El Doctor Mauricio Acevedo nos revela sus descubrimientos en el mundo de la salud. Nos reta a asumir responsabilidades que habíamos abandonado en manos de médicos e industrias alimentarias.

Claves para bajar la inflamación

 

El Doctor Mauricio Aevedo, 38 años, cardiólogo ha dado un giro inesperado a su carrera.

El pasado miércoles, 31 de octubre, vino invitado a Healthing a ofrecernos una interesante charla sobre cómo a través de su experiencia personal ha cambiado la forma de ver la salud   y de tratar a sus pacientes

La industria alimentaria y farmacéutica tiene  cierta culpa, de que  en ciertas circunstancias pueda inducirnos a un consumo inapropiado de alimentos o medicamentos que no nos conducen más que a convertirnos en personas poco sanas.

Pero nosotros  tenemos la capacidad de decidir y dilucidar qué nos conviene y qué no.

El Doctor Acevedo nos dice “sólo hay que mirar a la fisiología de la célula, ésta, cuando está saturada de azúcar, elimina receptores en su membrana para impedir que siga entrando más, nosotros, con la medicación, ayudamos a que siga entrando a pesar de que sobra, llegando a enfermar la célula y provocando enfermedades que están siendo cada día más frecuentes, como la diabetes, el  TDHA, problemas como los dolores articulares, alzheimer…”

La inflamación es el primer síntoma, a veces silente, de cualquier patología. Esta causada por un nivel de insulina inapropiado en sangre. Demasiado azúcar. Debemos bajar drásticamente su consumo:

  • Intentemos eliminar el azúcar en la dieta. A veces se encuentra oculta en latas de tomate triturado, leches vegetales; tenemos que acostumbrarnos a leer las etiquetas de los productos con los que nos alimentamos.
  • Eliminar sodas: coca-cola, fanta… etc; tampoco los productos “light”, ya que éstos están cargados de endulzantes y edulcorantes incluso más perjudiciales que el propio azúcar.
  • Eliminar bollería industrial, harinas, granos de todo tipo, así como harinas.

Por otra parte, la grasa, que en su día fue eliminada de muchas dietas por falta de información,  se demuestra lo necesaria que resulta para el buen funcionamiento del cuerpo.  La carne de cerdo, los frutos secos,  los aceites saludables, son ingredientes necesarios en cada comida.

“Cuando empiezas a tomar las riendas de tu salud, y al alimentarte lo haces de una forma consciente, el cuerpo recupera su estado natural, la inflamación desaparece, y con ello, la patología.”

El Doctor Acebedo comprende que hacer cambios en la alimentación no es fácil. Y cuando las empresas que acometemos son tan complicadas, tenemos que ser humildes y buscar ayuda.

Él nos propone un programa on-line, donde cada semana se cambian sólo dos hábitos, y así, poco a poco, a medida que vas viendo los cambios que se producen en la salud, vas adquiriendo sabiduría y convencimiento de que estás en el camino adecuado.

También nos da un toque de atención en el cuidado de nuestros menores: hay que enseñarles desde pequeños formas correctas de alimentarse. Volver a consumir comida real, abandonar la comida rápida, las chuches, los cereales que se parecen más al plástico que a alimento… tenemos un deber, una responsabilidad con ellos.

El Doctor Acevedo empezó este camino al comprobar con sorpresa que era hipertenso.  Empezó a medicarse, pero a la vez también a investigar cómo podía hacer para recuperar la salud sin ayuda de fármacos. Hoy en día está en plena forma, y no toma nada para estar así excepto buena alimentación y deporte.

Desde entonces, se dedica a dar charlas para compartir su conocimiento, volcado en que los que le escuchan tomen consciencia de que la salud no depende de los médicos ni de la industria, sino que cada uno tenemos nuestra responsabilidad.

Estamos a las puertas de una revolución: no somos marionetas en manos de ninguna empresa, somos libres  para  decidir qué productos vamos a consumir y cuales rechazamos. Que sean ellos los que se adapten a nuestras necesidades, a apoyar lo saludable.

Que cada uno decida qué camino tomar.