Aprovechamos que David viene a Healthing a hacerse una prueba de esfuerzo para preguntar por su momento deportivo.

A por el Medallón

David  es todo un deportista. A sus 37 años, aparenta 10 menos. Su sonrisa franca y su carrera deportiva son testimonio de gran fuerza de voluntad.

Vino a Healthing hace más o menos un año, dispuesto a cuidarse y mejorar su alimentación para batir  marcas.

Nuestra nutricionista deportivo Rocío del Sol, le diseñó un plan de alimentación personalizado, encaminado  al proyecto que David tiene entre manos: el Medallón.

Hoy ha venido a Healthing a hacer la prueba de esfuerzo  y a  hacerse un chequeo médico como hace todos los años, y se ha parado un rato a hablar con nosotros y a recoger su dorsal para la San Silvestre.

Ha conseguido mejorar sus marcas.  Y queremos  saber cómo lo ha conseguido.

“Rocío me ayudó mucho, ya que ordenó mi dieta y conseguí bajar  grasa corporal. Ahora estoy más ligero, me canso menos” Nos cuenta David.

Empezó como futbolista su vida deportiva, pero a los 25 años dio un giro hacia las carreras, afición que mantiene hasta hoy y le da grandes satisfacciones.

Preguntándole por sus rutinas, nos dice que suele levantarse muy temprano para correr. Entrena de 8 de la mañana a 9.30, y de ahí se va a trabajar, como fisioterapeuta, hasta las 9 de la noche.

No parece que a David le sobre mucho tiempo.

Pero emana felicidad y satisfacción por lo que hace.

Destacamos además, que su último maratón, nada menos que NYC, lo acabó en 3,10´.

Actualmente corre 10K en 37´, y la intención este año es seguir entrenando duro, y comiendo correctamente, para terminar diezmiles en 30’. ¡Todo un reto!

Su alimentación la resume con facilidad “Yo como de todo. Lo que evito son los refrescos, y el chocolate, intento no tomar más de un cuadradito  de cuando en cuando.”  Cuando piensa en el chocolate, se le ve en la expresión lo que le cuesta racionarse… pero sus logros compensan los esfuerzos.

El Medallón se consigue tras terminar siete grandes maratones en el mundo; Berlín, Tokio, Chicago, Boston, Nueva York y Londres. Este último es el que le falta a nuestro deportista, pero ya está preparado para ir el próximo año.

Nos llena de orgullo tener entre nuestros pacientes deportistas como David.