Inma Quintana, compañera de Reebok, asistió a un curso que realizamos en el Centro Médico Healthing sobre salud y cómo mejorar los hábitos de vida y alimentación. Nos ha mandado una carta que compartimos con todos.

Nuestra compañera Inma Quintana asistió a una convocatoria realizada por el  cardiólogo Cristian Casseus y Mauricio Acevedo,  y se quedó tan gratamente convencida de lo que allí se dijo, que ha decidido regalarnos sus comentarios y sugerencias mediante una carta.

El curso versaba sobre cómo transformar nuestra salud, cuales son las sustancias que comemos a diario que  nos envenenan, de qué manera debemos alimentarnos y hacer ejercicio. Y mucho más.

La próxima convocatoria, no te la pierdas.

Carta de Inma:

Un café sin edulcorante”. Inma Quintana.

Podrías ser el título de una novela pero es una historia de cómo desmitificar las reglas de la pérdida de peso.

Hace un mes leí uno de los libros más interesantes que versan sobre la pérdida de peso de Dr. Jasong Fung, cada página, un descubrimiento: El código de la obesidad. Te puedo decir que es un regalazo y que debes adquirirlo porque cambiará tu vida, siempre que tengas el valor de querer dar el paso.

Llegamos a la lectura de este libro gracias a un taller de Wellness de la mano de nuestro cardiólogo de Healthing Cristian Casseus y de otro experto cardiólogo también preocupado por la tendencia a la obesidad y en la búsqueda de soluciones reales para los pacientes, Mauricio Acevedo.

Empecemos por aclarar que el edulcorante no te va a producir cáncer, tendrías que consumir masivas proporciones para que esto sucediera, pero sí te acarreará otras enfermedades. Esa simple pastillita produce un pico de insulina, sí, eso tan pequeñito con lo que edulcoras el café pensando que es mejor que el azúcar, te produce un pico de insulina.

El exceso de azúcar se acumula en grasas. Estamos en una sociedad que siempre tiene alimentos disponibles, antes no era así y por eso el mecanismo de supervivencia de la especie humana ha sido almacenar grasa en el tejido para cuando hubiera periodos de hambre.

Pero, ¿realmente necesitamos comer siempre? ¿Aún sin tener hambre? ¿Porque así está prescrito? ¿Porque pensamos que si no desayunamos te va a dar una bajada de glucosa? ¡¡Señores!! Tenemos reservas grasas suficientes para sobrevivir sin comer días. Lo importante es la hidratación y la alimentación sana. Pero, no se asusten, mi propuesta no es tan atrevida, sólo quiero introducirles en los ayunos intermitentes.

El azúcar se conserva en forma de grasas y cuando ésta se almacena en tejidos donde no se debe acumular genera la resistencia a la insulina. Ese es el mayor problema de un consumo alto en azúcares. El exceso de azúcares no es un problema de azúcar sino de grasa, porque al principio se acumula como azúcar, que se llama glucógeno, pero cuando es excesivo se transforma en grasa, es decir, el azúcar puro y duro se conserva en una masa de grasa.

¿Dónde está el problema? Todo contiene azúcar, ve al súper y lee todos los productos envasados, conservados… hasta las zanahorias cortaditas, el tomate en lata, la leche vegetal… ¿Por qué nos hacen esto? Porque el azúcar es adictivo y así sigues consumiendo pero, sin darte cuenta vas enfermando lentamente.

El individuo necesita que la insulina funcione pero, si la hacemos funcionar demasiado de forma crónica, entonces crea envejecimiento, incluso de forma independiente de la diabetes.

La solución no está en comer menos y moverte más. ¿Cuánta gente no conocemos que come poquito, entrena y sin embargo no baja de peso? No es una cuestión de cantidad de calorías o de calidad de la comida, es algo más complejo: hay que cerrar literalmente el pico y apostar por los ayunos intermitentes porque al ayunar dejas de tener ese pico de insulina aunque sea una vez al día, y mejor eso que nada.  Si de manera crónica hay sobre-nutrición, se activa la secreción de insulina constantemente y se acelera el envejecimiento. Con la restricción calórica, tienes menos aumento del nivel de insulina y menos veces, lo que hace que el organismo esté muy sensible a la insulina pero con niveles muy bajos, y esto está ligado a la protección contra el envejecimiento.

En el taller de Wellness, al que fui de la mano de mi compañera y excelente profesional de Healthing, Rocío del Sol, nuestra nutricionista salimos ávidas de mayor sabiduría, con nuevas pautas e ilusiones y con parte del poder del conocimiento, qué no es poco, aunque nos falte mucho. Si estuviéramos en la escuela ya nos hubieran penado, ¡nuestros libros están todos subrayados a colores!

Algunas pocas pautas de este taller y de la lectura recomendada para que empieces a dar un pequeño pasito durante este verano:

  • Ayuna (no te vas a morir ni te va a dar una fatiga, muchos grandes deportistas entrenan en ayunas). Vigila si tienes problemas de salud importante. Contacta con nuestra Doctora Mª Jesús Núñez, nuestro cardiólogo Cristian Casseus o con nuestra nutricionista Rocio del Sol.
  • Elimina radicalmente harinas y azúcar. Te podemos pasar enlaces para que hagas tu propio pan sin harinas rico en proteínas.
  • Hidrátate, el ayuno puede estar acompañado de agua, té, café, sin edulcorante.
  • ¡¡Entrena con intensidad, ponle ganas!! ¡¡Ponte un reto!! Aunque sea chiquito.
  • Medita ¿qué tal empezar por 5 minutitos? Hay app fantásticas que te lo facilitan muchísimo como Insigth timer.
  • Recupera la alimentación “real”. Deja los precocinados, envasados, procesados… vuelve a la naturaleza.
  • Disfruta del momento del cambio, ¡sé valiente!

Cuentas con un equipo de Reebok y Healthing preparado y dispuesto a ayudarte a conseguir los mejores resultados, nosotros también contamos contigo.

¡Feliz verano y hasta la próxima!

Inma Quintana

Desde el Centro Médico Healthing, agradecemos la carta de Inma, y esperamos que os haya resultado interesante a todos.