Jane Fonda, más guapa que nunca,  dándonos un mensaje de apoyo a la naturaleza llevando un traje que ya habíamos visto antes, y un abrigo revolucionario.

Jane Fonda, mítica

Jane es una de esas personas que mejora con la edad. A sus 82 años, nada en ella está anticuado, todo lo que hace interesa, y su belleza y actividad intelectual la elevan a un peldaño superior al resto de los mortales.

Todos conocen quien es. Puede que no hayan visto sus películas de joven, pero su nombre sobrepasa generaciones.

Eso se consigue en raras ocasiones. Ella es una de esas excepciones que nos abren los ojos.

Talento, inquietud social y política, coherencia con sus creencias. Son cualidades que la definen.

También ser una vanguardista, ya que en los años 70 fue la primera en lanzar unos videos en los que hacía aerobic.

Su compromiso con el cambio climático le ha llevado a ser arrestada en varias ocasiones, pero su lucha es constante y activa.

En lo que se denomina los Fire Drill Fridays se manifiesta cada viernes delante del capitolio para reivindicar su protesta contra las agresiones al medio ambiente.

Los Oscars.

Ha aprovechado su aparición estelar en los Oscars para poner sobre la mesa, sin necesidad de hablar del tema, una gran cantidad de reivindicaciones.

La primera que nos parece resaltable es que ha adquirido un compromiso de dejar de comprar ropa. Y su maravilloso traje rojo lo llevó hace seis años en el Festival de Cannes, lo vuelve a sacar en la Gala de los Oscars para dar el premio principal de la noche, a la mejor película.

Las joyas que se puso pertenecen a una joyería que solo utiliza oro y diamantes obtenidas éticamente, sin mano de obra esclavizada, con certificación de origen.

El pelo ha sido otra forma de expresarse. El pelo blanco, con un corte moderno, reivindica la dignidad de cumplir años, de que ser mayor no es igual a perder estética ni belleza, sino que cada edad tiene sus rasgos identitarios y esos son dignos, bonitos.

Que nos gusta resaltar sobre Jane Fonda

  • Jane ha tenido siempre una visión vanguardista en cuanto a la salud, siendo de las primeras en fomentar el ejercicio, haciendo sus vídeos de aerobic.
  • También hizo siempre hincapié en la importancia de comer bien, de la dieta.
  • Es una demostración de cómo favorece al organismo el estar en actividad, en involucrarse con la sociedad, interesarse por los temas de actualidad y poner su grano de arena en hacer que las cosas cambien.
  • Nos gusta que cuide su apariencia física. No por ser mayor tienes que perder coquetería. Mantenerse guapa, hace que anímicamente se encuentre en plena forma.
  • Busca una estética natural, ahora prescindiendo de los tintes de pelo de color rubio, y dándole una vuelta al color canoso que a cualquiera le puede resultar atractivo.

Jane Fonda, un ejemplo a seguir

Cuando escucho a amigos que cumplen 30, 40 o 50 años y hablan con pesadumbre de que dejan atrás su juventud, creo que el mensaje de personas como Jane, es todo un referente.

Ella escribió un libro en 2005, “My life so far” donde divide su vida en secciones de 30 años. En él, cuenta que los últimos son los años en los que ha sentido una mayor satisfacción.

Cada periodo de la vida tiene sus cosas buenas, y también peores. Si no, que me cuenten los adolescentes si no es duro tener acné, o si estar horas y horas encerradas en las oficinas trabajando no lo es.

La edad adulta es un momento que no tiene que ser abordado con  pesadumbre, sino con ilusión.

Porque hay mucho que decir, que aportar.

Por eso, no hay que abandonarse, sino todo lo contrario.

Mantenerse en forma, física, intelectual y emocionalmente. Rechazar cualquier tentación de “tirar la toalla”, sacar fuerza de voluntad para ir al gimnasio, cuidar la alimentación, mantener unas sanas relaciones familiares y sociales.

Estar al día, informado, tener una opinión, y cuidar de lo que van a heredar nuestros hijos, nietos. Proteger el medio ambiente, la tierra.