante que nunca si queremos recuperarnos bien.

En el caso de desnutrición, intenta añadir purés, taquitos de jamón, huevo, frutos secos y aceite de oliva. Puedes hacer batidos con yogur de calidad, miel, semillas, para hacer combinaciones de sabores agradables y de alto contenido energético.

Lo que buscamos a través de la alimentación es reducir al máximo la inflamación causada por la patología, aumentando nuestras posibilidades de salir de ella con mayor brevedad  y consecuencias.

La dieta no va a curar la infección causada por el virus, pero mejorando el estado general de la persona, desde luego va a contribuir a que la infección y el tiempo de recuperación, se acorten.

Mientras estás infectado no es conveniente hacer ejercicio, pero en la medida que vayas encontrándote mejor, empezar dando paseos, respirando aire puro, es importante para trabajar sobre la pérdida por falta de actividad de la masa muscular.

Si necesitas asesoramiento sobre tu caso particular, por favor ponte en contacto con nuestro servicio de atención al cliente, en el Centro Médico Healthing.